Piensa en una oración de película, una que te marcara, o bien la letra de una canción de tu conjunto preferido, que cantas y cantas en la ducha, en el vehículo, o bien mientras que preparas el alimento. Bien, ahora imagina que vuelves a poner esa película muchos años tras haberla visto por última vez. Ahora, busca la letra de esa canción tan singular. De súbito, la oración de película que creías saberte de memoria y la letra de la canción que tanto has tatareado verdaderamente no son como la recordabas. A esto se le llama efecto Mandela.

Ni Mickey Mouse lleva tirantes, ni Darth Vader afirmó jamás “Luke, soy tu padre”

Todos conocemos la mítica escena de Blancanieves cuando la desalmada reina le pregunta al espéculo sobre quien es la mujer más bella de sitio. “Espejito, espejo, ¿quien es la más hermosa del reino?». Algo de este modo era, ¿no? Puesto que la contestación es no. Maléfica jamás afirmó “espejo, espejito…”, sino más bien “espejo mágico”.Hay infinidad de ejemplos sobre este Efecto Mandela. Una de las series más populares y triunfantes de la historia, “Los Simpsons”, es otro de los casos en los que la sugestión popular ha dado pie a que pensemos y admitamos algo que no es real. Pues sí, los auténticos seguidores de Homer y compañía se habrán dado cuenta de que he escrito mal el nombre de la serie. “Los Simpsons” jamás se escribió con -s- al final. El nombre real de la serie es “The Simpson”.Podríamos continuar de este modo una vida. Piensa en Mickey Mouse, el ratón más conocido del planeta, lleva tirantes colorados, ¿verdad? Puesto que la verdad es que no, Mickey no lleva tirantes. Como el personaje del Monopoly, el señor del bigote y el bastón, nunca llevó monóculo, si bien probablemente te lo imagines de este modo.A lo mejor resulta chocante saber que una de las oraciones más míticas de, por su parte, una de las sagas más triunfantes del cine jamás llegó a decirse, a pesar de la opinión popular. Charlamos, de hecho, de Star Wars. El “efecto Mandela” hace acto de presencia, esta vez con la oración, “Luke, soy tu padre”. Darth Vader jamás lo afirmó de este modo, es más, jamás pronunció la palabra Luke en su oración más icónica.A nivel político y social asimismo podemos charlar de esta paradoja. Todos conocemos el 23-F, que exactamente el día de hoy cumple 39 años, y muchos aun vivieron tal instante histórico por T.V.. El instante en el que Antonio Tejero, acompañado de un pequeño conjunto ataca el Congreso y hace una serie de disparos al aire. La cuestión es que por más que lo procuremos rememorar, lo cierto es que jamás se vio en riguroso directo. Solo fue trasmitido por radio. Aunque cabe nombrar que había cámaras en el sitio y más tarde se filtraron las imágenes.Hace unos años, en U.S.A., un hombre publicó en redes sociales un artículo en el que charlaba sobre una serie de dibujos animados de su infancia: Super Turbo Atomic Ninja Rabbit. El usuario llegó, aun, a publicar supuestas imágenes de esta serie de animación. Al poco tiempo, muchos usuarios de enormes foros de discusión, como son Reddit o bien Forocoches, aseveraron haber seguido esa serie cuando era pequeños y los recuerdos que le traía charlar nuevamente del programa. No obstante, esto no es posible, primordialmente por el hecho de que la serie jamás existió, fue un invento de este usuario online.

Pero, ¿por qué razón se genera esto?

Este fenómeno se genera cuando nuestra psique produce recuerdos que nunca han sido reales. Acostumbra a generarse en un colectivo bastante abundante sobre un acontencimiento. Su nombre, en verdad, dado por Fiona Broone, es a la perfección su definición. Fiona se percató de que un enorme numero de personas, entre aquéllas que se incluía ella misma, recordaban con claridad haber presenciado la muerte de Nelson Mandela en cárcel en 1980. Hasta ya antes de su muerte real, en el año 2013, muchos te afirmarían que sí, que el líder sudafricano y Premio Nobel de la paz había fallecido hace un tiempo, cuando eso no fue de este modo. Más increíble resulta cuando los que creen haber presenciado la muerte de Mandela son capaces de detallar precisos de lo que ocurrió.Cabe remarcar que la sicología y la psique humana son algo muy complejo de comprender. Lo que sí está claro y es comprobable es que la memoria es muy sugestionable y manipulable. El cerebro es adaptativo y trata de procesar y guardar información de la mejor manera posible. Algo afín a como cuando escribimos con el teclado del PC y se nos escapa alguna letra de más. Verdaderamente no lo hacemos a propósito, mas ahí engastado se queda la letra en cuestión, o bien en nuestro caso, ese recuerdo.Otras explicaciones charlan del efecto arrastre, o sea, se genera por ser ser admitidos socialmente. Creemos en algo que otras personas lo hacen. Hallamos posible contestación en otra teoría explicativa, la discordancia cognitiva. Esto se da cuando alguien nos cuenta algo que es falso y que no lo sabemos. Si bien pase el tiempo, nuestra psique siempre y en toda circunstancia asociará la primera información lograda a algo real, a pesar de que nos expliquen que se trataba de algo que no era cierto. Es el propio cerebro humano el que entra en enfrentamiento entre lo real y lo falso.

Fuente: larazon.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *