Deben su nombre a los diseños representados, que recuerdan lenguas de fuego difuminadas, y son el resultado del sistema de teñir las bobinas y tejerlas. Con estos tejidos moteados se elaboran todo género de complementos textiles, como cojines y mantelerías, mas asimismo prendas de tendencia y accesorios, como faldas y bolsos. La reina Letizia lució un tote bag confeccionado con esta lona cuando asistió al lado del Rey y sus hijas, Leonor y Sofía, a la Casa Museo de Son Marroig, en Deià, el mes pasado de agosto. Un ademán que, además de esto, era solidario en tanto que las Bolsas FQ se consiguen al efectuar una donación a la Asociación Catalana de la Fibrosis Quística. Hay una larga tradición vinculada a la confección de las birles de llengües –como se afirma en mallorquín– asimismo conocidas como telas de lenguas, mas no muchos son los que las facturan el día de hoy en la isla. Se fabrican usando la técnica del ikat, originario del viejo oriente y traída a Mallorca en el siglo XVI por medio de la senda de la seda. Afirman que los locales aprendieron esta técnica artesanal de los viajantes que paraban para reposar en la isla.

La factoría Teixits Vicens en Mallorca (Sandra Arbat)

Un tejido ligado a los complementos textiles ahora asimismo se luce en accesorios y prendas Teixits Riera, en Lloseta, y Teixits Vicens, en Pollensa, son 2 de los talleres con más historia y los que mejor preservan el saber hacer de una técnica transformada en tendencia merced a la atemporalidad de sus diseños. El último data de 1854 y es el más viejo que está en activo de la isla. Desde sus principios emplean solamente fibras naturales, mezclando un 70% de algodón y un 30% de lino, exactamente la misma fórmula que se aplica en Teixits Riese. La lona se fabrica manualmente y se tiñe en tramos conforme el dibujo deseado. En Teixits Vicens, un total de 3 personas se dedican particularmente a generar nueve.000 metros por año. De este total exportan entre un 20% y un 30% a urbes como N. York, París y Barna.

Loneta estampada con lenguas mallorquinas en Teixits Riera Loneta estampada con lenguas mallorquinas en Teixits Riese (Sandra Arbat)

La producción de los tejedores de la factoría Riese se remonta a fines del siglo XIX en un pequeño taller en el pueblo de Biniamar. Este continuó en activo hasta el momento en que en el año 1940 se trasladaron a Lloseta, localidad vecina en la sierra de Tramontana, donde se sostienen en activo hasta el momento. Con prácticamente 125 años de trabajo a sus espaldas, prosiguen poniendo exactamente la misma dedicación y cariño que el primero de los días, respetando los procedimientos artesanales y la aplicación de los conocimientos que se han trasladado de generación en generación. Para promover y promocionar esta tradición centenaria, el Consell de Mallorca y la Fundación Turisme de Mallorca organizaron el mes pasado de septiembre en el icónico Castillo de Bellver de Palma un conjunto de desfiles que agrupaban jóvenes talentos y marcas made in Mallorca. Teixits Riese y Teixits Vicens tuvieron la ocasión de participar y educar una parte de sus elabores, en un espectáculo organizado por la consejera encargada de Feel Mallorca, Joana Borrás. La originalidad del patronaje como la larga tradición que les acredita corroboran que este tejido, históricamente ligado a los complementos textiles, asimismo puede sentar realmente bien.

El Consell de Mallorca organizó una jornada de desfiles de jóvenes talentos y marcas mallorquinas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *