Los sueldos, la conciencia sobre las pensiones y la capacidad de ahorro influyen en que solo uno de cada diez millennials que trabaja
ahorre para la jubilación
, conforme han confirmado los datos de una investigación impulsado por la Fundación Edad&Vida y efectuado por estudiosos de Esade.
Los motivos para la carencia de ahorro pasan por el hecho de que un 12,5% no ve necesidad de hacerlo, el 18,7% no lo hace o bien no puede, el 31,6% se plantea hacerlo en el futuro y un 27,2% lo hizo anteriormente y ahorra cuando puede. Como resultado, el 62,8% no ahorra de manera sistemática, 30 puntos menos que hace diez años. Por su lado, el 10% que sí ahorra es dos,6 puntos mayor al dato de 2008.

Comportamientos

El 63% no ahorra por diferentes motivos

En España, esta generación, nacida entre el 1981 y el 1996 y asimismo famosa como ‘generación Y’, representa el 18,7% de la población. Uno de los autores del estudio, Ismael Vallés, ha comentado que en 2008 el 80% de las personas con edades afines no veían la necesidad de ahorrar o bien no podían hacerlo, al paso que en 2018 ha caído hasta el 30%.
A la luz del estudio, los millennials son optimistas por naturaleza y se identifican más como ahorrativos que como usuarios, y son siendo conscientes de la necesidad de ahorrar para su jubilación, aunque, a pesar de ser una generación con más capacitación, su cultura financiera se autopercibe como deficiente. “Confían poquísimo en ellos mismos, en los bancos y en las instituciones públicas, en el caso de las pensiones”, apuntan los autores.

Un retirado y un atleta en un parque de Barna
(Àlex Garcia)

De los que estiman que ahorrar no es un inconveniente, el 55% cuenta con una buena coyuntura económica y con lo que se refiere a los que afirman que no ahorran pues no pueden, el porcentaje medra hasta el 70%. En comparación con estudios precedentes ha habido una evolución positiva en los segmentos menos mentalizados con respecto a la necesidad de ahorrar para la jubilación.

Valoración

Falta de confianza en las instituciones

Conforme los autores del estudio de Esade, Ismael Vallès y Manuel Alfaro, esta buena evolución “no se ha trasladado a un incremento de los milenials que ahorran de manera sistemática para la jubilación, a causa seguramente de su falta de confianza en las instituciones y el ámbito bancario”.
Esta cautela cara los bancos se debe a que sienten que solo “les desean vender un producto”. En este sentido, Alfaro asevera que “el proceso de adquiere en productos bancarios que prosiguen los ‘millennials’ es informarse a través de la tecnología, ir a la oficina bancaria para percibir asesoramiento, mas no para decidir allá, sino desean seleccionar sin ningún género de injerencia y, finalmente, desean que la contratación sea simple, simple y automática”.

Las tendencias de consumo de los 'millennials' obligan a cambiar la forma de vender productos

Las tendencias de consumo de los ‘millennials’ fuerzan a mudar la manera de vender productos
(Emané Espinosa)

En este sentido, el directivo de BanSabadell Vida, Seguros Generales y Pensiones, Claudio Chiesa, ha manifestado que “para persuadir a los milenials de las bondades de ahorrar para la jubilación es preciso desarrollar y también incorporar estrategias específicas”. Ha remarcado la necesidad de “pasar de una orientación centrada en el producto y las ventas a una orientación centrada en las necesidades de cada joven, poniendo el foco en el asesoramiento para el ahorro durante la vida”.

El estudio se efectuado a través de 3 procedimientos de análisis cualitativo y cuantitativo, como 900 encuestas y conjuntos de discute, en los que han participado 30 personas y que han versado sobre tecnología, comunicación y el asesoramiento en el ahorro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *