Conforme la creencia popular, las zebras se ocultan entre la yerba merced a las rayas. Después, una investigación concluyó que las rayas les sirven para deslumbrar y espantar a moscas y tábanos a fin de que no les piquen y les transmitan enfermedades, y ahora una nueva investigación concluye que las rayas les sirven para supervisar su temperatura anatómico. Los autores del estudio publicado en “Journal of Natural History” arguyen que es la manera singular con la que las zebras sudan para hacer que su temperatura baje y las pequeñas convecciones de aire creadas entre las rayas asisten a la evaporación, al tiempo que la capacidad no registrada anteriormente de las zebras para erigir sus franjas negras es una ayuda auxiliar para la pérdida de calor. Estos 3 elementos son clave para comprender de qué manera el patrón único de las zebras les ayuda a regular y supervisar su temperatura. Para llegar a esta conclusión, los autores del estudio pasaron largas temporadas recogiendo datos de campo de 2 zebras, y comparándolo con una piel de zebra en un tendedero en Kenia. Los datos descubrieron una diferencia de temperatura entre las franjas blancas y negras que aumenta conforme suben las temperaturas. Aunque esta diferencia se estabiliza en las zebras vivas a lo largo de las 7 horas del día, con las franjas negras 12-15°C más calientes que las blancas, las rayas en una piel de zebra sin vida siguen calentándose, tanto como otros 16 °C. Esto señala que hay un mecanismo latente para eliminar el calentamiento en las zebras vivas. Por tanto, es la manera en la que las zebras se sirven de sus rayas como una parte de su sistema de enfriamiento, no solo por su contrastado color, lo que es clave para comprender por qué razón estos animales tienen su patrón único. Como todas y cada una de las especies de la familia de los caballos, las zebras sudan para sostenerse frescas. Una investigación reciente revela que el paso del sudor en caballos desde la piel hasta las puntas de los pelos se ve facilitado por una proteína llamada latherin, que asimismo está presente en las zebras. Esto causa que el sudor sea espumoso, incrementando su área de superficie y reduciendo la tensión de la superficie a fin de que se evapore y evite el sobrecalentamiento del animal. Los estudiosos plantean que las temperaturas diferenciales y la actividad del aire en las franjas blancas y negras establecen movimientos convectivos de aire a pequeña escala dentro y justo por sobre las franjas, lo que desequilibra el aire y el vapor en las puntas de los pelos. A lo largo de la investigación de campo, los autores asimismo observaron, seguramente por vez primera, que las zebras tienen una capacidad inopinada para levantar el pelo en sus franjas negras (como el terciopelo) al tiempo que las blancas continúan llanas. Los autores plantean que la elevación de los pelos negros a lo largo de las horas de más calor, cuando las franjas están a diferentes temperaturas, ayuda con la trasferencia de calor de la piel a la superficie del pelo y, al contrario, cuando las temperaturas bajan los pelos negros levantados asistirían a apresar el aire para reducir la pérdida de calor en ese instante. Estos 3 componentes: movimientos de aire por convección, sudoración con ayuda de espuma y alzamiento del vello, marchan en conjunto como un mecanismo que deja a las zebras absorber el sudor de la piel a fin de que se evapore de forma más eficaz y las asista a enfriarse. Los autores asimismo especulan que el aire inestable asociado con las franjas puede desempeñar un papel secundario en disuadir a las moscas que pican a fin de que no aterricen en ellas. Este comportamiento de insectos se ha observado en estudios últimamente publicados sobre rayas de zebra y podría proporcionar una ventaja auxiliar para las zebras. Hay patentiza de otros estudios recientes que respalda la idea de que el control del calor puede ser clave para explicar por qué razón las zebras tienen sus atractivas pieles. Se ha probado que las rayas de zebra se vuelven de manera notable más pronunciadas en los animales que viven en los tiempos más cálidos, cerca del ecuador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *