La morosidad de las administraciones públicas prosigue siendo uno de los mayores inconvenientes que padecen los autónomos en el momento de cuadrar sus cuentas mensuales. La situación ahoga la liquidez de los emprendedores, que deben hacer en frente de sus obligaciones impositivas a pesar de no haber cobrado las cantidades adeudadas. Pocas son las administraciones públicas que cumplen los plazos y la mayor parte de ellas retrasan los plazos de pago a sus distribuidores por las tensiones derivadas de su Tesorería. Con este panorama, Murcia y Cantabria repiten como las 2 zonas españolas que más tiempo tardan en abonar a sus distribuidores, con periodos medios de 76 y 56 días, conforme demanda en un informe de la asociación de autónomos ATA, relativo por mes de agosto. La media de los periodos de pago de las comunidades autónomas a lo largo del primer semestre de 2019 se fijaban en 35 días y a cierre de agosto de 2019 la media se ha aumentado hasta los 40 días, lo que supone un 14,3% de espera más. Mas los peores datos los ofrecen las administraciones locales, para la que trabajan la mayor parte de los autónomos, que duplica el periodo de pago establecido por ley y abona sus facturas a 78 días. Esta espera se ha aumentado exponencialmente desde el primer semestre del año vigente, cuando la media era de 65 días, hasta un 20%, con un tiempo de espera medio de 11 semanas, por encima de la legalidad establecida. Aparte de Murcia y Cantabria, más zonas infringen de forma sistemática los plazos. Castilla-La Mácula (57 días), Comunidad Valenciana (53), Baleares (48), La Rioja (45) y la capital española (43). En el polo opuesto resaltan por pronto pago Galicia y Canarias (las dos en 19 días). De forma general, las 3 administraciones infringen la ley en lo que se refiere al periodo de pago a distribuidores, aunque es la central la que más se acerca, con 33 días de plazo (10,8 % menos desde junio); seguida por la autonómica, con 40 días (14,3 % más); y la local, con 78 días (20 % más). Son exactamente los municipios los peor pagadores, puesto que la demora supera los un par de meses (78 días). Mas hay ayuntamientos que registran unos datos mucho peores. Es el caso de consistorios como Jaén, que prosigue siendo el que más tarda en abonar de España, al hacerlo en una media de 582 días, superior a los 542 días que registraba en el primer semestre del año. Esto es, que un autónomo que efectúa un trabajo para este municipio va a cobrar, de media, 19 meses tras presentar la factura. Más de un año de media aguardan asimismo los distribuidores en Jerez de la Frontera (414 días), y más de 9 meses los autónomos que han emitido una factura a los municipios de Parla (267) y 8 los de Granada (243 días). Le prosiguen los consistorios de Las Palmas de Gran Canarias (173 días), Badalona (151 días), Vélez-Málaga (137 días de media), El Puerto de Santa María (121 días), S. de Compostela (102 días) y Telde (94 días). En la balanza positiva se ubica Algeciras, que ha reducido del primer semestre de media en 126 días a 39 días y ha descuidado de este modo el listado de los 10 que peor pagan. Mas tampoco se libra la compañía privada. La morosidad entre empresas privadas (B2B), de media, se establece en 73 días, 5 días más de los 68 que mostraban en el primer semestre del año, y 13 días más de los 60 que establece la Ley de Morosidad. Conforme el tamaño de la compañía, los autónomos sin trabajadores y las pequeñas empresas -que tienen hasta nueve trabajadores o bien de nueve a 50 trabajadores- son las que ya antes pagan a sus distribuidores. Conforme va escalando el tamaño de empresa, va empeorando los periodos medios de pago, siendo de nuevo las compañías de más de 1.000 trabajadores, las que más tardan en abonar las facturas pendientes (115 días de media).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *