El discute sobre la delgada línea que separa la masculinidad y la femineidad existe desde tiempos ancestrales. “El rosa es de chicas, el azul de chicos”. Todo género de acciones, ademanes, aficiones, objetos y vestuario se etiquetan socialmente en estos 2 géneros y en ningún caso en los dos o bien en otros colectivos. No obstante, una nueva ola de jóvenes ha decidido retar los estatutos sociales que decretan esa distinción, no solo para reivindicar que los tiempos han alterado sino más bien para volver a descubrir su masculinidad al permitirse ser femeninos. Una guerra no tanto de sexos sino más bien contra el sistema que toma como campo de batalla primordial las alfombras rojas y como arma más poderosa el vestuario.

El actor Timothée Chalamet en la premiere de ‘Beautiful Boy’ a lo largo del Festival de Cine de la ciudad de Londres (Matt Crossick / GTRES)

Estrellas internacionales de la talla de Timothée Chalamet, Harry Styles, Ezra Miller, Ross Lynch o el de España Eduardo Casanovas se postulan como sus máximos predecesores si bien, siendo totalmente honestos, ya antes que ya lo hicieron David Beckham, al transformarse en el símbolo con el que Mask Simpson definiría la metrosexualidad, o bien incluso Kurt Cobain al seleccionar un vestido de estampado floral para ser portada de la cabecera The Face, aduciendo que al emplear un vestido probaba que podía ser tan femenino como quisiese.

Una guerra no tanto de sexos sino más bien contra el sistema que toma como campo de batalla las alfombras rojas Mas el discute ahora no se centra en la metrosexualidad sino más bien en romper, de una vez por siempre, la barrera auto impuesta que aparta hombres y mujeres. “Me agradaría decir que cada uno de ellos puede ser como desee. No hay una noción concreta, una talla de pantalón específica, un género de camiseta o bien una forma de cejas que debas tener para ser masculino”, explicó el actor británico que protagoniza Call me by your name en una charla sobre masculinidad que tuvo lugar a inicios de 2019 . El vocalista Harry Styles secundó con su intervención las palabras del actor de 23 años. “Creo que hay tanta masculinidad en ser frágil y dejarte a ti ser femenino. Estoy muy cómodo con esa idea”, aseguró el artista de 24 años. Las dos celebridades no vacilan en hacer gala de su faceta femenina al caminar por la alfombra roja con camisas de chifón y trasparencias, coloridos trajes estampados o bien accesorios que hasta el momento se consideraban de mujer. Asimismo en España, personajes como Eduardo Casanovas se atreven con patrones femeninos en, por poner un ejemplo, un par de pantalones más ajustados o bien una camisa con lazada en el cuello.

Otras figuras, como el actor estadounidense Ezra Miller van más allí y retan los canones de la masculinidad al llevar maquillaje, medias de reja y acotar su estilo como queer (poco frecuente) distanciando de esta manera el discute sobre la femineidad del hombre de la inclinación sexual que tenga. Un cambio de perspectiva que la industria de la moda ha abrazado con los brazos abiertos. Firmas como Gucci o bien Palomo Spain toman a estas jovenes estrellas como referencia y abren la veda con sus compilaciones a que el hombre mundano explore un nuevo planeta de tejidos y colores. La revolución del hombre ya está en marcha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *