«Ha llegado el instante de la responsabilidad política y de la visión trasversal para poder conformar lo antes posible un Gobierno estable y moderado». De esta forma se claro y concluyentes se mostró el día de ayer el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, que solicitó a los 2 grandes partidos «sentido de Estado», por el hecho de que España «necesita estabilidad para los próximos 4 años». A los empresarios no les agrada la inseguridad, la imprecisión ni la inestabilidad. De ahí que han tomado con preocupada expectación los resultados electorales del 10-N. Sus concluciones son claras: la situación de bloqueo no ha desaparecido, la repercusión independentista en la política nacional ha ganado terreno y el miedo a una nueva parálisis institucional ensombrece el futuro inmediato. Dada esta situación, la patronal solicita que los 2 partidos más votados, Partido Socialista Obrero Español y Partido Popular, lleguen a un acuerdo para una enorme alianza que evite que los extremos del arco político, representados por VOX, Podemos y el independentismo, marquen la agenda del nuevo curso. Garamendi ha marcado «en un mes» el plazo máximo a fin de que esté conformado un Ejecutivo estable, y ha apelado a la responsabilidad de los políticos a fin de que «apliquen el diálogo social» y comiencen a charlar. En este sentido, les ha pedido que pongan encima de la mesa la responsabilidad que se alardea de sus cargos. «Es el instante de las grandes responsabilidades y de tomar resoluciones de la mano del diálogo social, el cauce por el que deben trascurrir las próximas ideas legislativas en busca del mayor acuerdo posible», explicó por medio de un comunicado. El presidente de la patronal comprende que ha llegado el instante de los acuerdos. «Las empresas y la sociedad de España no se pueden permitir unas nuevas elecciones y precisan, desde el rigor presupuestario y la ortodoxia económica, avanzar en las reformas pendientes», que ha enumerado en capacitación, innovación, digitalización, pensiones, internacionalización, sostenibilidad, una nueva y competitiva tributación, unidad de mercado y un plan real y de futuro para la industria. «Ya se lo hemos traslado a todas y cada una de las fuerzas políticas en los últimos días y es lo que necesitamos». En exactamente la misma línea se posicionó el día de ayer la primordial patronal catalana, Foment del Treball, que instó a Pedro Sánchez a buscar las coaliciones precisas para formar un Ejecutivo «estable y moderado» que firme un compromiso con la gobernabilidad de España «ante el contexto de fragmentación parlamentaria», explicó en su comunicado.Este complicado escenario político hace que su presidente, Josep Sánchez Llibre, haya ofrecido su mediación para conseguir «con urgencia» la posibilidad de un acuerdo a fin de que «el partido más votado» busque las coaliciones que dejen forman un Gobierno «estable y moderado» para impulsar asimismo «las reformas ya concertadas entre el Ejecutivo y los agentes económicos y sociales», por el hecho de que, aseveró Sánchez Llibre, lo que está en juego es «el desarrollo económico y la competitividad empresarial». El líder patronal fue más allí y consideró «imprescindible» que los partidos mayoritarios acuerden «con urgencia» una nueva Ley de Presupuestos que «dé estabilidad y rigor al nuevo Gobierno salido de los pactos». Foment resaltó asimismo que España ha mostrado indicadores económicos positivos, pese al contexto europeo de desaceleración, y que esto ha sido posible merced al hecho de que «el tiempo de diálogo y concertación social entre los agentes sociales ha sido esencial y ofrecemos toda nuestra cooperación frente al nuevo escenario político, en el que más que jamás es indispensable la moderación y el pacto». Tampoco difieren mucho a los precedentes los planteamientos de los autónomos. La asociación ATA solicitó de manera directa al presidente del Partido Popular, Pablo Casado, que fuerce la abstención de sus miembros del Congreso de los Diputados a fin de que facilite un Gobierno del Partido Socialista Obrero Español por medio de «un gran pacto de las fuerzas moderadas y constitucionalistas» y eludir que se repita «un escenario político de ingobernabilidad como el vivido los últimos 3 años». Por esta razón, demanda a los líderes «diálogo, estabilidad y moderación» y recordó al límite responsable del Partido Popular la abstención de los socialistas en el año 2016. «Pensar lo opuesto no es responsable». Eduardo Abad, presidente de los autónomos de UPTA, se mostró más exigente con la vía de la enorme alianza y demandó que se realicen las reformas prometidas para el campo. «Los políticos deben anteponer los intereses de los ciudadanos a los suyos y conformar un Gobierno que evite regresar a festejar unas elecciones. Bajo concepto alguno los autónomos admitiríamos que esta vez no haya un pacto. Eso sí, las modificaciones del ordenamiento jurídico de los trabajadores por cuenta propia debe marcar la primera plana de desarrollo de las resoluciones del futuro Ejecutivo». Una situación más ideológica fue la marcada por los sindicatos. Al secretario general de CC OO, Unai Sueco, solo le vale «un pacto de izquierdas y plurinacional». Para el líder sindical «es hora de la normalización democrática». Asimismo solicitó romper «el bloqueo institucional y político que vive Cataluña desde hace demasiados años y buscar una salida negociada». Por su lado, el secretario general de Unión General de Trabajadores, Pepe Álvarez, estimó que el resultado electoral abre «una segunda ocasión para la izquierda del progreso», mas ha pedido a los responsables políticos «menos tacticismo y meditar más en los inconvenientes verdaderos del país».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *