A lo largo de la mañana del 18 de noviembre se ha festejado la CXIV Reunión Plenaria de la Conferencia Episcopal De España (CEE), dirigida por su presidente, el arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez. Tras las polémicas declaraciones con relación a la educación concertada, emitidas la semana pasada por la ministra de Educación en funciones, Isabel Celáa, los obispos españoles han advertido, tras declararse “perplejos”, que “juzgarán al próximo gobierno por sus actos” y demandan respeto al “derecho de los progenitores a escoger la educación de sus hijos”. «En los últimos días personas con responsabilidades políticas han emitido creencias sobre nuestra situación; unas claras que calman, otras bastantes oscuras que dejan perplejidad y otras de carácter reivindicativo que crean sobresaltos», ha afirmado el presidente de la CEE y arzobispo, Ricardo Blázquez. Esta ha sido la primera asamblea pública de la CEE tras las elecciones del 10-N, en concreto siguiente al anuncio del preacuerdo entre Partido Socialista y Unidas-Podemos, un pacto que en un inicio no intranquiliza a la Iglesia mas que, ha asegurado la CEE, juzgará al Gobierno por sus actos. Se ha hecho mención asimismo a la crisis catalana y por esta razón el alegato de Blázquez se ha centrado en proteger la Constitución: «La Carta Magna no tiene data de caducidad ni está limitada a ciertas generaciones, si bien sí está abierta a posibles reformas para las que exactamente la misma Constitución ha indicado el procedimiento». El secretario general de la CEE y prelado ayudar de Valladolid, Luis Argüello, ha avanzado que los obispos españoles no felicitarán a Pedro Sánchez por su victoria electoral hasta el momento en que no consiga formar Gobierno. La Iglesia de España ha pedido asimismo que en esta negociación para lograr un Gobierno se ponga el acento en el respeto a la Constitución, puesto que se trata de «conjugar a muchos partidos». Argüello asimismo se ha sumado a las críticas cara quienes cuestionan el texto constitucional y lo ponen en cuestión. Ha hecho mención a Cataluña y a la necesidad de buscar una salida desde el diálogo y el encuentro, para lo que es preciso contar con un marco común de referencia que sea admitido por todos y cada uno de los que dialogan, «aun para poder mudar la propio marco». Siguiendo los temas políticos tratados, sin citarla, Blázquez ha mencionado a las declaraciones de la ministra de Educación, Isabel Celaá, que la semana pasada aseveró que la libertad de los progenitores a escoger un centro de enseñanza no es «emanación rigurosa de la libertad reconocida en el artículo 27 de la Constitución». A su juicio, estas manifestaciones «rozan frecuentemente» aspectos esenciales de la Constitución, un texto que se realizó «escuchando a todos y sin excluir a absolutamente nadie». «Sería alarmante ignorar y infravalorar este jalón esencial de nuestra historia moderna». Por su lado, la ministra de Educación ha explicado que el Gobierno no ha alterado «para nada» su tratamiento a la red concertada, y que si «alguien o bien álguienes están interesados en mudar ese tratamiento que lo afirme y que afirme por qué razón». Desde el Ejecutivo declaran que no tienen ningún otro tratamiento que el que hacen hasta la data, con respeto a la concertada. Eso sí, Celáa ha recordado que «la educación es un derecho esencial que implica la obligación correlativa de los poderes públicos para prestarlo». El presidente de la CEE asimismo ha hablado en su alegato de la libertad religiosa y ha asegurado que la fe no se puede imponer ni impedir , puesto que el derecho a la libertad religiosa está en el baso y en el corazón del resto derechos de la persona: «La humanidad no puede ser familia de hermanos bien avenidos sin el respeto y la promoción de la libertad religiosa», ha señalado Blázquez. En esa dirección, el arzobispo se ha referido a un documento de la Comisión Teológica Internacional en el que se demanda que la neutralidad ideológica de una cultura política que prescinde de toda justificación moral y toda aspiración religiosa, y que muestra la tendencia a realizar una ideología de la neutralidad que impone la marginación, cuando no la exclusión, de las expresiones religiosas de la esfera pública: «Lo religioso es parte del bien común de una sociedad». La asamblea concluye con las palabras de Blázquez, quien ha dedicado parte de su alegato a charlar de los cuidados al final de la vida y ha pedido que no se instrumentalice la enfatizada atrocidad del dolor del enfermo, acallando la ayuda de los cuidados paliativos. Arguye que la misión de la medicina de cuidar del enfermo. Aun cuando no hay cura “hay que respetar la dignidad inviolable de la vida humana y sin la esplendidez de las personas, de las familias, de la sociedad y del Estado». Los obispos se pronuncian sobre la crisis en Cataluña Ricardo Blázquez ha hecho este lunes un llamamiento a la concordia en las lícitas diversidades que conviven en España. En el alegato inaugural de la Reunión Plenaria de los obispos ha efectuado una defensa de la Constitución merced a la que, ha defendido: «tras muchos años de separaciones interiores y exteriores se llegó a un acuerdo donde pudiésemos vivir todos en libertad y respeto, a través del diálogo (…) La constitución fue una meta alcanzada por todos», ha apuntado Blázquez. Como conclusión, los obispos de la CEE defienden la Constitución sin salvedad a su cuestionamiento y la consideran la garantía y única solución frente a la crisis que se vive en Cataluña. Incluso de esta manera, reconocen que está abierta a posibles reformas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *