El confinamiento decretado por el Gobierno el pasado sábado para frenar el avance del coronavirus ha perjudicado a todos y cada uno de los campos económicos de nuestro país; asimismo al bancario. Desde el comparador financiero HelpMyCash.com, no obstante, aseveran que uno de sus negocios más esenciales aún marcha a pesar de la cuarentena: el de la concesión de hipotecas. Matizan, eso sí, que las entidades han debido alterar sus procesos para amoldarse a la nueva situación y que el potencial hipotecado puede encontrarse con múltiples escollos que pueden retrasar la firma de la operación.La banca prosigue funcionandoSegún han podido saber los expertos en finanzas de HelpMyCash, las entidades que operan en España aún gestionan y aprueban peticiones de hipotecas. Por tanto, todos los que procuren financiación para adquirir una residencia (así sea mientras que dure esta crisis sanitaria o bien más tarde) pueden equiparar diferentes ofertas y solicitar financiación a los bancos que les hayan persuadido.La tramitación, sin embargo, debe hacerse mayoritariamente a distancia. Y es que para respetar al límite el confinamiento, casi todos los bancos solicitan no asistir a las oficinas si no es rigurosamente preciso. De este modo, muchos de los pasos para procesar la petición pueden efectuarse por teléfono o bien por Internet: la solicitud de información, el envío de documentos que acrediten la solvencia del cliente del servicio, etc.Como explican desde el comparador, las entidades tradicionales como Banco Santander, Banco Bilbao Vizcaya Argentaria o bien Bankia se han debido amoldar para poder hacer estos trámites a distancia. A estos hay que sumar los bancos en línea como EVO, Openbank o bien Hipotecas.com, que disponían desde ya antes de diferentes herramientas que les dejan examinar las peticiones telemáticamente.Tasación, apreciaría y registro: posibles cuellos de botellaEl demandante, no obstante, puede encontrarse con múltiples obstáculos ya antes de poder contratar la hipoteca. Primeramente, a raíz de la cuarentena ordenada por el Ejecutivo, hay tasadores que no pueden desplazarse hasta la vivienda para valorarla (algo indispensable a fin de que el banco apruebe la hipoteca), así sea por propia voluntad o bien por el hecho de que se lo impide el propio ocupante del inmueble. Incluso de esta forma, las agencias de tasación pueden superar este escollo trasladando el encargo a otros técnicos que sí puedan efectuar el trabajo, mas que se realice o bien no la tasación va a depender, al final, de que el dueño del piso esté presto a permitir la entrada del técnico a lo largo de estos días.Otro potencial inconveniente es que no se pueda formalizar la hipoteca en una notaría. En nuestros días, conforme el Consejo General del Notariado, solo pueden escriturarse las operaciones que tengan un “carácter urgente”. Esto puede provocar que la cita para la firma se posponga hasta el momento en que la crisis sanitaria se resuelva.La actividad de los registradores, que son los que deben anotar tanto la hipoteca como la nueva titularidad de la residencia, también se ha visto limitada por el coronavirus. Conforme se notifica en el sitio web del Instituto de Registradores de España, los registros prosiguen abiertos, si bien con un horario más corto (de nueve a 14 horas). En el caso de que un registro tuviese que cerrar por la cuarentena, el más próximo se ocuparía de anotar la operación, si bien si no hubiese ninguno, se suspendería el plazo de caducidad de las inscripciones para poder hacerlo más adelante.¿Qué hago si tengo las arras firmadas?Estos 3 aspectos pueden transformarse en un cuello de botella que puede retrasar la formalización tanto de la hipoteca como de la compra y venta. Por tal motivo, en en el caso de que el futuro adquirente ya haya firmado una reserva con el vendedor, desde HelpMyCash.com aconsejan llegar a un acuerdo con este para exender su plazo de validez. Así, se evitará perder el dinero adelantado si no se puede contratar el préstamo hipotecario hasta el momento en que se levante el confinamiento.También es recomendable, a juicio de los especialistas de este comparador, pedir al banco que su oferta final (que contiene las condiciones de la hipoteca) se sostenga actual todo el tiempo que sea posible. Por ley, el carácter vinculante de esa oferta terminante debe perdurar un mínimo de 10 días, mas el cliente del servicio y la entidad pueden convenir un plazo más largo.

Fuente: larazon.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *