Los españoles son más de izquierdas y están más abiertos a la inmigración, si bien condicionada a la existencia de puestos, que los ciudadanos de los otros grandes países de la UE (Unión Europea), conforme un extenso estudio de la Fundación Banco Bilbao Vizcaya Argentaria presentado el día de hoy. El llamado «Estudio Europeo de Valores 2019» equipara actitudes y valores en los campos público y privado de los ciudadanos de los 5 países más poblados de la UE: España, Francia, Alemania, Italia y el R. Unido. España se desmarca del resto de sus asociados en la Unión Europea en múltiples cuestiones y una de ellas es que es el país con más ciudadanos ubicados ideológicamente a la izquierda en el fantasma político (un 20 % frente al 10 % de Francia o bien Alemania y al ocho % de Italia). Además de esto, en España el segmento de ciudadanos que se considera de izquierdas es prácticamente el doble del que se declara de derechas (12 %), al tiempo que en Italia ocurre lo opuesto. Esta autodefinición ideológica «no es un indicador directo del voto», sino «encapsula un modo de ver y estar en el planeta», ha advertido, sin embargo, el directivo de la Fundación Banco Bilbao Vizcaya Argentaria, Rafael Pardo, a lo largo de la presentación del estudio. En cuanto a la inmigración, los españoles son los más abiertos (49 %) a permitir la entrada de migrantes al país «mientras que haya puestos libres», seguidos de los británicos (45 %), e inclusive un 15 % se muestra en favor del ingreso «libre». Contrastan estos porcentajes con los de Italia o bien Alemania, donde una mayoría (44 % y 49 %, respectivamente) prefiere establecer «cupos de entrada» para los migrantes. La idea de los cupos «no está presente» entre los españoles, mas la población «sí espera que la entrada de inmigrantes no comprometa el mercado de trabajo», conque no se defiende mayoritariamente una «situación de apertura indiscriminada», ha matizado Pardo. Otro apartado señalado del estudio es la valoración sobre el funcionamiento de la democracia en los 5 países analizados. Con la salvedad de Alemania, en el resto de países la valoración es negativa y en el caso de España se ubica en el cuatro con seis en una escala de 0 a 10, sobre el tres con seis del periodo de crisis de 2012 mas bajo el cinco con tres de hace una década. En lo relativo al nivel de confianza en la clase política, en España está en el tres con dos frente al promedio del tres con ocho en el resto de países. Conforme Pardo, esa falta de confianza en los políticos en España «es algo muy estructural» y está, en verdad, en exactamente el mismo nivel de 2009 (tres con uno) y sobre la etapa de crisis (uno con cinco), con lo que no se puede asociar de forma directa con el bloqueo actual en la capacitación de gobierno. Pese a las coyunturas políticas, en España «no estamos en una situación de enorme malestar social ni institucional extendido», ha agregado Pardo. Los ciudadanos de los 5 países estudiados valoran a los partidos como instituciones de la democracia, mas en España (55 %), Francia (69 %) y también Italia (75 %) piensan que las fuerzas tradicionales ya no les representan apropiadamente. Asimismo hay un acuerdo extendido sobre la responsabilidad del Estado en materia de pensiones y cobertura sanitaria, más marcado en el caso de España, donde sus ciudadanos abogan, además de esto, por que no haya diferencias de ingresos dependiendo del nivel de capacitación y la preparación (un 49 % frente al 29 % de media en el resto). Por otra parte, la TV es el primordial medio de seguimiento de la información en los 5 países, con tasas de preponderancia particularmente altas en Italia y España. Este estudio de la Fundación Banco Bilbao Vizcaya Argentaria se ha elaborado desde entrevistas a 1.500 adultos en cada uno de ellos de los 5 países, efectuadas por la asesora Ipsos entre abril y junio de 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *