Asociación Empresarial del Comercio Textil, Complementos y Piel, Acotex, ha pedido este jueves al Ministerio de Sanidad que no prohíba las rebajas y que «corrija urgentemente» por el hecho de que ello provocará el cierre de empresas y va a poner bajo riesgo cerca de 200.000 trabajos. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, apuntó el día de ayer que las rebajas en las tiendas físicas no están toleradas por el hecho de que «son un reclamo» y pueden facilitar las aglomeraciones, on-line con lo publicado el pasado sábado en el BOE.

En declaraciones a Efe, el presidente de Acotex, Eduardo Zamácola, ha calificado la medida como «una genuina brutalidad» y ha asegurado que «pone en riesgo más de 17.686 puntos de venta y 198.882 puestos».

Conforme ha señalado, las limitaciones y el control del aforo del 30% impuesto a los establecimientos, como sostener la distancia entre personas de 2 metros de seguridad son las medidas más eficientes para eludir los contagios y «no supervisar los costos de los productos». Desde la patronal estiman que prohibir las rebajas «supondría un grave perjuicio al comercio tradicional frente al comercio virtual», que tiene tolerado hacerlas, y ha pedido «jugar todos con exactamente las mismas reglas de juego y mismas ocasiones para dar salida al stock amontonado en estos meses».

Exactamente, esta mañana la Autoridad Catalana de la Competencia (ACCO) ha difundido un comunicado en el que asevera que la resolución del Gobierno «rompe de manera injustificada la neutralidad competitiva del mercado en el ámbito comercial» y «posiciona muy desfavorablemente el comercio físico frente al canal on-line».

En su oponión es una medida «en especial poco ideal en concepto de eficacia económica», debido al rebosante stock con el que cuentan los establecimientos tras al cierre temporal por la pandemia. Como opción alternativa plantea demandar cita anterior, reducir el aforo de los establecimientos o bien asignar turnos de entrada a los locales como forma de eludir aglomeraciones.

Por otra parte, la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (Anged), de la que forman parte El Corte Inglés, Carrefour o bien Ikea, piensa que el «discute» es «superfluo» por el hecho de que con las medidas establecidas por el Ejecutivo para la reapertura de las tiendas, por el momento menores de 400 metros, no se pueden generar aglomeraciones. «La clave de las aglomeraciones no está en las rebajas o bien promociones sino más bien en las restricciones de aforo (30%) y la distancia de seguridad de dos metros», en tanto que «con estas medidas es imposible en la práctica que se puedan generar aglomeraciones», ha dicho Anged.

«Resulta impensable meditar que en el comercio de no nutrición se marcha a generar la avalancha de clientes del servicio que experimentaron los establecimientos de nutrición, al principio de la pandemia del coronavirus», asegura.

Anged ve más razonable la interpretación del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo de «responsabilizar al mercader de que dichas aglomeraciones no se generen».

Industria remitió el día de ayer a Acotex, conforme señala esta patronal, un escrito en el que se explicaba que «no hay que interpretar lo establecido (por Sanidad en el BOE) en el sentido de que lo que se limita, y por ende se prohíbe, son las rebajas o bien promociones en sí». Este jueves, consultado por Efe, el Ministerio de Industria se ha remitido a lo que establezca Sanidad.

Fuente: ABC.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *