Las aves cantoras se aferran con fuerza a la tradición. La mayor parte de las especies cantan exactamente la misma armonía a lo largo de décadas, imitando los trinos que les son efectivos para proteger el territorio y captar las hembras. En ciertos casos, sus canciones se repiten de generación en generación a lo largo de más de mil años.

No obstante, un equipo de estudiosos ha rastreado de qué forma una nueva y extraña canción de gorrión se ha vuelto «viral» en Canadá, viajando más de tres.000 quilómetros desde la Columbia Británica hasta el centro de Ontario entre los años 2000 y 2019 y borrando una canción histórica en el proceso.

El estudio, publicado en la gaceta «Current Biology», notifica de que los gorriones de garganta blanca han descuidado su canción tradicional de 3 notas en favor de una variación única de 2 notas, si bien los estudiosos aún no se explican el motivo.

«Hasta donde sabemos, no tiene precedentes», afirma el creador primordial Ken Otter, maestro de biología en la Universidad del Norte de Columbia Británica. «No conocemos ningún otro estudio que haya visto esta clase de propagación mediante la evolución cultural de un género de canción», destaca. Si bien es bien sabido que ciertas especies de aves cambian sus canciones con el tiempo, estas evoluciones culturales tienden a continuar en las poblaciones locales, transformándose en dialectos regionales en vez de la regla para la especie.

El paso a las 2 notas
En la década de 1960, los gorriones de garganta blanca en todo el país silbaban una canción que acababa en 3 notas, mas para cuando Otter se mudó al oeste de Canadá a fines de la década de 1990 y empezó a oír las canciones de las aves locales, los finales eran de 2 notas. «Cuando me mudé a la Columbia Británica, cantaban algo atípico de lo que era la tradicional canción de gorrión de garganta blanca en todo el este de Canadá», recuerda. Durante 40 años, las canciones que acababan en 2 notas, o bien canciones que acababan en doblete, se habían transformado en universales al oeste de las Montañas Rocosas.

Otter y su equipo emplearon las grabaciones de gorriones de garganta blanca subidas a internet por los apasionados a la observación de aves de América del Norte para rastrear la nueva canción de doble final. Descubrieron que la canción no solo era más popular al oeste de las Montañas Rocosas, sino asimismo se estaba propagando de manera rápida mediante Canadá alén de estas poblaciones occidentales. «Originalmente, medimos los límites del dialecto en 2004 y se detuvo a la mitad de Alberta», afirma. «Para 2014, cada ave que grabamos en Alberta cantaba este dialecto occidental, y empezamos a verlo aparecer en poblaciones tan lejanas como Ontario, que está a tres.000 quilómetros de nosotros».

Aprendizaje de invierno
Los científicos pronosticaron que los terrenos de hibernación de los gorriones jugaban un papel en la veloz difusión del final de 2 notas. «Sabemos que las aves cantan en las zonas de invernada, con lo que los machos juveniles pueden recoger nuevos géneros de canciones si pasan el invierno con aves de otras áreas del dialecto. Esto dejaría a los machos aprender un nuevo género de canción a lo largo del invierno y llevarlo cuando retornan a los lugares de reproducción, lo que ayuda a explicar de qué forma se puede propagar», explica Otter.

Por consiguiente, los estudiosos emplearon gorriones con geolocalizadores, lo que Otter llama «pequeñas mochilas», para poder ver si los gorriones occidentales que sabían la nueva canción podrían compartir terrenos invernales con las poblaciones orientales que entonces la adoptarían. Hallaron que lo hicieron. Y no solo daba la sensación de que esta canción extraña se estaba propagando por todo el continente desde estos terrenos de hibernación, sino asimismo estaba sustituyendo por completo el histórico final de triple nota que había persistido a lo largo de tantas décadas, algo prácticamente inaudito en los pájaros cantores masculinos.

El gusto de las hembras
El equipo descubrió que la nueva canción no le daba a los machos una ventaja territorial sobre otros, mas todavía de esta forma desean estudiar si las hembras tienen preferencia entre las 2 canciones. «En muchos estudios precedentes, las hembras tienden a preferir el género de canción local», apunta Otter. «Pero en los gorriones de garganta blanca, podríamos hallar una situación en la que a las hembras verdaderamente les agraden las canciones que no son habituales en su ambiente. Si ese es el caso, hay una enorme ventaja para cualquier macho que pueda cantar un nuevo género de canción».

Ahora, otra canción nueva ha aparecido en una población de gorriones occidentales cuya difusión temprana puede reflejar la del final de doble nota. Otter y su equipo están encantados de seguir su trabajo y ver de qué forma esta canción cambia en tiempo real con la ayuda de científicos ciudadanos. «Al hacer que todas y cada una estas personas contribuyan con sus grabaciones privadas que hacen cuando observan aves, nos da una imagen considerablemente más completa de lo que sucede en todo el continente», afirma. «Nos deja hacer una investigación que jamás ya antes fue posible».

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *