Una conductora circulaba a 216 quilómetros por hora en la AG-31, limitada a 120 km/h, a la altura de la localidad ourensana de A Manchica cuando fue detectada por la Guarda Civil. La prioridad para la Benemérica era conocer las circunstancias de la conductora, en tanto que últimamente en un registro de radar reciente se advirtió un vehículo a 170 km/h cuyo conductor consiguió positivo indiciario en consumo de drogas. Tras las pesquisas oportunas por la parte del Instituto Armado, acabaron por identificar a la mujer, de 32 años, quien accedió a entrevistarse con un equipo experto en el seguimiento de delitos viales. La mujer reconoció frente a los agentes ser responsable de los hechos constatados y manifestó que se dirigía a un taller de la lavado de automóviles en A Manchica, sitio en el que dejó su turismo en uno de los servicios de limpieza, recoge Ep. Frente a la declaración de la mujer, los agentes asistieron hasta el convocado establecimiento ourensano para tomar manifestación al encargado del local, quien confirmó que el convocado vehículo tuvo entrada en su establecimiento en torno en el momento de los hechos.

Por otro lado, a lo largo de la primera entrevista «no se patentizaron en la mujer signos de consumo de alcohol o bien drogas», han indicado exactamente las mismas fuentes, y se descartó «intencionalidad por la parte de la conductora de evitar el control policial», mantiene Ep. Tras esta declaración, la mujer se desplazó de forma voluntaria a dependencias de Atestados del Subsector de Tráfico de Ourense para la confección de diligencias que van a ser remitidas al Juzgado de Celanova ante cuya juez va a deber contestar por un delito contra la seguridad vial al superar en 96 quilómetros por hora el límite de 120 km/h en el tramo de vía. Las penas previstas en el Código Penal para este género de delito fijan en hasta 6 meses de privación de libertad, multas a razón de 3 a 6 meses, hasta 90 días de servicios comunitarios en inhabilitación para conducir de uno a 4 años.

Casos afines
La llegada de la desescalada a la provincia de Ourense ha aumentado el tráfico en las carreteras. Por este motivo, la Guarda Civil ha indicado que ha establecido en la desescalada y en previsión al incremento de circulación, dispositivos de control de las medidas decretadas para la administración de la crisis sanitaria del COVID-19, en las primordiales vías de comunicación y de forma especial en puntos estratégicos cercanos a los límites de provincia.

El pasado fin de semana, por servirnos de un ejemplo, todavía en fase 1, efectivos del Subsector de Tráfico de Ourense advirtieron a la altura del quilómetro 115 de la A-52, ya cercano a A Guiña, a un conductor que circulaba en un vehículo todoterreno a 200 km/h en sentido O bien Porriño, a pesar de estar limitada la vía a 120. El conductor fue identificado en un punto de control establecido en la citada vía, un varón de 52 años con domicilio en la capital de España, cuyo desplazamiento respondía a motivos profesionales «debidamente justificados», han asegurado exactamente las mismas fuentes. El conductor en un caso así ha sido denunciado por un exceso de velocidad contemplado en el Reglamento General de Circulación como una infracción muy grave que acarrea una sanción económica de 600 euros y la reitarada de 6 puntos del permiso de conducción, sentencia Ep.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *