Rosa ÁlvarezLeón
Actualizado:29/11/2020 21:39h
Guardar

Mandar nueva por e mail
Tu nombre *
Tu e mail *
Su e mail *

Noticias relacionadas
De esta manera es el «nuevo» hostal de San Marcos que reabrirá en el mes de diciembre tras 3 años de obrasSan Marcos abre nuevamente sus puertas a la urbe y sus visitantes. El Hostal acogerá desde la hora del almuerzo de este jueves a sus primeros clientes del servicio en los últimos 3 años, el tiempo que ha continuado bajo llave a raíz de una reforma integral que ha transformado y renovado la construcción, que ahora dispone de 51 habitaciones, salones y nuevos espacios comunes, y se ubica en la categoría de 5 estrellas Gran Lujo.
Días atrás empezó a marchar el servicio de reservas para aquellos que deseen ser los primeros en conocerlo, en estrenar sus instalaciones. «El Hostal de San Marcos volverá a relucir como lo que es: de los mejores Paradores de la Red y distintivo indudable de la compañía», apuntaba ya en el mes de octubre el presidente de la compañía pública, Óscar López. En ese instante quedaban únicamente pendientes los trabajos finales, los remates en los que cooperó la plantilla, compuesta por 76 trabajadores que se incorporaron a sus puestos. Asimismo se avanzó ahí el aspecto actual de un edificio que se ha actualizado y en el que se han introducido cambios significativos que López defendió asegurando que tras ellos «San Marcos va a ser más que nunca» uno de los lugares de referencia en León, la «joya» hotelera de la capital. Desde el momento en que salieron del Hostal sus últimos clientes del servicio, el 15 de diciembre de 2017, las obras arrancaron siguiendo el proyecto de la arquitecto Mina Bringas, escogido por concurso público. Se trabajó teniendo presente las peculiaridades del edificio, con una parte histórica que se ha respetado y otra más reciente (de los años 70) que se derruyó. Una de las actuaciones más significativas es la construcción de un atrio que actuará como «corazón» del Hostal y que devuelve de alguna forma el patio que se destrozó en la reforma precedente de San Marcos, que conforme la arquitecto fue «muy dura» con la construcción.
Ahora se ha apostado recobrar la «volumetría original» del inmueble y fijar este nuevo espacio como un punto de encuentro coronado por el restaurado techo de Lucio Muñoz, que ya antes decoraba uno de los salones y al que se da un mayor estrellato. El atrio es moderno por el hecho de que fue destruido y «no se puede recobrar lo que no existe», conforme Bringas, mas la construcción conserva en otras zonas su carácter histórico, que ha sido el culpable de ciertas contrariedades que han frenado el avance de las obras en estos 3 años. El descubrimiento de restos imprevisibles, como por poner un ejemplo unos muros del siglo XI, forzaron a hacer cambios en el planteamiento y a proyectar nuevamente la zona de recepción para ponerlos en valor.
El San Marcos que va a abrir tras la reforma exhibe, conforme la arquitecto, «un interior sobrio, con escasos materiales que se han ido usando y amoldando a todas y cada una de las situaciones, tanto en espacios grandes como en espacios pequeños… Y que produce un contraste con la testera monumental», con la que «no compite».

Un museo con 500 obras

Resalta asimismo el empleo de obras de arte en su decoración, uno de los aspectos que más preocupó de esta actuación. El cierre del establecimiento se aprovechó para restaurar ciertas de ellas, como «El Nacimiento de Cristo» de Juan de Juni, la Inmaculada de Antonio de Pereda y Salgado o bien los espéculos del siglo XVIII que encabezaban la escalera primordial, entre otros muchos. Se expondrán unas 500, prácticamente la mitad de las que cobijaba, que han sido escogidas por una comisión de especialistas y que se situarán preferiblemente en zonas comunes que actuarán como «museo» a fin de que estén alcanzables para el disfrute tanto de los clientes del servicio alojados como de los visitantes. Mas San Marcos no solo lucirá sus obras, sino acogerá desde este momento más de 60 que estaban en otros paradores y que se han traído, al tiempo que las no expuestas, conforme Óscar López, van a quedar a predisposición de las autoridades de León.
Sobre estas líneas, el gran espacio central destinado a la cafeteríaSobre estas líneas, el enorme espacio central destinado a la cafeteríaLa obra moderna que se contemplará en el Parador de León se ha escogido en torno a 3 ejes esenciales: el enorme techo de Lucio Muñoz, los artistas vinculados a la Segunda Escuela de Vallecas y a la Escuela de la capital de España y las obras del artista de capacitación leonesa José Candela Zanetti. La lista de grandes artistas contemporáneos se completa con nombres como Julio López Hernández, Carmen Laffón, Rafael Canogar, Antonio Saura, Juan Barjola, Juan Genovés o bien Menchu Gal.
Todas y cada una se van a poder contemplar en apenas unos días, como el nuevo interior del Hostal que el presidente de Paradores anima a visitar por el hecho de que es parte integrante de una red que es «un destino de confianza. Hemos reforzado nuestros protocolos de higiene y limpieza a fin de que nuestros clientes del servicio cuenten con las máximas garantías de seguridad con un trato adaptado y la calidad que caracteriza a Paradores», aseguró últimamente.
Ver los
comentariosTemas

León
Paradores Nacionales

Comentarios

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *