La llegada del vehículo autónomo es unas de las innovaciones más habituales en la automoción. No obstante, por el momento, no se ha transformado en el enorme protagonista de nuestras carreteras. Dada esta revolución, la industria automovilística apuesta de lleno por fortalecer su desarrollo, apoyándose en el potencial de las nuevas tecnologías. Mas el turismo autónomo y conectado produce asimismo numerosas incertidumbres a las que la legislación europea procurará poner freno.

Como adelantó ABC, el nuevo Reglamento europeo de Seguridad de los Automóviles
que va a entrar en vigor en 2022 y fija, por poner un ejemplo, la obligatoriedad de las cajas negras, detalla que los fabricantes deben asegurar la «protección contra el empleo no autorizado, incluidos ciberataques». Más en detalle, arguye que «la conectividad y la automatización de los automóviles aumentan la posibilidad de acceso recóndito no autorizado a los datos del vehículo y de modificación ilegal de software por ondas».

Además de esto, el reglamento europeo asevera que «las modificaciones de software pueden mudar significativamente las funciones del vehículo. Se deben establecer reglas y requisitos técnicos armonizados para las modificaciones de software en consonancia con los procesos de homologación». Se remarca asimismo que «estas medidas de seguridad no deben comprometer las obligaciones de los fabricantes de suministrar acceso a información de diagnóstico y datos del vehículo para su reparación y mantenimiento».

Con estas premisas, los turismos que no tengan certificado de ciberseguridad no se van a poder vender en Europa desde 2022. De este modo, tal y como recoge la compañía experta en el análisis de la ciberseguridad de automóviles Eurocybcar, los ciberataques y el potencial riesgo que suponen para la seguridad de los automovilistas no son un inconveniente del futuro, sino más bien del presente.

«Esta amenaza no afecta solo a los turismos autónomos, sino más bien a cualquier vehículo que incorpore un mínimo de tecnología como Bluetooth, sistemas de alarma, airbags, ABS o bien llave con mando a distancia«, ha explicado Eurocybcar. Por este motivo, la Organización de la Naciones Unidas y la UE han lanzado una serie de ideas legislativas destinadas a reglar rigurosamente la ciberseguridad en los automóviles.

«Hasta ahora, los fabricantes de vehículos han destinado millones de euros para prosperar la seguridad de los automóviles, y pese a que incluían poco a poco más tecnología en sus modelos, no habían tenido en cuenta la ciberseguridad. No obstante, ciertos de ellos, anticipándose a los cambios normativos, están sometiendo sus turismos al test Eurocybcar, el primero en el mundo entero que califica la ciberseguridad de un vehículo de forma oficial«, ha reivindicado la compañía de España.

Estas pruebas controlan diferentes elementos del modelo, desde si un ciberdelincuente podría manipular el ABS, los frenos o bien la dirección, hasta el acceso recóndito al turismo. Asimismo examinan las aplicaciones móviles que están libres para ciertos automóviles.

«Cada día se amplía el número de casos de automóviles que desaparecen de la puerta de casa de sus dueños sin dejar indicio y sin señales de fuerza. Todos y cada uno de los casos tienen un denominador común: los sistemas de apertura y arrancado sin llave«, ha asegurado Eurocybcar, que ha insistido en la relevancia de efectuar test de ciberseguridad a los vehículos.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *