El exceso de velocidad se apunta en general como la primordial causa de muertes en la carretera. Mas un accidente a poco más de 50 quilómetros por hora asimismo puede llegar a provocar víctimas mortales, debido esencialmente a abundantes fallos que se comenten en el momento de viajar en un turismo.

Para probarlo, el El Real Vehículo Club de España – RACE y Goodyear han efectuado en la sede de Cidaut, Valladolid, un ‘crash test’ que ha lanzado resultados alarmantes, en tanto que millones de españoles viajan en situaciones que, en el caso de accidente, son incompatibles con la vida.

Las pruebas se han realizado a causa de los resultados de una encuesta en la que millones de españoles confesaban efectuar sus desplazamientos con el respaldo acostado, el cinturón de seguridad mal puesto (o bien aun sin él), objetos sueltos en el habitáculo, o bien con los pies sobre el salpicadero del vehículo.

En la prueba se puso al conductor sujeto con cinturón de seguridad holgado, en una situación próxima al volante; al copiloto, con el respaldo acostado y las piernas en el salpicadero; y al pasajero trasero izquierdo, sin cinturón de seguridad y sosteniendo en sus brazos a un bebé, y se sometió el vehículo a un impacto frontal a 56 km/h. Los resultados fueron mortales.

De esta manera, se probó que para el conductor la presión ejercida por el ocupante trasero a lo largo del choque supera las 2 toneladas. Además de esto las aceleraciones de cuello y cabeza superaron los niveles máximos, haciendo el choque incompatible con la vida.

Con respecto a las consecuencias apra el copiloto, los especialistas comprobnaron que la compresión del tórax supera el doble del límite aceptable por una persona, con causa mortal, y la cabeza del «dummie» golpea contra las piernas, y asimismo supera los niveles máximos.

Las piernas, por su lado, rompen la luna delantera, con daños graves.

No se libran de las consecuencias fatales los ocupantes de las plazas traseras, en tanto que la fuerza que proyecta el adulto es de tres con cinco toneladas métricas, aplastando al bebé contra el asiento delantero, primero, y al conductor contra el volante, ahora.

A lo largo de la fase de rebote, el ocupante vuela por el habitáculo, se golpea asimismo contra el techo y concluye el impacto sobre el cuerpo del bebé.

Recomendaciones para viajar apropiadamente
Llevar siempre y en todo momento puesto el cinturón de seguridad, con independencia del género de vía, de la plaza empleada o bien distancia que se recorra.

Ajustarlo ajustado al cuerpo, eludiendo ropas gruesas.

Jamás quitarse la banda diagonal: el cinturón de 2 puntos pierde eficiencia protectora y puede a causar lesiones de gravedad.

Hacer coincidir en altura la parte superior de la cabeza y el reposacabezas. La parte trasera de la cabeza debe quedar a unos cuatro cm.

Poner el respaldo del asiento con una inclinación máxima de 90 º + 25 º. Recuerda que, cuanto más vertical, más seguro.

La postura ideal es aquella en la que, con la espalda bien apoyada en el respaldo y con el brazo extendido, la muñeca llegue a respaldar sobre la parte superior del volante.

Como conductor, sitúarte a una distancia mínima de unos 30 cm (aprox. un folio) del volante.

Como copiloto, jamás poner los pies en el salpicadero: airbag y cinturón pierden su funcionalidad y provocan mayores daños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *