Casi el ocho% del parque automovilístico de España, unos dos,6 millones de automóviles, circula sin seguro, sin Inspección Técnica de Vehículos o bien sin siquiera estar dado de alta. Una situación a la que el Ministerio de Interior desea poner solución, y para lo que ha introducido esenciales modificaciones en el Reglamento General de Automóviles.

Como recoge el BOE, el el R. D. 265/2021 establece que las bajas temporales de los automóviles van a tener una duración máxima de un año. Una vez finalizado ese plazo, el vehículo estará de nuevo en situación activa, salvo que el titular manifieste su voluntad de sostenerlo fuera de circulación solicitando consecutivas prórrogas.

Las prórrogas del plazo de baja temporal se van a poder pedir a la Jefatura de tráfico como máximo dos meses ya antes de la data de finalización de la baja temporal.

Hasta el momento, no había límite temporal para la baja temporal del vehículo y esta medida servirá para eludir el empleo exagerado de la baja temporal que ciertos talleres efectuaban con la meta de evadir la obligación de llevar un vehículo a un Centro Autorizado de Tratamiento (CAT) al final de su vida útil.

Además de esto la Comisión Europea en un informe instaba a los Estados a adoptar medidas «sobre los procedimientos administrativos de las bajas temporales» y «la mejora del conocimiento de la información del Registro de Vehículos» que evitasen las situaciones en las que el vehículo no acababa su vida útil en un Centro Autorizado de Tratamiento al final de su vida útil.

Conforme Rafael Pardo, Directivo General de AEDRA (Asociación De España de Desguazadores y Reciclajes del Vehículo), en España, a lo largo de los últimos años, ha crecido de forma exponencial el número de bajas temporales, lo que indica que esta figura esta siendo empleada para desguazar automóviles de forma ilegal mientras que se elude el pago del pertinente impuesto de circulación, «produciendo con esto daños no únicamente al ámbito de los Centros Autorizados de Tratamiento o bien CATs, que en su mayor parte representa AEDRA, sino más bien asimismo a toda la sociedad, que padece la mengua en ingresos fiscales». Esta práctica asimismo supone, conforme Pardo, una «competencia infiel flagrante y, sobre todo, el descontrol derivado del despiece de automóviles sin respetar el pero mínimo tratamiento y praxis medioambiental para, ahora, poner en venta piezas y componentes sin control de calidad ni garantía para el comprador, así sea particular o bien profesional».

Desde el año 2004 se han duplicado esta clase de bajas, pasando de 60.982 a las 132.459 en 2019.

Inspección Técnica de Vehículos en los turismos declarados ‘siniestro total’
Otra de las novedades que se incluyen en este R. D. es la obligación de superar una inspección Inspección Técnica de Vehículos en aquellos automóviles que han sido declarados siniestro total por las compañías de seguros y en los que, más tarde, su titular pretenda proseguir circulando con él o bien ser transferidos a otro titular. Esta inspección debe superarla con data siguiente a la declaración del siniestro.

Esta medida tiene como propósito, por una parte, asegurar que tras el siniestro el vehículo cumple con las condiciones técnicas demandadas para circular y, por otro, aportar trasparencia en el mercado de segunda mano o bien de vehículo de ocasión, facilitando el historial técnico del vehículo a cualquier interesado en su adquiere.

En caso de que se quiera trasladar un vehículo a otro país donde vaya a ser matriculado, el titular o bien otra persona que acredite su propiedad, una vez comunicada la baja del vehículo por exportación o bien tránsito comunitario, va a deber materializar la salida del vehículo de España en los próximos tres meses desde la anotación de la baja en el registro de automóviles de la DGT. Caso de que se superen los 3 meses y exista perseverancia de que el vehículo prosigue circulando en España, se procederá de oficio a darle de nuevo de alta en el Registro General de Automóviles de la DGT.

Con el establecimiento de estos tres meses entre la petición de la baja terminante en el Registro de Automóviles y la salida eficaz del vehículo del país se evitan bajas por tránsito comunitario falsas que se comunican con la finalidad de evadir obligaciones tributarias y se mejora la exportación de automóviles a otros países.

Además de esto, en caso de que los automóviles a exportar tengan una antigüedad superior a 4 años, desde su data de primera matriculación, o bien cualquier vehículo que, tras un accidente o bien otra causa, haya sufrido un daño esencial que pueda afectar a algún elemento de seguridad, se demandará que ya antes de ser dados de baja terminante por traslado a otro país, superen una inspección técnica para contrastar que el vehículo que prosigue cumpliendo los requisitos para circular por las vías públicas y no se trata de la exportación de restos.

Baja de oficio para los turismos sin seguro o bien Inspección Técnica de Vehículos
Asimismo se prevé como novedad la posibilidad de anotar de oficio la baja terminante de los automóviles, que no hayan estado asegurados o bien hayan superado la Inspección Técnica de Vehículos a lo largo de los últimos diez años. La baja de oficio se anotara anterior resolución motivada de la Jefatura Provincial de Tráfico y garantizará, en un instante siguiente, la rehabilitación y puesta en circulación del vehículo si el titular del mismo acredita la existencia del mismo y el cumplimiento de los requisitos para conseguir el permiso de circulación.

Esta medida va a facilitar la comunicación por la parte de las Entidades Locales, de aquellos automóviles que constan en los censos municipales mas que no son parte del parque circulante por el hecho de que dejaron de existir hace ya un tiempo.

La regla asimismo contempla la posibilidad de que los Centros Autorizados de Tratamiento, anterior autorización de la DGT, cedan los automóviles al final de su vida útil dados de baja terminante a instituciones dedicadas a la capacitación, investigación en automoción o bien para trabajos de protección civil o bien simulacros.

Por otra parte, asimismo se va a poder pedir la rehabilitación de los automóviles históricos que anteriormente hayan sido dados de baja terminante, toda vez que se acredite que tienen un singular interés histórico o bien peculiaridad.

Finalmente, para asistir a los ciudadanos a identificar los Centros Autorizados de Tratamiento (CAT) de los talleres que no pueden descontaminar o bien desguazar los automóviles, exhibirán una placa que los identifica. Desde 2013, dicha placa estaba regulada prevista vía instrucción de DGT,

A pesar de que la entrada en vigor del R. D. es al día después de su publicación, la Predisposición transitoria segunda, establece que las Administraciones públicas eficientes adoptarán sus procedimientos y autorizaciones, como los documentos de traslados a lo previsto en este RD en el plazo de un año desde su entrada en vigor.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *