A mediados de mayo de este año, el Gobierno regional de Bruselas y Valonia pidió la opinión de la Real Academia de Medicina de Bélgica sobre los efectos de la dieta vegana en los niños después de que, según parece, se hubiesen producido múltiples casos en centros de salud, escuelas y guarderías de pequeños fallecidos cuya muerte se sospechó que estaba relacionada con esta dieta.
La opinión de los médicos belgas fue concluyentes y si bien no llegó a comparar el veganismo con la negligencia cara el cuidado de los hijos, sí afirmó que el veganismo puede conducir a inconvenientes de crecimiento en los pequeños.

Vitaminas

Como con los adultos, los menores deben tomar un suplemento de vitaminas B12 y D

Los pediatras belgas concluyeron que los pequeños pueden proseguir una dieta vegana si va acompañada de supervisión médica, análisis de sangre regulares y suplementos de vitaminas.
No obstante, los progenitores que no cumplan con estos requisitos –según la legislación que prepara Bélgica– se exponen a pasar hasta un par de años en cárcel, a multas y a la posibilidad de perder la custodia de sus hijos, si los pequeños tienen problemas médicos asociados con su nutrición.
En Italia, en el 2016, la miembro del Congreso de los Diputados Elvira Savino (Forza Italia) planteó una legislación afín.

Lo raro es que ni en Bélgica ni en Italia, se plantea ninguna legislación afín para aquellos progenitores omnívoros que negligen la nutrición de sus hijos, y los llenan de productos ultraprocesados, por “una mala administración de la dieta omnívora”, afirma Elena Roura, nutricionista dietista de Fundación Alicia.
Para David Román, portavoz de la Unión Vegetariana De España (UVE), “hay pequeños omnívoros con grandes problemas médicos y a sus progenitores absolutamente nadie les demanda ninguna responsabilidad”.
Hay que rememorar que, como recuerda la OMS, la obesidad infantil es uno de los problemas médicos pública más graves del siglo veintiuno. “La prevalencia ha aumentado a un ritmo preocupante. Secalcula que en el 2016, más de 41 millones de pequeños menores de 5 años en el mundo entero tenían sobrepeso o bien eran obesos”, afirma la OMS.

Román fue el primer padre que en España nutrió a su hijo desde el primero de los días con una dieta vegana, y a su parecer casos como el de Bélgica o bien Italia “son un tema recurrente cada cierto tiempo, que no brotan por el hecho de que se haya dado ningún caso concretamente, sino más bien por el hecho de que hay un intento de criminalizar” el veganismo.

Consejo nutricional

Desde la UVE demandan que se incluya el consejo nutricional en la sanidad pública

De entrada desde las administraciones públicas, “las recomendaciones que se hacen en este sentido son que se puede nutrir a un pequeño con una dieta sin comestibles de origen animal, toda vez que esté equilibrada, esté bien planeada y sea controlada por un dietista especialista en dieta vegana. En el caso de lo pequeños, esto último habría de ser obligatorio, en tanto que en los más pequeños todo está en formación”, afirma Roura.
En este sentido David Román asimismo piensa que “hay supervisar considerablemente más la salud de los niños”, si bien matiza que “precisamente por el hecho de ser más pequeños y precisar más atención,pero no por el hecho de ser ve-ganos”.
Hay que rememorar que estamos frente a una dieta que “presenta ciertos déficits que se deben suplementar, se debe supervisar y no es fácil”, explica Roura.

Como siempre y en toda circunstancia, en el caso de todos los que prosiguen un régimen alimenticio vegano con independencia de su edad, lo más esencial es suplementar la nutrición con vitamina B12. En verdad, en Italia brotó la idea de legislar sobre la dieta vegana en pequeños, una vez que una pequeña fuera ingresada en un centro de salud por un déficit de esta vitamina. El inconveniente, evidentemente, no estaba en la dieta, sino más bien en el hecho de que sus progenitores no la habían suplementado apropiadamente.
La vitamina B12y la vitamina liposoluble de tipo D son nutrientes esenciales para un pequeño alimentado únicamente con leche materna de una madre vegana. Las madres cuyas dietas contengan niveles bajos o bien nulos de B12, generarán una leche con bajos niveles de dicha vitamina. Como esta vitamina tiene un esencial papel en el desarrollo del sistema inquieto, es vital para los pequeños tener una fuente fiable de vitamina B12.

En lo relativo a la vitamina liposoluble de tipo D, su contenido en la leche materna cambia conforme la dieta de la madre y de su exposición al sol, si bien por lo general sus niveles son bajos. Todos y cada uno de los pequeños menores de 3 años tienen un alto requerimiento de vitamina liposoluble de tipo D, para permitir el depósito de calcio en los huesos. En consecuencia, la recomendación es que los pequeños de entre los seis meses y los cinco años, con independencia de que sean vegetarianos, veganos o bien omnívoros, reciban suplementos de vitaminas de las vitaminas A, C y D.

Obesidad infantil

El inconveniente no es el régimen, sino este sea equilibrado y no incluya ultraprocesados

El inconveniente es que “no todo el planeta tiene la capacitación conveniente. Si bien en ocasiones hay pediatras que tampoco”, explica la nutricionista de la Fundación Alicia.
Este fue el caso de Román. “Nuestra pediatra nos afirmó que no lo íbamos a poder hacer, mas después reconoció que no estaba de manera perfecta informada”, afirma.
El hijo de David Román –que ahora tiene 19 años y prosigue siendo vegano– “durante los primeros 6 meses se nutrió únicamente de leche materna, que entonces pasó a ser un comestible complementario. Después incorporamos la fruta y los cereales como en otro pequeño, y por año, su nutrición ya era comparable a la de cualquier adulto vegano”.
Sí reconoce que nutrir a su hijo desde el veganismo les dio “un poco de vértigo al principio”. “Pero como nuestro convencimiento era sólido, nos notificamos a través de libros publicados en USA y R. Unido –porque en la red en esa temporada había poca cosa– y proseguimos adelante”, explica.
Su hijo, “se desarrolló sobre la media tanto en peso como en talla”, mas sí que hubo que “luchar contra el rechazo social, y el de los profesionales de la salud, aparte de charlar con el instituto y lidiar con las fiestas de cumpleaños” explica Román.

El portavoz de la UVE afirma que sí “puede haber progenitores irresponsables que den a sus hijos una nutrición deficitaria, con dietas muy restrictivas, y que de ahí que hace cierto tiempo que demandamos que el consejo nutricional esté incluido en la Seguridad Social, en tanto que la dieta vegana, si es prudente, congruente y está bien pautada no debe suponer ningún problema”.
En el caso de que no sea de este modo, Elena Roura explica que “cualquier déficit nutricional puede afectar al desarrollo neuronal y provocar inconvenientes de desarrollo. Al final, lo esencial es llevar una nutrición equilibrada –lo que no siempre y en toda circunstancia es fácil– y aquellos que no nutren bien a su hijo es igual como lo hagan”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *