La Asociación Nacional de Abogados de Víctimas de Accidentes, ANAVA-RC ha denunciado el vacío existente en el R. D. 463/2020, de 14 de marzo para los centros sanitarios expertos en rehabilitación y fisioterapia puesto que afecta muy de forma directa a las víctimas de accidentes de tráfico.

Al no estar dictadas indicaciones concretas para este colectivo en el citado Decreto, el Consejo General de Institutos de Fisioterapeutas de España, la Asociación De España de Fisioterapeutas y la Conferencia Nacional de Decanos de Facultades de Fisioterapia, han emitido un comunicado conjunto de recomendaciones dirigidas a sus profesionales en el manejo de la crisis sanitaria.

En tanto el Ministerio de Sanidad no se pronuncie, aconsejan la suspensión cautelar de todos y cada uno de los actos fisioterápicos programados en cualquier campo asistencial, al no tener acceso conveniente a los equipos de protección individual precisos para asegurar, tanto su protección, como la de los pacientes.

Conforme resaltan, en en la mayor parte de las modalidades de tratamiento, no es posible sostener la distancia de seguridad establecida en las recomendaciones a menos de uno con cinco metros del paciente. A esto se le agrega que el 90% se efectúa en centros privados y los tratamientos suponen un contacto directo con el paciente y mantenido en el tiempo. Además de esto, muchos de los pacientes que asisten al fisioterapeuta, por edad y nosologías anteriores, se hallan entre la población de singular peligro y, por ende, protección.

Desde esta asociación estiman que uno de los primordiales perjudicados es el tratamiento médico en sentido laxo, sobre todo rehabilitador, derivado de la aplicación del Acuerdo de Asistencia Sanitaria (CAS) para los lesionados en accidentes de tráfico que precisan la asistencia sanitaria integral, hospitalaria como ambulatoria, prestada a los lesionados por hechos de la circulación hasta su total curación o bien estabilización de secuelas.

ANAVA-RC se ha puesto en contacto con múltiples clínicas en distintos puntos de España, coincidiendo en la inquietud sobre la posibilidad de que UNESPA impugnase la valía del tratamiento domiciliario y, con esto, se generara de forma masiva un rechace de la autorización del tratamiento y, por consiguiente, del pago de la factura por carencia de continuidad y de tratamiento ambulatorio, con el consecuente quebranto no solo para las mermadas arcas de los centros sanitarios, sino más bien asimismo para la indemnización de los lesionados.

Sin embargo, desde la patronal del seguro, a través de la Segregaría de la Comisión Nacional de Vigilancia del Acuerdo, se ha publicado una nota en la plataforma de intercambio de información y documentación con los centros sanitarios, CAS-TIREA (Tecnología de la Información y Redes de las Entidades Empresa de seguros) comunicando que desde el nueve al 28 de marzo (va a haber que comprender con sus prórrogas) “no se va a aplicar el rechace de facturación por carencia de continuidad asistencial que establece el Convenio”. Se prevé, en estos casos, que en el presunto de reinicio del tratamiento, el centro sanitario va a estar obligado a remitir a la Entidad Empresa de seguros obligada al pago (como resulta lógico por el reseñada sistema CAS-TIREA) un informe médico de re-evaluación de lesionado, justificando dicha reanudación.

El comunicado agradece a los Centros Sanitarios que hagan el ahínco que sea preciso para trasladar las pautas de rehabilitación domiciliaria convenientes a todos y cada uno de los lesionados que hayan comenzado tratamiento y que, bajo criterio clínico, no pueda postergarse, como que se sostengan los tratamientos de emergencia y no aplazables de los pacientes por todas y cada una de las vías posibles, “minimizando al límite los desplazamientos y garantizando la debida protección de los profesionales”. Por este motivo, semeja que el tratamiento domiciliario va a poder ser suficiente para justificar la continuidad sintomática y no romper el vínculo causal.

Por otra parte, todavía absolutamente nadie ha comentado del extorno que podría devengarse por una prima satisfecha y no consumida o bien, en su caso, de la posible extensión de las coberturas por exactamente el mismo periodo que dure la alarma, como compensación temporal. Si bien no hay datos de siniestralidad vial, es obvio que en este mes va a reducirse en más de un 90 %. El coronavirus se ha cobrado en España en 5 semanas más vidas que las registradas en accidentes de tráfico en todo 2019.

Por su lado, Alberto Masiá, vocal de la Junta Directiva de ANAVA-RC y especialista en Convenios Sanitarios, demanda “la inexistencia de un protocolo de seguridad para el colectivo de profesionales fisioterapeutas. Por este motivo, desde nuestra asociación lucharemos por las víctimas de accidentes de tráfico y por el personal sanitario encargado de atenderles a fin de que esta situación, totalmente inusual, no finalice perjudicando la salud de unos o bien de otros, ni la calidad asistencial. Nuestro deber es proseguir buscando soluciones a fin de que todas y cada una de las víctimas, que son la parte más enclenque, no pierdan sus lícitos derechos”.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *