El temor a que un culto satánico esté asentándose por la zona de Hampshire, Inglaterra, continua esparciéndose entre sus habitantes tras los horribles incidentes ocurridos en los últimos meses. Cruces invertidas, animales asesinados de forma maligna o bien el número del demonio “666” pintado en la iglesia son ciertas señales que están alertando a las autoridades inglesas y amedrentando a los habitantes del pequeño pueblo de New Forest, perteneciente a Hampshire, en el sur del país.Recientemente, un nuevo caso ha vuelto a alertar a los vecinos de este sosegado pueblo inglés, cuando hace apenas unos días una oveja fue encontrada fallecida. La primera cosa que se nos podría venir a la cabeza es la idea de que un lobo o bien algún género de animal cazador acabara con su vida. Es posible que un conductor la hubiera arrollado en un fatal accidente para el animal, como ocurre en tantas ocasiones. No obstante, todo esto va considerablemente más allí y nada debe ver con un accidente casual. En verdad, se trata de la última pieza de ganado asesinada en los últimos meses en extrañas circunstancias. El animal fue descubierto en medio de una carretera, con 8 apuñaladas en su cuerpo, probablemente efectuadas con una cuchilla de importante tamaño. Clavado en la oveja había una horca y a su lado una cruz invertida, uno de los signos más representativos del demonio, hecha a mano de heno y paja.En cualquier caso, no se trata de un accidente apartado. Hace apenas un par de meses, cerca del sitio, en concreto en la villa de Bramshaw, 2 ovejas y 3 vacas fueron encontradas apuñaladas hasta la muerte, lo que encendió las alarmas. Esto llevó a meditar a la Policía que todos y cada uno de los asesinatos tenían relación y que no se trataban de simples actos salvajes. El caso más desolador fue el de la oveja “Fluffy”, asesinada en el mes de diciembre con una grave herida en el costado del cuerpo. Los dueños la hallaron tirada en el suelo con un pentagrama, una estrella pintada en la cara, acompañado de una cruz invertida y el número “666”. No solo eso, sino además de esto el acontencimiento ocurrió en noche de luna llena. Una “coincidencia” que prácticamente confirmó a las autoridades de que se trata de alguna secta de carácter satánico.A esto se aúna que el pasado 20 de noviembre, alguien pintó el número «666″, o bien el número de Satanás, en la puerta de una iglesia cercana, acompañado de un grafiti con una cruz invertida y símbolos fálicos. Como es normal, los habitantes de la zona se hallan asustados y desconcertados ante semejantes ataques, singularmente, aquellos que se hallan en zonas más próximas a los bosques. La Policía inglesa sigue el caso con gran preocupación. En verdad, tal es el revuelo en la zona que se han requerido los servicios de los agentes de la Asociación de Policías Paganos, fundada en 2009, y especialistas en investigaciones de carácter enigmático y/u ocultismo. Hay que tomar en consideración que New Forest ha sido y es una zona que se identifica por ser un sitio de culto para muchos amantes o bien seguidores de la brujería y del culto a Satanás, si bien las autoridades religiosas aseveran que jamás se habían producido casos tan graves como los de ahora.

Fuente: larazon.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *