Un nuevo indicador inquietante para la economía de España. El trabajo por cuenta propia, gran tabla de salvación a lo largo de la crisis y de los mejores indicadores del dinamismo de cualquier economía, se ha desplomado nada menos que un 322,5% en lo que va de año en comparación con mismo periodo del año precedente. El Régimen Singular de Trabajadores Autónomos (RETA) apenas aumentó en los 9 primeros meses del año un 0,4%, incorporando solo 11.595 nuevos afiliados, hasta contabilizar tres.266.258 cotizantes, conforme los datos facilitados el día de hoy por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA). Dicho de otra manera, el desarrollo del número de emprendendores es 4 veces inferior al registrado en exactamente el mismo periodo de 2018, cuando el RETA sumó 48.992 afiliados Por comunidades autónomas, Baleares es la que más medró hasta septiembre, un 10,2 %; seguida de Andalucía, un uno con ocho%, y Canarias, un uno con siete%. Asimismo aumentaron el número de autónomos en la Comunidad Valenciana y Murcia (0,7%), Extremadura (0,3%), Cantabria (0,2%) y la Comunidad de la capital española, que registró un porcentaje plano. En el otro lado de la tabla, Aragón encabezó los descensos al perder un dos,7% de autónomos, seguida por La Rioja (uno con nueve%), País Vasco (uno con cuatro%), Navarra (uno con dos%), Asturias (uno con uno%), Castilla y León (0,8%), Galicia y Cataluña (0,4%) y Castilla-La Mácula (0,2%). Si se atiende a los campos, el número de autónomos dedicados a las actividades artísticas y de entretenimiento aumentó en este periodo un cuatro,6 % con tres.161 nuevos afiliados y fue el que más medró en tasa interanual, seguido de las actividades inmobiliarias (dos.084 trabajadores, un cuatro,5% más) y la hostelería (11.171, un tres,cinco% más). En el lado contrario, la industria fue la que más perdió hasta septiembre, con 12.931 empleados menos, lo que representó una caída del 5,5%; al paso que la educación asimismo se dejó cuatro.461 autónomos (un cuatro,9%), y el comercio reculó un 0,6%, con cuatro.858 afiliados menos. ATA asimismo ha señalado que las mujeres representan el 71,8% de las nuevos autónomos que cotizan en el RETA en 2019. El presidente de ATA, Lorenzo Amor, ha señalado que este año “se creará la mitad del empleo que se creó el año pasado”, al paso que ha augurado “que lo peor para la utilización está por llegar”. En este sentido, ha apuntado que “no se da el ambiente preciso, la certeza ni el tiempo para favorecer el emprendimiento y la creación de empleo”, y ha agregado que “el panorama social y económico pasa factura al empleo”. Gran una parte de este frenazo lo tiene el cierre de comercios. La organización de autónomos UPTA ha alertado del desplome que padeció el pequeño comercio en el mes de septiembre, con 1.566 establecimientos fulminados. Conforme UPTA, entre junio y septiembre del actual año se han perdido un total de cinco.310 comercios de cercanía. Para el presidente de esta organización, Eduardo Abad, los datos de destrucción del pequeño comercio empiezan a ser “trágicos”, con lo que demanda una “intervención inmediata”. Específicamente, plantea la necesidad de desarrollar un plan de reconversión y recualificación para todos aquellos autónomos que fracasan en su actividad comercial. “Desde UPTA hacemos un llamamiento a los gobiernos autonómicos y al Ministerio de Industria a fin de que diseñen un plan de choque conjunto, que deje llegar al consumidor final y que incentive la adquisición en el comercio tradicional, frente al naciente incremento del consumo en las plataformas de venta por Internet, que no dan valor añadido a la economía ni promueven empleo de calidad”, resalta Abad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *