El tiempo afirmará si se trata de un mero bache o bien si verdaderamente el ciclo expansivo de la residencia toca a su fin. Mas la verdad es que los datos publicados el día de hoy apuntan a que el campo se enfría, con menos ventas y costes a la baja. Conforme los datos del Ministerio de Fomentos, las transacciones cayeron en el segundo trimestre del año cerca del siete% interanual hasta contabilizar 150.152 operaciones, en un contexto marcado por la adaptación a la nueva Ley Hipotecaria, la desaceleración económica o bien la inseguridad política. El costo medio de la residencia terminada (nueva y utilizada en España) registró un aumento del tres,8% interanual en el tercer trimestre del año, conforme los datos temporales de la tasadora Tinsa. Sin embargo, en Barcelona, la residencia terminada registró una caída interanual del 1% en el tercer trimestre y en la capital de España, si bien el valor medra un tres% con respecto al año precedente, se ha abaratado sutilmente (un uno con siete%) con respecto al segundo trimestre del año. El avance interanual es, además de esto, el segundo más bajo desde el momento en que en 2015 los costes tocaran suelo en la capital de España. «La evolución del valor de la residencia por zonas deja de componer un mapa homogéneo de encarecimiento anual, entrando múltiples en terreno negativo. Percibimos señales de agotamiento del ciclo expansivo, a raíz de un debilitamiento de la demanda asociado al enfriamiento macroeconómico. Una situación que podría derivar en futuras caídas de demanda y de costes, que no habrían de ser fuertes salvo en el caso de una intensa recesión económica», explica Rafael Gil, directivo del Servicio de Estudios de Tinsa. Aparte de a Barna, las caídas interanuales se extienden en el tercer trimestre del año a 6 comunidades autónomas, Galicia (-cinco,7%), Asturias (-cinco,5%), Melilla (-cuatro,7%) y Castilla León (-dos,8%), aparte de Castilla La Mácula y La Rioja, donde el retroceso fue de unas décimas. La nómina de provincias con caídas interanuales de costo se eleva hasta 19, dirigidas por Urbe Real (-14,4%), Lleida (- 10,3%) y León (-ocho,9%), conforme Tinsa. Las provincias de la capital de España y Barna experimentaron un tímido avance del dos,6% y del uno con nueve%, respectivamente. En lo referente a las capitales de provincia, y dejamos de lado a la capital de España y Barna, en contraste a trimestres precedentes, ya no se registran aumentos anuales de 2 dígitos en ninguna de las primordiales capitales de provincia. Entre las grandes urbes, Valencia y Palma de Mallorca sostienen un desarrollo de costes superior al ocho%, Sevilla y Málaga algo más de un cinco% y Zaragoza un tres,2%. A pesar de los síntomas de freno en el mercado, la residencia encadena su duodécimo trimestre sucesivo de encarecimiento de costes a nivel nacional, lo que ubica en el 14,2% la subida media desde el momento en que tocara su mínimo en la crisis. Con respecto a los valores máximos de 2007, la residencia amontona una caída media del 33,3% en España. Once capitales arrastran caídas amontonadas superiores al 50% con respecto a 2007 en once capitales, incluyendo urbes de tamaño esencial, como Zaragoza. Los valores más cercanos a los máximos de la década pasada se encuentran en Palma de Mallorca, Ourense, San Sebastián, la capital de España y Barna. En estas 2 últimas capitales, la caída amontonada desde máximos se mueve en el entrecierro del 25%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *