Los españoles cada vez damos más verosimilitud a las creencias de otros usuarios y a las comparaciones que hacemos por nuestra cuenta de las peculiaridades de un producto en la red que a los dependientes de siempre, empleados de comercios e inclusive a los propios fabricantes de esos recursos que deseamos adquirir. Del estudio «Fidelizar clientes del servicio, el reto del campo Consumo» elaborado por KPMG se extrae las recensiones en la red se han transformado en una referencia definitiva y que nos fiamos más de ellas y de las creencias de familiares o bien «influencers» en redes sociales que de la comunicación oficial de las propias marcas. Los comentarios de los compradores sobre un producto influyen en lo que se refiere a cantidad y calidad: cuántas más recensiones positivas tenga un producto, más popular va a ser y, por ende, mejor va a ser su posicionamiento. Además de esto, los usuarios no acostumbran a confiar en empresas sin puntuaciones o bien recensiones.

«Cuando vas a efectuar una adquiere del cada día o bien a ver si un servicio marcha, el ver creencias ratificadas de otros usuarios es fundamental para tener seguridad y romper la barrera de respeto que produce adquirir ciertos productos mediante internet y no poder tener el contacto personal en la tienda», explica el encargado de Distribución de Kantar, Florencio García. «Nos fiamos más de nuestros pares, o sea, del resto de usuarios, que de lo que afirman los fabricantes. Acá entran asimismo los ‘influencers’ o bien líderes de opinión, con relevancia, sobre todo en ámbitos como la moda», agrega García.

Esta tendencia se ha acelerado por el Covid-19 y por la creciente relevancia que tiene internet tanto en el momento de adquirir como de preguntar, como de redactar nuestras creencias sobre un producto que hemos comprado y probado. La difusión y el efecto multiplicador inherente a la página web asimismo asisten a que este fenómeno adquiera relevancia. Desde la OCU remarcan que las recensiones en la red son vitales y también inciden en que hay usuarios que jamás adquirirán algo que no tenga por lo menos una valoración de 4 estrellas sobre 5. «Calculamos que el 90% de los usuarios leen recensiones on line ya antes de efectuar la adquisición o bien la visita a la tienda y el 88% asegura confiar en las recensiones on line tanto como lo hacen en recomendaciones de conocidos. En este conjunto, el consumidor medio lee diez recensiones ya antes de resolverse a efectuar la adquisición y dedica un promedio de 13 minutos en leer estas valoraciones», señala el primordial de la Práctica de Retail y Consumer Goods de Oliver Wyman en Iberia, Luis Baena.

La crisis derivada de la pandemia nos hace asimismo ser más precavidos y exigentes y cotejar productos y peculiaridades. Buscar datos sobre un producto se ha transformado en un deber para el agente de adquiere. «Debido a la inseguridad económica, los usuarios se muestran más precavidos en el momento de encarar ciertas compras. Por este motivo, en los últimos meses se ha aumentado el número de usuarios que se notifica realmente bien en canales digitales ya antes de realizar su adquiere en un establecimiento físico. De este modo gozan de la doble ventaja de estar bien informados al unísono que minimizan su estancia en un establecimiento y dismuyen el peligro sanitario Son clientes del servicio de alto valor», arguye el asociado responsable Retail Europa en Everis, David Ubide.

La página web nos da, además de esto, un plus de velocidad y eficacia. Si ya antes podíamos pasar múltiples jornadas equiparando de tienda en tienda a pie de calle y consultando de forma presencial, ahora, en cambio, podemos efectuar exactamente la misma tarea de investigación desde el sofá de casa en dos horas. «Con el comercio on line, los clientes del servicio efectúan una adquiere esencialmente diferente. Son capaces de cotejar productos en diferentes comercios de forma veloz y eficaz y en general son menos fieles a su tienda de referencia respecto al comercio en tienda física», específica Baena. «Este hábito es muy diferente en dependencia de la categoría. Por poner un ejemplo, en categorías género de alojamiento turístico es la categoría más consultada ya antes de adquirir (82% de los casos), seguida de los teléfonos móviles (79%) o bien la electrónica de consumo (78%)», agrega.

Las marcas y cadenas son siendo conscientes de que el consumidor cada vez equipara más. Mas, la mengua de ingresos y la falta de confianza derivada de la presente crisis económica no solamente nos lleva a procurar adquirir mejor, sino más bien asimismo más asequible. «En el campo de gran consumo tenemos la prueba puesto que vemos como prácticamente todos los supermercados están desarrollando aplicaciones en las que se ve o bien se reciben los costes con comparativas incoporadas. La estrategia más beligerante actualmente es la de Lidl, que tiene la aplicación Lidl Plus para poder ver y cotejar sus descuentos y los úlimos folletos. Además de esto, ha lanzado una campaña en la que equipara su cesta de compra con la de 2 contendientes para enviar el mensaje de cuál es la diferencia de costo sihacemos la adquisición con ellos», cuenta García.

Un proceso 360
En otro estudio, «Un día de ‘shopping’ con el consumidor digital» elaborado por Nielsen en cooperación con Dynata y presentado hace unos meses se concluye que el 56% de los usuarios usan motores de búsqueda on line y redes sociales para investigar ya antes de adquirir algo y que un 60% de los usuarios se toman su tiempo para redactar una opinión de lo que ha comprado. Además de esto, si un comprador va a aconsejar un producto, lo va a hacer primordialmente basándonos en su buena calidad.

En consecuencia, la trayectoria en la adquisición de un producto o bien servicio en nuestros días no comienza desde el momento en que pagamos por estos, sino el inicio tiene sitio desde el momento en que el consumidor tiene conocimiento de la existencia de un determinado producto; busca información en comparadores, tiendas on line y reseñas; lo adquiere y recibe en su casa y acaba cuando escribe su recomendación tras darle empleo. «La digitalización no es solo adquirir, es un comportamiento 360, o sea, completo que incluye el examinar mediante internet, las ofertas, las recensiones e inclusive el valorar asimismo uno después», apostilla Florencio García, especialista de Kantar.

Recensiones falsas
No obstante, desde la OCU resaltan que muchas de estas creencias son interesadas o bien pagadas por los propios fabricantes o bien distribuidorfes. De este modo, desde la organización de usuarios OCU aseguran haber encontrado «fake reviews» (creencias falsas) sobre productos y hoteles comercializados en grandes plataformas de ventas y reservas. «Justamente debido a la repercusión que tienen, en los últimos tiempos ha habido un aumento del número de valoraciones manipuladas y se ha llegado a cifras alarmantes a lo largo de la primera mitad del año vigente, singularmente en ciertos comercios electrónicos. Por este motivo, si bien prosigue siendo una fuente de información muy importante para los usuarios en el momento de tomar una resolución de adquiere, hay que tomar ciertas cautelas como leer bien los comentarios, contrastar creencias y sobre todo, poner sentido común», advierte Ubide, de la asesora Everis.

«Desde nuestra opinión, las recensiones son una herramienta más en la resolución de adquiere del consumidor, si bien no es la única palanca en la resolución del consumidor. Por otra parte, poco a poco más, los usuarios son siendo conscientes de que una gran parte de las recensiones que hallan on line han sido retribuidas o bien compensadas, por ende tienen limitada veracidad», sentencia Baena, de Oliver Wyman.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *