La experiencia es un grado y de ella depende una buena parte del éxito de cualquier iniciativa, con lo que en el terreno de los viajes esta máxima no es una salvedad. Al organizar unas vacaciones por primera vez es muy fácil cometer fallos básicos, si bien debemos reconocer que también los viajantes experimentados en alguna ocasión olvidan alguno de estos principios.
A rasgos generales, se resumen en tres: mirar bien ya antes de reservar, poner atención a los detalles y viajar con lo preciso. Ahora te damos 5 pautas de de qué forma hacerlo.

No investigar lo suficiente

Cuando procures piso o bien hotel, no cedas frente a la primera propuesta. Las fotografías de un alojamiento y su descripción pueden semejarnos fabulosas, mas no necesariamente se ajustan a la realidad. Te invitamos a que, antes de formalizar una reserva, leas los comentarios como mínimo en un par de sitios diferentes y procures imágenes publicadas por otros viajantes que se hayan alojado en el establecimiento anteriormente.

Aunque es verdad que pueden haber creencias falsas, es bastante difícil que las halles en todos y cada uno de los portales. Equipara asimismo las calificaciones con estrellas, ofrecen una buena orientación.

Equiparar ya antes de reservar, indispensable en viajes
(Daviles / Getty Images/iStockphoto)

Reservar a última hora

En reiteradas ocasiones hemos alertado de la conveniencia de reservar vuelos y alojamientos con una cierta antelación para asegurar costes más competitivos. Si no es el caso y has aguardado hasta el último minuto, existen algunos trucos que pueden asistirte a hallar viajes sin romper tu presupuesto. En un caso así, habrás de ser, ante todo, flexible.

No leer la letra pequeña

Los viajantes noveles acostumbran a pasar por alto la letra pequeña, algo que puede acarrear alguna sorpresa desapacible. Por esta razón, es muy recomendable comprobar los términos con lupa, tanto si se trata de una reserva de línea aérea como en el caso de una habitación de hotel.
Los contratos podrían incluir limitaciones de equipaje, tarifas auxiliares u otos detalles cuyo incumplimiento podría tener consecuencias negativas caso de que broten incidencias a lo largo del viaje. En todo caso, es esencial tener claro de si se nos notificó en el instante de la contratación de la existencia de ciertas cláusulas.

No adquirir el seguro de viaje

El seguro de viaje, necesario en determinados casos.

El seguro de viaje, preciso en ciertos casos.
(William_Potter / Getty Images/iStockphoto)

La mayor parte de viajantes estima que el seguro de viajes es algo absolutamente superfluo, cuando en ocasiones puede transformarse en un genuino salvavidas. Es el caso de situaciones de emergencia médica, pérdidas de vuelo o robos d equipaje. Cada viajante debe tomar en consideración sus circunstancias personales y, algo muy importante: el destino al que se dirige.

Viajar con exceso de equipaje

“Se trata de un viaje, no de una mudanza”. Esta podría ser una observación a alguien que pretende conllevar con un exceso de equipaje. La experiencia nos afirma que lo más conveniente es poner en la maleta solamente aquellas piezas de vestir polivalentes o bien otros objetos que son exclusivamente necesarios.
Si precisamos algo imperiosamente, siempre y en todo momento podemos decantarse por adquirirlo in situ y, extraordinariamente, volverlo a vender on line aun ya antes de regresar a casa.

Es aconsejable viaja con lo estrictamente necesario

Es recomendable viaja con lo rigurosamente preciso
(IPGGutenbergUKLtd / Getty Images/iStockphoto)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *