El cambio de temperaturas ha obligado a
efectuar el cambio de guardarropa
y con esto el instante de
renovar una gran parte de sus prendas
con una buena jornada de compras. La adquisición de nuevas prendas implica habitualmente proponerse cuáles van a ser las opciones más favorecedoras alén de las tendencias, por el hecho de que si bien la moda se rige por
corrientes de estilo
que cambian a un ritmo mareante, está claro que hay ciertas pautas a tener en consideración a fin de que el resultado se vea favorecedor y complejo.

La mayor parte ha entrado en la barahúnda del ‘todo vale’, en la que entran en juego todo género de combinaciones peligrosas que solo las más atrevidas se atreven a lucir. Mas en el momento de escoger por qué razón opciones alternativas decantarse, aparte de los cortes y tejidos, habría que meditar en una cuestión relativa a la paleta de color, y no es otra que la elección de las tonalidades
que mejor sientan dependiendo de la piel y el pelo.

Primeramente, hay que aprender a distinguir por una parte los tonos fríos, que incluyen los verdes, azules, violetas y sus derivados; y los cálidos entre aquéllos que se hallan los naranjas, amarillos, cobrizos y colorados. Los primeros acostumbran a favorecer más a las rubias al paso que los últimos a los que son algo más morenas. Mas como todo, siempre y en toda circunstancia existen salvedades que se van a explicar ahora y que resultarán realmente útiles en el momento de decidir.

Rubias

Nicole Kidman y Charlize Theron

© Gtres 
Uno de los mayores fallos que se acostumbran a ver con las rubias viene de la mano de los estilismos en los que se recurre a colores que acaban por empalidecer aún más a estos perfiles que generalmente tienen una piel más clara. Eso no significa no poder recurrir a ellos, habría que intentar escoger las tonalidades que, si bien ligeras, tengan la saturación suficiente de color a fin de que contraste con la piel. Los melocotones, rosas, salmones, banana, menta y toda la gama de los pasteles van a ser buenos aliados, igual que los grises. Resulta asimismo muy atinado el mix blanco y negro en sus intensidades.

Pelirrojas

Julianne Moore

© Gtres 
Estamos ante uno de los casos más difíciles y peligrosos, que no obstante pueden ser realmente favorecedores si se sabe a qué recurrir. Son en especial convenientes los cobrizos, caramelos y dorados, igual que el beis, marfil, dorado y oliva. No hay que olvidar tampoco los naranjas, colorados oscuros y esmeraldas. Si bien la regla acostumbra a abogar por prescindir de los colores fríos, cada vez los rosas y lilas ganan más estrellato.

Castañas

Olivia Palermo

© Gtres 
En un caso así, los colores que creen un contraste con el tono de pelo van a ser buenas opciones. Normalmente acostumbran a favorecer los que tienen bastante personalidad como la gama de los colorados, esmeraldas y azules. Si se tiene la tez y ojos claros, los pasteles centrados en los celestes y beiges son perfectos pare destacar las facciones; al paso que si se es más morena, la gama de los torrados, bronces y tierra es más conveniente. Asimismo favorecen los borgoñas, ocres y azules noche.

Morenas

Penélope Cruz

© Gtres 
Acostumbran a aceptar más tonalidades con respecto a los precedentes, mas si hay algo que queda claro es que los tonos oscuros como el azul marino o bien el cobrizo obscuro tienden a verse más apagados en ellas. Tanto los blancos como los negros son muy atinados, como los naranjas, colorados, verdes y nudes.

Pelo gris

Meryl Streep

© Gtres 
Esta es una cuestión bastante subjetiva, pues una persona que casi toda su vida ha estado habituada a lucir cierto género de paleta cromática es realmente difícil que cambie de un instante a otro. Mas con independencia de los gustos, hay 2 opciones: jugar con el pelo creando una armonía con los grises en sus formas, o bien romper con el look con alguna pincelada más atractiva en azul o bien mostaza, por servirnos de un ejemplo. En un caso así lo más esencial consiste en tener una actitud segura.

Los colores más peligrosos
Uno de los colores que más respeto infunda es el amarillo, asociado a múltiples supercherías mas que desde hace unos años va ganando más estrellato. Para las castañas y morenas, lo más atinado sería llevarlo en versión pastel o bien dorada al paso que para las rubias es más aconsejable lucirlo en pequeñas dosis a fin de que no les empalidezca. En lo que se refiere a la gama de los flúor y otros colores potentes como los fucsias, violetas o bien naranjas, en el instante de lucirlos con estilo la seguridad en una misma resulta vital, si bien hay que apuntar que en las morenas de tez obscura destacan más.

Otro punto que habría que agregar está relacionado con los looks monocolor, puesto que existe la creencia de que las castañas no pueden vestir de cobrizo, las morenas de negro y de esta forma consecutivamente con todos y cada uno de los tonos de pelo. Solamente lejos de la realidad, a la inversa de lo que se piensa, van a ayudar a resaltar más las facciones (si bien si se opta por un estilismo monocromo es muy indicado agregar un complemento en otro tono que contraste para romper con el conjunto).

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *