Boeing ha efectuado 258 entregas de aeroplanos comerciales a lo largo de los primeros 7 meses, un 38% menos que en exactamente el mismo periodo de 2018, cuando formalizó 417, al tiempo que los pedidos netos del fabricante estadounidense continuaron en territorio negativo, con 88 pedidos netos, conforme los registros del constructor. La compañía ha visto reducida de forma trágica el número de entregas de sus aeroplanos desde el pasado marzo, instante en que se desencadenó la mayor crisis de su historia por el veto al 737 MAX, el modelo que más veloz se ha vendido en la historia de Boeing, tras protagonizar 2 graves accidentes en apenas 5 meses. Específicamente, en el tercer mes del año Boeing efectuó un total de 54 entregas, un 40% menos que las 90 unidades entregadas a clientes del servicio exactamente el mismo mes de 2018; en el mes de abril entregó 23 aeronaves (-47%), en el mes de mayo 30 (-55,8%) y en el mes de julio 19 (-51%), situándose en el nivel más bajo desde noviembre de 2008. Boeing espera que el modelo 737 MAX vuelva a volar «a inicios del último trimestre» del año en curso. Boeing cerró el primer semestre de su ejercicio con unas pérdidas netas de 793 millones de dólares americanos (714,8 millones de euros) como consecuencia de la paralización del modelo 737 MAX, tras padecer una caída del 66% en los ingresos de su división de aeroplanos comerciales en el segundo trimestre. Por su lado, Airbus, contrincante europeo del fabricante, efectuó 458 entregas hasta julio, 369 de ellas de aeroplanos de corredor único, al tiempo que en el mes de julio alcanzó las 69 entregas. A 31 de julio, teniendo presente los últimos pedidos, entregas y cancelaciones, su cartera pendiente de entrega asciende a siete.198 aeroplanos comerciales. En 2019 espera efectuar más de 800 entregas de aeroplanos comerciales, conforme notifica Ep. El 737 MAX amontona cuatro.550 pedidos pendientes con unas 64 compañías aéreas de todo el planeta, mas la retirada del espacio aéreo del modelo por la parte de los reguladores aéreos mundiales provocó la suspensión de las entregas. La última se efectuó el 11 de marzo, un día tras el accidente en Etiopía, a Aviation Capital Group. El accidente de Etiopía, que se saldó con 157 fallecidos, se generó menos de 5 meses tras otro en Indonesia, operado por Lion Air, en circunstancias afines y donde murieron 189 personas. Al estimar la relación entre los dos acontencimientos, la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA, por sus iniciales en inglés) y la Agencia Federal de Aviación (FAA), como los reguladores aéreos de veinta países de todo el planeta, vedaron al 737 MAX del espacio aéreo y las compañías aéreas se vieron obligadas a dejar en tierra sus aeronaves. Hay 387 aeroplanos de 36 compañías aéreas perjudicados por esta prohibición. Entre las compañías a las que más ha perjudicado esta medida están las americanas Southwest con 31 aeroplanos 737 MAX, Air Canada, con 24 aeroplanos en su flota; American Airlines, asimismo con 24 y United Airlines, con 14; las asiáticas Air China (16), China Eastern Airlines (14), China Southern Airlines (16) y Flydubay (14) y las europeas Norwegian (18) y TUI (15). Ryanair, que todavía no tiene este aeroplano en su flota, ha encargado 135 unidades Boeing 737 MAX 200, una versión cambiada del MAX ocho, y cuenta con opciones para otras 75 unidades. En España Air Europa, la división aérea de Globalia, encargó a Boeing 20 aeroplanos 737 MAX ocho, cuyas primeras entregas aguardaba el mes pasado de abril.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *