Lo que debes saber antes de hacer una reforma en tu hogar

Sentirnos a gusto en nuestro hogar debe ser una de nuestras prioridades, ya que es el espacio que destinamos para pasar los mejores momentos de nuestra vida, como compartir en familia, descansar y divertirnos.

Hacer reformas en casa, parte de la idea de buscar una mejora que nos permita estar cómodos, plácidos y seguros, pero muchas veces postergamos la idea por situaciones presupuestarias o por el trabajo que implica llevar a cabo obras complejas que alteren parte de nuestra rutina por un periodo de tiempo.

Sin embargo, llevarla a cabo de una manera organizada y tomando todas las previsiones del caso, será la mejor forma de lograr nuestro objetivo y contar con un espacio, tal como lo hayamos soñado. Por eso queremos aclarar algunas dudas que puedas tener a la hora de hacer una reforma o renovación en tu vivienda. 

Reformar la cocina

Es una de las zonas de nuestra casa que más nos puede costar reformar, puesto que se requiere de un presupuesto adecuado, y si lo que queremos es hacer un cambio drástico, debemos desarrollar obras un poco más complejas, pero hay ideas para reformar una cocina sin que esto resulte un dolor de cabeza y sin tener que gastar demasiado dinero. 

Si lo que quieres es darle otro aire a este espacio, hay algunas soluciones económicas con las que conseguirás lo que deseas, como por ejemplo, pintar los armarios, cambiar la encimera o los suelos. 

La creatividad es un elemento que debemos activar para cualquier tipo de renovación en el hogar y más aún si se trata de la cocina, todo se prevé para sacar mayor partido. Otro ejemplo que puede darle un giro total a esta área es cambiar los azulejos o simplemente someterlos a una limpieza profunda para devolverles su brillo original.

Recuerda que recuperar el color de cualquier objeto le puede devolver a la vida de forma inmediata y parecerá como nuevo. Comprar algunos productos nuevos para incorporarlos a la decoración o a la funcionalidad general de la cocina también cooperará de forma positiva para que te sientas en un espacio renovado.

En ese sentido, puedes cambiar el frigorífico, el horno o las estufas, o bien, puedes sustituir el viejo microondas o comprar esa ThermoMix que siempre has querido. Todos esos detalles contarán para sentirnos más cómodos con nuestro entorno. 

Qué pasa si la reforma obedece a reparar áreas deterioradas

Muchas veces decidimos llevar a cabo una reforma para reparar defectos o deterioros en algunas zonas del hogar. Algunos de éstos pueden ser la sustitución completa de la ducha, debido al daño de la grifería o por un atasco; o la decoración y pintura para hogares con humedades.

Lo cierto es que, sea cual sea la razón por la que decidimos hacer una reforma, la misma tiene que llevarse a cabo de la forma correcta. En el caso de tratarse de humedad, que suele ser una de las causas más comunes, debemos tener en cuenta una serie de factores específicos para que la obra y, sobre todo la inversión, no se pierda en corto tiempo.

Para ello es recomendable identificar la raíz del problema, bien si se trata de un fallo en el sistema de tuberías del hogar que haya filtrado agua en las paredes o si es una cuestión generalizada por el clima que produce condensación.

Lo mejor en cualquiera de los casos es rectificar para luego proceder a pintar. En este punto, la creatividad hará el resto en cuanto a la selección de colores y, dependiendo del tipo de problema que se haya solucionado, se deberá escoger pintura bituminosa de buena calidad. 

Qué es necesario para darle otro aspecto al jardín

La terraza o el jardín forman parte de otra de las zonas del hogar que solemos someter a cambios y renovaciones. Mucho de ello se debe a los continuos cambios del clima y al proceso de adaptarnos al mismo para seguir aprovechando las ventajas de un espacio al aire libre. 

Una de las acciones más importantes que debemos emprender es instalar suelos de exterior que se adapten a estos cambios y sean capaces de aportar calidez en tiempos de invierno y frescura durante el verano. Éstos igualmente deben ser resistentes, duraderos y con una buena estética, adaptables a cualquier estilo que desees crear.

Entre los materiales y tipos de suelos para exterior hay una gran variedad, entre los que podemos mencionar las baldosas de madera, hormigón, ladrillo, entre otras. Pero si lo que quieres es crear un espacio más natural, puedes elegir entre la instalación de césped natural o artificial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *