La banca ha sido la primera en dar el paso, mas la verdad es que la catarata de ERE que se prevé en España no salpicará solo al campo financiero. Este lunes Norwegian ha comunicado a su plantilla la pretensión de empezar un procedimiento de despido colectivo en los próximos días que afectaría, de entrada, a 1.191 trabajadores. El 85% de la plantilla de la compañía aérea en España.

El recorte implicará el cese terminante de las operaciones de largo radio de la compañía desde el aeropuerto de Barna-El Prat. Norwegian ha sido una de las compañías aéreas que más ha apostado por los vuelos transatlánticos «low cost», un modelo bastante difícil de mantener a nivel económico al que la pandemia ha dado la puntilla. La compañía aérea asimismo reducirá de manera notable sus vuelos de corto radio.

Conforme han informado el sindicato de pilotos Sepla y el de tripulantes de cabina USO, el recorte asimismo provocará el cierre de 3 de las 5 bases de la compañía en España. De esta manera, se cerrarían Barna, Gran Canaria y Tenerife Sur, quedando operativas solamente Málaga y Alicante. Eso sí, solo tendrían un aeroplano cada una.

Los sindicatos, que definirán con la compañía a lo largo de los próximos días la cuantía terminante del recorte, han criticado que Norwegian acometa este ajuste en España al paso que apuesta por países como Dinamarca y Finlandia. Conforme Sepla y USO, la compañía ha empezado procesos de selección de pilotos en estos países.

La compañía, por su lado, ha explicado que el ERE es consecuencia del cese de las operaciones de gran distancia de la compañía. «Se trata de un proceso de restructuración que Norwegian ha llevado a cabo en todos los mercados donde la compañía ya tenía operaciones: los países norteños, el R. Unido, los U.S.A., Italia y Francia», ha explicado la compañía.

Al filo de la quiebra
Norwegian, que prevé reiniciar las operaciones en sus bases de Alicante y Málaga cuando las limitaciones perimetrales degeneren, estima que en 2022 va a tener una necesidad de 215 tripulantes auxiliares en España y va a contar con 3 aeroplanos en todas y cada una de sus 2 bases. Cifras «modestas» como reconoce la compañía que patentizan la frágil situación financiera que atraviesta la compañía aérea escandinava.

La compañía pidió a fines del año pasado el concurso de acreedores en su país de origen tras ser salvada por segunda ocasión por Oslo. Asimismo hizo lo propio para ciertas de sus filiales en España, donde perdió más del 80% del tráfico ente enero y octubre. Con este panorama, la compañía solo sostendrá bases permanentes en España y Escandinavia.

«Ello es incluso más esencial, si cabe, si se tiene presente que Norwegian lleva ya más de un año sin producción en España», ha explicado la compañía este lunes. La compañía, que cerró 2019 con una flota de 156 aeroplanos -37 Boeing 787 Dreamliner para sendas de gran distancia y 119 Boeing 737 para vuelos de corta distancia-, tiene previsto cerrar 2021 con 50 aeronaves.

Es solo una prueba del impacto que ha tenido en la compañía la pandemia, que forzó a Norwegian a implantar en el mes de marzo de 2020 un un ERTE a la fuerza mayor en sus bases españolas que aún el día de hoy se sostiene. La compañía tiene previsto empezar esta semana las consultas con los sindicatos para determinar la cantidad terminante del ERE. Las negociaciones se extenderán a lo largo de un mes.

El de Norwegian es el primer gran ERE que se dibuja en el campo aéreo de España, uno de los grandes afectados por la pandemia del coronavirus y las limitaciones impuestas por el Gobierno a la movilidad. Conforme los datos de AENA, el tráfico aéreo cayó a lo largo del primer trimestre del año un 80% en comparación con mismo periodo de 2020.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *