Facebook se preparase para las elecciones presidenciales en U.S.A.. Una de las medidas para hacer en frente de las posibles dudas de manipulación informativa va a ser la posibilidad de desactivar los anuncios políticos en este contexto. La multinacional de Norteamérica se ha enfrentado a fuertes críticas por permitir este género de publicidad que a veces puede incluir información falsa. Esta resolución prosigue los pasos de la plataforma contrincante Twitter, que limitó los anuncios de contenido político en el mes de octubre pasado.

Los directivos de la compañía estadounidense han salido en tromba a jurar lo prometido: los cambios efectuados en los últimos tiempos no afectarán al desarrollo de las votaciones en U.S.A. en el mes de noviembre donde Donald Trump se juega la reelección. 2 personas de mucho peso como su creador Mark Zuckerberg y su relaciones públicas internacionales Nick Clegg han asegurado que la compañía está lista para hacer frente al desarrollo de los sucesos.

En una columna de opinión publicada en «USA Today», Zuckerberg ha adelantado que Fb va a impulsar el registro en las elecciones de los votantes, un sistema obligatorio en el país para poder ejercer el derecho a voto. «Nuestro objetivo es contribuir a que 4 millones de personas se registren para votar», escribe el empresario. Para esto, se ha comprometido a difundir contenidos institucionales para animar al voto en una campaña informativa de alcance nacional.

Para conseguir esto, la red social va a crear un nuevo Centro de información de votaciones con información institucional, que incluye de qué forma y en qué momento votar, como otros aspectos de interés sobre el sistema de registro y el cauce para votar por correo. Asimismo se incluirán publicaciones de funcionarios electorales estatales y autoridades locales verificadas. Estos contenidos se van a mostrar en un apartado señalado en el «News Feed» (muro de actualizaciones, la primera página de Fb) y asimismo en Instagram. La compañía estima que estos contenidos alcancen a 160 millones de personas en U.S.A. entre julio y noviembre.

Todo está listo para una nueva prueba definitiva para Fb. El objetivo: que no se repita exactamente la misma historia que en 2016 cuando todo brincó por los aires al probarse una injerencia extranjera a cargo de las elecciones presidenciales. El planeta cambió su percepción sobre una red social que parecía inocua y que tiene capacidad para desequilibrar la democracia con sus acciones.

«Las elecciones de 2020 van a ser diferentes de cualquier otra»

«Las elecciones de 2020 van a ser diferentes de cualquier otra. Ya iba a haber una campaña tensa, y eso fue ya antes de la pandemia y ya antes del asesinato de George Floyd y otros ciudadanos que nos forzaron de nuevo a enfrentanos a la dolorosa realidad del racismo endémico en U.S.A.. La gente solicita responsabilidad, y en una democracia, la mejor forma de hacerlo es por medio de la votación», apunta. Y ha dejado claro la capacidad de la mayor red social del planeta de influir en el electorado: «Plataformas como Fb pueden desempeñar un papel positivo en estas elecciones al asistir a los estadounidenses a levantar su voz donde más importa: votar».

Zuckerberg ha asegurado que los cambios efectuados en la plataforma a causa de distintos escándalos como el de Cambridge Analytica han dado sus frutos. «Tenemos la responsabilidad de resguardar la integridad de las votaciones», afirma, aceptando, además de esto, que en 2016 fueron lentos en el momento de identificar interferencia extranjera en la plataforma. «Desde entonces, hemos construido ciertos sistemas más avanzados del planeta para resguardar contra la injerencia electoral: invirtiendo miles y miles de millones de dólares estadounidenses en tecnología y contratando a decenas y decenas de miles y miles de personas para trabajar en seguridad».

En la prensa británica, Nick Clegg, antaño viceprimer ministro de R. Unido, ha reforzado esta tesis en un artículo en «The Telegraph», en el que reconoce que Fb se prepara para unas elecciones discutidas y, para esto, la compañía ha examinado pausadamente lo que salió mal en 2016 para efectuar «grandes cambios».

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *