‘Life is Strange: True Colors’: la saga ‘teen’ de videojuegos quiere emocionarte


Si creciste entre los setenta y los ochenta y tu primera experiencia machacando botones fue en un Spectrum o similares, seguramente recuerdes las aventuras conversacionales; esas en las que era el usuario el que tenía que escribir frases como ‘cruzar el puente’ o ‘atacar al dragón’ para que ocurriese algo. En los noventa, el género fue evolucionando hacia lo que conocemos como aventura gráfica, en la que las decisiones que tome el ‘gamer’ pueden determinar, incluso, el final del título de turno. Durante los últimos años han llegado a los estantes muchos exponentes de este tipo; algunos, además, bastante notables y reconocidas, como es el caso de ‘
Detroit Become Human’ o de la saga Life is Strange, de

 corte más adolescente y sobrenatural.

La franquicia acaba de recibir un nuevo episodio: ‘Life is Strange: True Colors‘, que está disponible para ordenador y para todas las consolas de presente y pasada generación (sí, también para Nintendo Switch). Durante el desarrollo de la historia, el jugador controla a Alex Chen, una joven que se ha visto pasar buena parte de la infancia y la adolescencia entre orfanatos y casas de acogida. Después de años complicados, y muchas visitas al psicólogo, su hermano mayor contacta con ella y consigue llevarla a vivir con él en Haven Springs, un idílico pueblo del estado de Colorado; con mucha naturaleza, montañas, río y gente amable. Perfecto en apariencia, vamos. Sin embargo, no sostenemos mucho el mando antes de que la cosa comience a torcerse.

Alex, además, tiene una suerte de superpoder que permite que sienta las emociones de quien tiene cerca: si esa persona está enfadada, se enfada; si tiene miedo, siente miedo. Esas sensaciones, además, determinan su comportamiento. Vamos, que la cosa, al final, tiene más de maldición que de bendición. Pero es desde ahí, desde las emociones, desde donde Deck Nine, el estudio a cargo del título, lo ha creado todo. «Comenzamos con la empatía como el tema principal e intentamos crear un personaje que podría desarrollarse a partir de ahí. Luego, cuando empezamos a trabajar con los actores que interpretan a los personajes en el videojuego, el proceso empezó a cambiar bastante. El hecho de ver como contaban la historia a través de sus gestos y su humor, provocó cambios en el guion. Escribimos el final durante la pandemia y fue un esfuerzo enorme para todos las personas involucradas», explica a ABC Felice Kuan, directora narrativa de Deck Nine y guionista del videojuego.

Como decíamos, la saga Life is Strange siempre ha girado en torno a realidades y problemas que afectan a los adolescentes; durante pasadas ediciones ha tratado temas como el acoso, la depresión o el suicido desde una perspectiva adolescente. Para esta nueva entrega, el estudio quería ofrecer una experiencia algo más madura. «Queríamos incorporar temas relacionados con personas mayores. El tema de encontrar un hogar de forma permanente, superar las dificultades que te han acompañado desde la adolescencia…», apunta Kuan.

Lo importante es lo que sientes

A pesar de que la experiencia sea algo más adulta, la historia sigue teniendo tintes muy juveniles. Además, recupera personajes que han aparecido en pasadas ediciones, como Steph Gingrich. La ‘friki’ de los juegos de mesa, nacida en ‘
Life is Strange: Before the Storm
‘, ha crecido y ha dejado el estado de Oregón para dedicarse a conducir la emisora de música de Haven Springs.

La voz del personaje, como en el pasado, la pone la ‘streamer’ de Twitch y actriz Katy Bentz. En conversación con este diario Bentz destaca la gran variedad de personajes que recoge la propuesta permite que el jugador siempre pueda encontrar alguno con el que empatizar. También habla con mucho cariño del que, en concreto, ella interpreta: «Steph es un personaje importe para muchos aficionados especialmente para gente en la comunidad LGTBI y para mi también. Al jugar a ‘True Colors’ me he sentido incluso más conectada con ella al ver la historia completamente terminada y jugándola desde el inicio hasta el final».

A pesar de que el personaje de Steph es bastante relevante, como comentamos, el protagonismo en ‘True Colors’ recae en Alex Chen, interpretada por Erika Mori. La actriz destaca el hecho de que, a la hora de crear la historia, los guionistas tuviesen en cuenta la forma de ser de los actores. Apunta, además, el interés por la música como una de las cosas que tanto ella como su personaje comparten: «En cuanto metieron el componente de música para Alex tenía una conexión más fuerte con ella y con cómo supera las partes más complicadas de ser una mujer joven en el mundo».

El videojuego está divido en cinco capítulos que se pueden completar en un par de tardes de uso intenso: unas ocho horas aproximadamente. Aunque puede parecer algo corto, es bastante rejugable, ya que en función de las decisiones que tome el usuario la historia cambia. «Solo se puede tener un número fijo de finales y por eso tenemos que decidir cuáles son las grandes decisiones que van a cambiar la evolución de la historia y lo que pasa con los personajes. Pero lo bueno es como el juego emplea las emociones. Tu relación con un personaje se puede sentir de una manera u otra dependiendo de las decisiones que tomes. El componente emocional ofrece muchas opciones». Más allá de esto, la propuesta cuenta con una banda sonora impecable -compuesta por música folk e independiente- y un apartado gráfico notable.


Fuente: ABC.es .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *