Los arqueólogos que trabajan en la enorme necrópolis islámica de Tauste ya han localizado, excavado y documentado 450 enterramientos de los miles que se da por sentado que hay en ese camposanto medieval. Los trabajos de excavación que está desarrollando la compañía Paleoymás han confirmado que se trata de una de las necrópolis más grandes y más viejas del val del Ebro y que se halla en un buen estado de conservación.

El presidente aragonés y también historiador Javier Lambán ha calificado de «absolutamente trascendental» el descubrimiento de la «maqbara» (necrópolis musulmana). Lambán, que est sábado visitó el entorno, ha agradecido la tarea del Municipio de Tauste y de la asociación «El Patiaz», como de la Dirección General de Patrimonio del Gobierno araognés.

Si bien durante años precedentes diferentes estudios apuntaban a Tauste como una localidad con un papel principalmente protector, los últimos descubrimientos confirman el hecho de que, desde los primeros años de la ocupación islámica, Tauste pudo acoger una notable población andalusí.

Desde el año 2010, la Asociación El Patiaz empezó una serie de catas que dejaron confirmar la existencia de enterramientos en diferentes patios de residencias del ambiente, como aun en la propia Avenida Prelados José María Conget, que es donde hoy día se efectúan los trabajos. Por el lugar en el que se hallaban y la cantidad de tumbas que aparecían en las catas, se calculó que podría haber múltiples miles y miles de tumbas en una superficie de una cierta extensión.

Cuando el Municipio de Tauste acometió las obras de renovación de la Avenida Conget, desde la Dirección General de Patrimonio Cultural –en una resolución del 31 de julio de este año– se les instó a hacer unos sondeos anteriores y, más tarde, una excavación integral en toda la zona en la que se encontró el núcleo central de la necrópolis.

En tal resolución se establecía la necesidad de, una vez finalizada la actuación arqueológica, se procediese a la catalogación y estudio de los restos aparecidos, de forma especial los antropológicos, de los que va a deber cuando menos, efectuarse una investigación genético y antropológico pormenorizado de cuando menos un 10% de las inhumaciones documentadas.

Los trabajos han puesto de manifiesto que, al lado de las de Cesarugusta y Calatayud, se trata de una de las necrópolis islámicas más esenciales de las excavadas hasta la data en Aragón tanto por el número de enterramientos localizados como por la datación que se ha efectuado de ellos (mediante la prueba del C-14).

Entre las más viejas de la Península
Esta necrópolis islámica es una de las más viejas y mejor preservadas de la Península, con una superficie estimada de 2 hectáreas y hasta 3 niveles de enterramientos, lo que prueba que en Tauste existía una esencial población musulmana solamente concluir la conquista de la Península.

La tipología de las tumbas cumple con las reglas establecidas por el Islam: enterramientos simples, con ausencia de ajuar, y el individuo puesto sobre su costado derecho para de este modo tener la cara orientada cara el sudeste, donde se encuentra La Meca. Además de esto, la distribución interna de la «maqbara» muestra una organización rigurosa, las sepulturas están distribuidas en hiladas parcialmente paralelas y las fosas habían de estar realmente bien marcadas, continuando en un estado admisible de conservación a lo largo de los años de empleo de la necrópolis.

Entre los siglos VIII y X
Hay que indicar, no obstante, que se han encontrado 2 géneros de enterramientos. Un primer conjunto de sepulturas, que podría datarse en el siglo VIII, en temporada emiral, en el que la orientación de las tumbas mira cara la mezquita de Córdoba. Y un segundo conjunto, pertinente a los siglos IX y X, en los que los enterramientos están orientados cara la Meca.

De las intervenciones llevadas a cabo en la ‘maqbara’ de Tauste se infiere que en el solar actual de esta localidad hubo una población andalusí esencial, cuyo recorrido temporal, fijado mediante sendos análisis de Carbono 14, arranca cuando menos de la temporada de la conquista musulmana y concluye en la etapa taifa, cuando se generó la ocupación cristiana.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *