“No hemos sentido ningún impacto en nuestra actividad en Catalunya en la última semana. Podría decirse que estamos en una situación de business as frecuente (tal y como si no pasase nada)”. De esta manera de normalizada ha descrito la actividad de su negocio el directivo general de Campofrío, Paolo Soares, a lo largo de un encuentro con cronistas en el marco del congreso del ámbito de la nutrición que la Asociación de Fabricantes y Distribuidores (AECOC) festeja el día de hoy y mañana en Bilbao.
En exactamente la misma línea ha descrito la situación el presidente de esta asociación a lo largo de la inauguración del acontecimiento. “Si la cosa se calma como semeja, el impacto en el consumo va a ser mínimo”, ha comentado Javier Campo.

No hay boicot

La sociedad ha madurado

Campo se ha felicitado por el hecho de que, esta vez “afortunadamente no hay boicot”, por el hecho de que conforme ha dicho “el consumidor ha madurado bastante y se ha dado cuenta que esto no lleva a ningún sitio”.
“Nosotros tenemos una marca La De España y ni tan siquiera en sus ventas se ha apreciada nada en la última semana. Tampoco en el resto de ámbito aceitero”, ha corroborado Gonzalo Guillén, directivo general de la asociación de este mercado ACESUR.
En opinión de Guillén “ Estamos frente a un inconveniente político y sentimental en Catalunya que no debe tener ningún reflejo en el consumo”.

El turismo, más sensible

El auténtico daño de las imágenes que se han visto en el mundo entero, como ya ocurrió con las que se distribuyeron el día del referendo del 1-O bien, está en el las resoluciones de futuro que deben tomar las compañías, apuntó. “Estos capítulos de violencia tiene un efecto limitado. A corto nudo no afecta al consumo. El turismo sí tiene más peligro por el hecho de que es más sensible a estas imágenes. Mas el auténtico peligro está a medio plazo en las resoluciones de inversión”, ha asegurado Javier Campo.

El presidente de AECOC, Javier Campo, en conferencia de prensa a lo largo del congreso que se festeja en Bilbao
(Europa Press)

Panorama

O bien Gobierno estable o bien alterar la ley

El inconveniente, conforme este directivo, no es tanto una sensación de inseguridad ciudadana como el de la falta de seguridad jurídica. “Cuando una multinacional debe tomar una resolución de inversión en un largo plazo trata de eludir lugares donde no tiene seguridad jurídica”, asegura.
En este sentido, el peligro conforme Campo alén de esta situación puntual de Catalunya, lo produce la falta de un Gobierno estable en España. Por este motivo, ha lanzado un mensaje a los partidos. “No podemos perder otros 4 años. Si tras el 10-N los políticos no son capaces de llegar a pactos para formar un gobierno, deberemos proponernos alterar la ley electoral para buscar mecanismo que faciliten la capacitación de mayorías”, afirmó.
Bajo riesgo está el desarrollo de la economía de España que sin reformas urgentes está bajo riesgo de “japonización”. O sea, de entrar en un periodo de estancamiento, envejecimiento de la sociedad y alta deuda pública “muy peligroso”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *