El temporizador para que los coches lleven un sistema de alerta cuando se genere un exceso
de velocidad ya está en marcha. Todos y cada uno de los turismos nuevos que se comercialicen en la Unión
Europea a partir del 2022 van a deber añadir un limitador inteligente de velocidad, que va a deber alertar al conductor de que está superando los límites establecidos para el tramo que corresponda, conforme notificó la dirección general de Tráfico. El nuevo sistema, que va a funcionar con un GPS conectado a la base de datos de la DGT, notificará de forma continua al conductor cuando esté transgrediendo la ley.
Lo que a priori pudiese parecer una cosa obvia, puesto que los conductores saben de forma perfecta tanto las restricciones que señalan las
señales como la velocidad a la que se están desplazando, se ha probado muy eficiente en aspectos como la utilización del cinturón de seguridad. La molesta alarma sonora que desde hace unos años incorporan todos y cada uno de los nuevos modelos se ha revelado enormemente eficiente en la utilización de este dispositivo esencial en la prevención de lesiones en el caso de accidente.

Uno de cada 5 accidentes mortales en España se prosigue produciendo por una velocidad inapropiada

Todos y cada uno de los conductores saben de sobra la obligatoriedad de abrocharse el cinturón en cualquier recorrido y a cualquier velocidad, mas el recordatorio visual y sonoro, incesante y creciente, resulta muy persuasivo, si bien el motivo de abrocharse no sea disminuir al mínimo lesiones, sino más bien terminar con los molestos pitidos del sistema.
El motivo de introducir este nuevo instrumento de seguridad es que la velocidad prosigue siendo una de las primordiales causas de la mortalidad en la carretera en toda Europa. Específicamente en España estuvo tras el 22% de los siniestros con víctimas mortales registrados en el 2018, solo tras las distracciones al volante y por delante del consumo de bebidas alcohólicas.

Si bien la instalación de radares que controlan la velocidad de los automóviles ha sido creciente en todos y cada uno de los países europeos, estas herramientas de control tiene serias restricciones por el hecho de que se limitan a puntos muy específicos. El sistema más eficiente es sin duda aquel que controla a cada vehículo en todos y cada instante y forma parte, además de esto, del “vehículo conectado”, que interacciona con la vía por la que circula.
Tráfico adelanta asimismo la progresiva implantación en las carreteras usuales y en las urbes de límites que se acomoden a lo que las organizaciones internacionales consideran un “sistema seguro”. La denominación trata de ajustar los límites de velocidad a la tolerancia del cuerpo humano en el caso de accidente. Y estos apuntan a que los vehículos no deberían superar los 30 km/h en el caso de los núcleos urbanos y los 70 km/h en las carreteras usuales sin separación entre sus carriles.

Los técnicos de la DGT ya están realizando una normativa que impondrá los 30 km/h en las urbes como restricción genérica, elevando la velocidad solo en las vías singularmente capacitadas por su amplitud. Además, el Gobierno ha reducido ya el límite de velocidad en las carreteras usuales de 100 km/h a90 km/h. La nueva reducción hasta 70 km/h quedaría para más adelante, sin que Tráfico tenga aún planes específicos, mas advirtiendo que estas vías prosiguen concentrando el 75% de los accidentes mortales que se generan en este país.
La UE hace un sacrificio continuado por perseguir el fenómeno del exceso de velocidad asimismo en sus aspectos transfronterizos. Y por este motivo incluyó esta infracción entre las pocas que deben denunciarse por las autoridades de cada Estado y trasladarse al infractor con independencia de su país de vivienda. Solo en España se denunciaron el año pasado a más 170.000 automóviles extranjeros por esta causa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *