También en la temporada invernal, scooters y motos son ideales para efectuar recorridos urbanos, si bien cada género de vehículo tiene sus particularidades, siempre y en todo momento hay que tomar en consideración una serie de consejos para circular de manera segura. Si bien como especifican desde seguros AMV, se puede destacar ciertas técnicas de conducción en motocicleta por urbe en invierno para hacer en frente de las «trampas» que presenta el asfalto en los meses más fríos.

Motocicleta tipo scooter
La mayor parte de los usuarios de motocicleta se decanta por un scooter para desplazarse por urbe. Tanto es de esta manera, que, actualmente, representan «en torno al 50% por ciento de las ventas de automóviles de 2 ruedas registradas en España», conforme asevera José María Riaño, secretario general de la Asociación Nacional de Empresas del Ámbito de 2 Ruedas (Anesdor).

De cara a los conductores de scooters -sobre todo los noveles y aquellos automovilistas que deciden estacionar su turismo y mudarlo por un vehículo de 2 ruedas-, es conveniente tomar en consideración las «trampas» que oculta el asfalto urbano en invierno. Podemos destacar la pintura de la señalización horizontal -tanto la perceptible como la que ha sido «camuflada» por ser obsoleta-, las tapas de alcantarilla, las rejas de ventilación o bien las máculas de aceite. Por este motivo, es esencial conducir con prudencia -no confundir con manejar el scooter de forma tensa o bien con temor-, extremar la cautela, adelantarse a esas «trampas», ser «dulce» con el acelerador así como suave en el momento de «tirar» de frenos.

Con respecto a esta última cuestión, los usuarios de scooters deben tomar en consideración que las ruedas de este género de automóviles acostumbran a ser de menor tamaño que las de una moto, condición que, aunque los transforma en más diligentes, acrecienta la posibilidad de deslizar y bloquear.

De forma especial, a los mandos de un scooter se debe prestar atención a los charcos, y no solo por el hecho de que al circular sobre ellos pueda generarse el temido aquaplaning, sino más bien por el hecho de que posiblemente oculten un bache que acabe provocando una caída. Para situaciones de esta manera, los modelos dotados de ruedas altas brindan una mayor estabilidad.

Scooters de 3 ruedas
La estabilidad es una de los beneficios más apreciadas por los dueños de scooters de 3 ruedas. Equiparados con los scooters de 2 ruedas, hay quienes aseveran que los de 3 se conducen como un vehículo. Mas se trata de una historia legendaria urbana. Así, al subirse a ellos resulta necesario tener muy presente que su comportamiento activo es afín al de un vehículo de 2 ruedas y que, en consecuencia, lo expuesto en el apartado precedente es del mismo modo válido para los de 3.

Eso sí, como señalábamos al comienzo, brindan una mayor estabilidad al circular por las «trampas», mas asimismo son más aplomados al trazar una curva o bien abordar una glorieta y su capacidad de frenada es mayor. Y no menos importante: las probabilidades de padecer una caída en un scooter de 3 de ruedas, por deslizamiento del tren delantero, son menores en comparación con los de 2.

Circulación en moto
Las motos asimismo son un genial medio de transporte para desplazarse por urbe en invierno. Por norma general, aunque es verdad que se comercializan ciertos modelos con cambio automático, el conductor maneja el vehículo de forma menos relajada que en un scooter al tener que concentrarse en activar el embrague y también introducir la marcha conveniente. En conducción urbana, sobre todo en la temporada invernal,
es esencial reducir de forma «suave».

Si la moto es de corte deportivo, lo más probable es que monte neumáticos con un compuesto más blando y una banda de rodadura con menor dibujo que las cubiertas usuales. En este supuesto, del mismo modo válido para el resto de automóviles, en invierno es muy importante circular con cautela hasta el momento en que los neumáticos, único vínculo con el asfalto, alcancen una temperatura apropiada. Y, como es lógico, preservarlos en buen estado para asegurar una adherencia perfecta tanto en seco como en mojado.

Recomendaciones para circular con motocicleta en invierno
Al lado de si se circula en scooter o bien moto, los profesionales de la escuela CSM, para promover la conducción segura entre el colectivo de los motoristas, recuerdan las próximas recomendaciones para encarar el invierno con mayor seguridad.

-En mojado: las primeras gotas que caen sobre el asfalto lo transforman en una pista de patinaje, sobre todo a la pintura usada en líneas de delimitación o bien pasos de cebra. El neumático pierde poder de agarre y se hace preciso supervisar el acelerador, aparte de exender la frenada para no ejercer demasiada presión en los frenos. Por otro lado, la visibilidad reduce con la lluvia y es recomendable llevar limpia la gorra del casco. Finalmente, no es recomendable inclinar mucho el vehículo, pues precisamos la mayoría de superficie del neumático sobre el suelo para tener más adherencia.

-Contra el viento: a veces podemos toparnos con fuertes rachas de viento que nos desequilibran. Para supervisarlo, es conveniente contrarrestar con el cuerpo la fuerza del viento y extremar la cautela, especialmente si circulamos con sobrecarga, para prevenir los movimientos bruscos.

-A oscuras: lo más recomendable es eludir circular por la noche en motocicleta, mas si las circunstancias fuerzan, hay que cerciorarse de que todas y cada una de las luces marchan adecuadamente, para poder ver y ser vistos, y que los faros están bien limpios. En esta situación, el empleo de un chaleco reflectante es muy aconsejable.

-C
on frío: el frío intenso hace que cambie el comportamiento de la motocicleta, puesto que los neumáticos no cogen la temperatura precisa para un funcionamiento seguro, y elementos como la amortiguación o bien los frenos dismuyen su capacidad de contestación. El cuerpo se muestra más recio y se pierde tacto en las manos, lo que hace preciso acrecentar la concentración y el control sobre el vehículo.

-Equípate: para contrarrestar en la medida de lo posible las contrariedades climatológicas, aparte de una mayor atención y cautela, es recomendable llevar un equipamiento apropiado que nos resguarde de la lluvia y el frío, contribuyendo de esta manera a que nuestros desplazamientos sean más seguros y agradables.

Fuente: ABC.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *