Los residentes en las 11 residencias del edificio desalojado en el madrileño distrito de Carabanchel
tras caerse una

cornisa
durmieron ayer de noche y lo volverán hacer previsiblemente múltiples noches más en casas de familiares, han indicado a Europa Press fuentes municipales.
El Samur Social se aproximó el día de ayer al sitio de los hechos mas los vecinos perjudicados no han requerido soluciones habitacionales municipales, en tanto que se han trasladado a casas de familiares. “No aguardamos que sean muchas noches, y todo va a depender de lo determinen los técnicos y bomberos que examinan el estado del edificio”, han señalado exactamente las mismas fuentes.
Los bomberos han revisado el estado de la estructura del edificio perjudicado, en el número 11 de la calle Toboso, y parece que está perjudicada una viga primordial de la primer planta, con lo que decidieron desocupar provisionalmente a todos y cada uno de los vecinos. Ahora están efectuando una revisión más detallada del edificio.

Los jefes de guarda de @BomberosMad y @SAMUR_PC, Roberto González y también Isabel López, nos cuentan las intervenciones tras la caída de una cornisa en calle General Ricardos. #Carabanchel pic.twitter.com/VMHsETJhHF— Urgencias la capital de España (@EmergenciasMad) 13 de mayo de 2019

Los técnicos y Bomberos del Municipio de la capital de España prosiguen retirando los restos de la marquesina y prosiguen reforzando el inmueble “para asegurar unas mínimas condiciones de seguridad estructural del inmueble”. Asimismo se ha hecho el replanteo de los apuntalamientos precisos, y también empezado el apeo de los pilares y vigas primordiales que mantienen la testera en las 4 alturas del edificio, y que se hallan con seriedad dañados como consecuencia de la transmisión de sacrificios de la marquesina, en su deformación por los fuertes impactos sufridos.

Los profesionales municipales avanzarán hasta bien entrada la noche en el apuntalamiento, para asegurar unas mínimas condiciones de seguridad estructural del inmueble, compuesto por once residencias. De esta manera, el día de hoy se rematarán los trabajos pendientes y se dispondrá un andamio de protección de peatones en la acera, para prevenir la caída casual de algún resto desprendido de la testera. Estas labores las procurarán avanzar todo lo que resulta posible “para que el día de hoy sin falta puedan regresar las familias desalojadas”.
El día de ayer por la mañana, al desprenderse la cornisa, de unos 10 metros, cayeron los cascotes sobre la acera a la altura del número 112 de la calle General Ricardos -al edificio perjudicado se entra por la calle Toboso-. No obstante, la marquesina de la primera planta amortiguó la caída de los restos de testera.

Los sanitarios del Samur-Protección Civil debieron atender a 3 personas con heridas craneales menores y a 2 de ellas las trasladaron al Centro de salud Clínico San Carlos y al Gómez Ulla. Además de esto, asistieron a 8 personas, la mayor parte de los locales perjudicados, por crisis de ansiedad. El Samur Social se aproximó al sitio, como la concejal presidente de Carabanchel, Esther Gómez.

Se ha hecho el replanteo de los apuntalamientos precisos, y también empezado el apeo de los pilares y vigas primordiales



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *