En España es más de la mitad de los conductores españoles (56%) los que apuntan al teléfono móvil como uno de los principales focos de distracción cuando están al volante. De hecho, las distracciones provocadas por dicho uso causan unos 390 muertos al año en nuestro país, el 20% del total de fallecidos en accidentes de tráfico, además de cerca de 8.000 siniestros con víctimas.

Aunque esta práctica está a punto de ser cosa del pasado, a no ser que quieras ser sancionado. En Nueva Gales del Sur ya se ha inaugurado un sistema pionero en el mundo para detectar el uso indebido del móvil al volante. Transport for NSW, el organismo responsable de las carreteras australianas de la región, ha puesto en funcionamiento desde el pasado 29 de noviembre un sistema de radares basados en inteligencia artificial para detectar a aquellos usuarios que utilizan el móvil mientras conducen, tal y como adelantan desde Xataka.

Alrededor de 45 cámaras de detección equipadas con un flash infrarrojo han sido colocadas en el estado australiano. El sistema ya funciona, aunque por el momento solo enviará cartas de advertencia. Pasados tres meses será cuando el organismo de carreteras empezará a emitir las multas correspondientes por el uso indebido del móvil, unas que irán desde los 344 dólares hasta los 457 dólares (aproximadamente entre 310 y 412 euros), junto a cinco puntos en el carné de conducir.

Una de las fortalezas de este sistema de detección, que no se ha desvelado su ubicación, es su buena precisión pese a las dificultades ambientales. Las cámaras logran capturar la fila delantera del coche en situaciones tan distintas como de noche o con lluvia, también gracias al uso combinado de cámara y radar, el sistema puede operar incluso cuando el vehículo se mueve a 300 kilómetros por hora.

«Consejos» para usar el móvil sin que te multen
La utilización del teléfono móvil mientras conducimos está totalmente prohibida ya que multiplica por 23 el riesgo de sufrir un accidente. La prohibición del móvil al volante engloba todas las situaciones en el Código de Circulación y por lo tanto, si lo hacemos incluso con el coche parado, podremos recibir una multa de tráfico. Su importe es de hasta 200 euros e incluye la retirada de 3 puntos del carné.

Según los expertos de Pyramid Consulting, lo primero que se tiene que tener en cuenta es que hay que partir de que el uso del móvil y el coche son incompatibles si no se hace por medio de dispositivos adaptados tales como manos libres para tener las mínimas distracciones en carretera y ciudad. Por ejemplo, hay que seguir fielmente las normas de seguridad. El manejo de cualquier dispositivo electrónico al volante está totalmente prohibido, incluido el teléfono y GPS, siempre y cuando implique quitar las manos del volante. Sin embargo, es legal hacerlo con un manos libres o por control de voz. Tampoco será legal utilizarlo en un atasco o parado en un semáforo.

Otro punto que tenemos que tener en cuenta es lugar donde colocamos el móvil para poder verlo. Tiene que estar totalmente enfrente de nosotros para que no tengamos que apartar la vista de la carretera. Además hay que ajustar el brillo de la pantalla para que no haya reflejos y que se vea con nitidez y contraste. Evita el brillo automático.

En la medida de lo posible tenemos que tener cargado el móvil al cien por ciento antes de salir de viaje. Si esto no es así, tendremos que cargarlo desde el turismo utilizando baterías externas, el puerto USB del coche o bien el mechero del turismo. En cualquiera de los anteriores casos debemos tener precaución y poner el cable de manera que no moleste nuestros movimientos ni se líe con la palanca de cambios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *