Estábamos sobre aviso, mas era algo ineludible. La mayor nevada registrada en la Comunidad de la capital española en múltiples décadas había dejado todos y cada uno de los ayuntamientos cubiertos de una compacta capa de nieve. Tras detenerse las precipitaciones, las previsiones alertaban de una ola de frío, asimismo histórica, que deja los termómetros de la capital en -12 grados a lo largo de estos días, provocando la capacitación de capas de hielo muy escurridizas. Las autoridades regionales están advirtiendo del riesgo que supone pasear por la vía pública hasta el momento en que se limpien las calzadas, mas todavía de este modo las cifra es escalofriante: se han producido más de 600 incidentes por caídas y las emergencias madrileñas registran un aumento «considerable» de traumatismos y fracturas debido al hielo.

Las llamadas para dar cuenta de algún tropiezo aproximadamente grave son incesantes. Para muestra, un botón: a lo largo de la jornada del lunes, entre las seis y las 18.30 horas, la capital española 112 atendió un total de 411 incidencias por caídas en la comunidad. La peligrosidad de este escenario es un hecho, entre las ocho y las 20 horas de el día de ayer, el Samur y Bomberos del Municipio de la capital efectuaron unas 400 intervenciones de las que 136 fueron por caídas. Este martes la tónica no ha sido diferente. Urgencias la capital española notifica de que en las últimas 24 horas se han llevado a cabo 294 actuaciones, de las que 169 han sido por resbalones.

El Gobierno madrileño aconseja a las personas mayores que no salgan de casa por el hecho de que, advierten, una caída en su caso «puede tener consecuencias graves». Para el resto de la población, toda vez que sea preciso salir a la vía pública, recomienda «usar calzado con agarre, dar pasos pequeños con el cuerpo levemente inclinado cara delante (para eludir caer de espaldas) y pisar por zonas donde aún quede un tanto de nieve, menos propensas a provocar resbalones».

Sin ir más allá, el día de ayer la ministra de Defensa, Margarita Robles, solicitó no salir de los domicilios «porque las emergencias de traumatología comienzan a estar superadas», una información que afirmaba haber recibido a lo largo de la jornada en el Centro de salud Gómez Ulla. Por su lado, el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, reconoció que las emergencias madrileñas están registrando un «incremento considerable» de personas atendidas por distintos traumatismos producto de caídas.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *