Que los ciberdelincuentes explotan a conciencia el coronavirus en internet no es novedad. Desde el instante en que el virus llegó a España, el número de ataques a usuarios, empresas y también, aun, centros de salud, ha aumentado merced al interés que produce entre la sociedad el Covid-19. «Los cibercriminales emplean la sicología para lanzar los ataques. Procuran aprovechar cualquier acontecimiento que cause interés entre la sociedad para dirigir sus acciones. En estos instantes, todo el planeta está muy pendiente de la situación en la que se halla la crisis del coronavirus, de ahí que no es extraño que los ciberdelincuentes lo estén explotando. Las opciones que les ofrece la pandemia, en el momento de inficionar dispositivos, es extensa. Empleando ingeniería social, por poner un ejemplo, pueden bloquear un centro de salud entero para solicitar entonces un rescate o bien provocar que una compañía caiga en bolsa», explicaba hace algunos días a ABC Eusebio Nieva, directivo de la compañía de ciberseguridad Check Point en España.

En las herramientas que emplean los atacantes para sacarle partido a la pandemia resaltan las ciberestafas. Así sean por medio de redes sociales, correo o bien servicios de correo como WhatsApp. Con la meta de mentalizar a los usuarios sobre los peligros que suponen, tanto para sus datos personales para sus cuentas corrientes, la Oficina de Seguridad del Navegante (OSI), dependiente del Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), ha recogido los diez géneros de estafa más empleandos por los criminales con relación a el coronavirus.

Los «consejos» sobre el coronavirus
A lo largo de las últimas semanas, el número de dominios en la red relacionados con el coronavirus ha aumentado enormente. En estos se ofrece (supuesta) información sobre la enfermedad. Desde consejos para combatirla hasta antídotos caseros. OSI asevera que hay que tener mucho cuidado con esta clase de espacios, puesto que no solo procuran desinformar a la población, ciertos cuentan con hipervínculos maliciosos que pueden inficionar el dispositivo en cuestión con «malware» (virus informático).

«Soy sanitario, ayúdame»
Esta clase de estafa ha sido singularmente recurrente desde el principio del aislamiento al que está sometido el país. Posiblemente, en las últimas un par de semanas, haya recibido vía WhatsApp algún audio en el que una persona a la que no conoce le pide cooperación de algún tipo para asistir a los sanitarios. «En muchos de estos casos nos solicitarán que ingresemos ciertos datos personales o bien aun que efectuemos alguna donación económica. Es una forma de recabar información personal de un elevado número de usuarios de golpe», expresan desde OSI. Además, remarcan que esto no quiere decir que todas y cada una de las ideas solidarias en la red sean un fraude. Mas sí que es esencial ser cautelosos y buscar la procedencia del mensaje. Y es que, el que una persona afirme que es médico en redes sociales no implica necesariamente que lo sea.

Suplantación de empresas y organismos
Otro tradicional que los ciberdelincuentes no vacilan en amoldar a la actual situación. Hace algunos días INCIBE alertaba sobre una campaña en la que los atacantes se hacen pasar por empresas empleando la pandemia como gancho. Los temas que acompañan a estos correos son variadísimos. Lo mismo ocurre con el texto del mensaje, que está redactado de una forma o bien otra con el fin de hacerlo pasar por genuino y ocultar su auténtico objetivo. Lo único que tienen en común es que, supuestamente, ofrecen información sobre el coronavirus. «Estimado usuario. Dada la situación de salud de COVID-19, deseamos informarle que proseguimos en contacto progresivo con el Ministerio de Salud, tomando las medidas que se determinen conforme a sus criterios», se expresa en el cuerpo de uno de los «emails». «Les anexamos una circular donde les notificamos de los protocolos que seguimos frente a la situación actual de coronavirus», se explica en otro. Como recuerda OSI, esta clase de estafa t
ambién puede estar basada en la suplantación de organismos, como la OMS. La meta final que persiguen los atacantes es hurtar datos personales y también inficionar dispositivos con código malicioso.

Asimismo por SMS
Asimismo hay casos en los que las ciberestafas basadas en suplantación se efectúan por medio de servicios de correo, como WhatsApp, o bien SMS. A lo largo de estas semanas OSI asevera que ha habido casos en los que los atacantes se hacían pasar por instituciones como el Ministerio de Trabajo o bien la Comunidad la capital de España y compartían un link donde pedían una serie de datos personales. La disculpa que daban era la colección de datos para gestionar peticiones de baja temporal por haberse inficionado con el coronavirus. «Se debe prestar mucha atención, puesto que su carácter urgente puede confundirnos y hacernos caer en una trampa», explican desde OSI.

Venta de material sanitario
Con la llegada del Covid-19 a España, los costes de las mascarillas empezaron a acrecentar en el país. Y los ciberdelincuentes no han sido extraños a ello. La Oficina de Seguridad del Navegante apunta que «se han identificado múltiples estafas eminentemente relacionadas con la venta online» de este producto. «Por ejemplo, el vendedor asegura contar con de mascarillas singularmente dispuestas para resguardarnos del virus, mas las víctimas, tras efectuar la adquisición, no llegan a percibir lo que han comprado o bien, en su defecto, solo una parte o bien en unas condiciones muy diferentes de las anunciadas», afirman desde OSI.

Coronavirus con forma de «ransomware»
Los virus de tipo «ransomware» raptan dispositivos para, después, pedir un rescate económico a la víctima. Desde OSI resaltan, específicamente, el llamado «Coronavirus». «¿Quién no abriría un fichero de vídeo o bien un documento donde se incluyen instrucciones y alarmas sobre de qué forma resguardarnos contra el COVID-19? Puesto que acá está la trampa, puesto que no debemos confiarnos de todo cuanto recibimos, puesto que los ficheros adjuntos pueden contener malware que concluya por inficionarnos y tomar control de nuestros equipos», apuntan desde OSI.

Los «corona-cheques»
En estos instantes, muchos usuarios reiben por medio de aplicaciones de correo un texto en el que se suplanta al gobierno y se expresa que se da a los ciudadanos una cantidad de dinero para soportar la crisis. No obstante, para percibir esta ayuda, se pide que se haga «click» en un link en el que puede haber un virus informático. «Antes de hacer click sobre cualquier link, una buena recomendación es confirmar si la fuente es fiable, podemos revisarlo a través de sus canales de comunicación oficiales, en las redes sociales o bien en las webs oficiales de los diferentes Ministerios», aconseja la Oficina de Seguridad del Navegante.

Ofertas de empleo
Debido a la actual situación, muchos ciudadanos han sufrido un ERTE o bien, de manera directa, han sido despedidos de sus empresas. En estos instantes circulan por la red ofertas de trabajo fraudulentas en las que se pide personal para fabricar material sanitario. La meta que persiguen los ciberdelincuentes es que los interesados compartan sus datos personales y que, a veces, efectúen un pago de antemano en término de envío del material.

«Ante una oferta de estas peculiaridades, lo mejor es comprobar todos y cada uno de los detalles del anuncio, contrastar la información y si algún detalle nos llama la atención o bien nos resulta extraño, descartar la oferta, singularmente si procede de un usuario ignoto o bien sin haberlo pedido a ningún portal web de ofertas de trabajo», explican desde OSI.

Suplantación del soporte técnico de la compañía
Debido al coronavirus, muchas empresas se han visto obligadas a recurrir al trabajo a distancia. Los cibercriminales, aprovechando la situación, están efectuando llamadas a los usuarios en los que se hacen pasar por el soporte técnico de la compañía. Con dicha disculpa, van a tratar de hurtar información a la víctima o bien, aun, provocar que descargue un programa malicioso en su equipo.

El timo de los servicios gratis
La esplendidez de intituciones y autores ha provocado que la sociedad tenga a su alcance un montón de material de entretenimiento de manera gratuita. No obstante, hay que tener precaución y contrastar que no se trata de un intento de estafa. «Un ejemplo de mensaje que podemos percibir es el siguiente: “Disfruta de todos nuestros servicios de streaming de películas y series de forma absolutamente gratuita”. Los ciberdelincuentes van a buscar que rellenemos ciertos formularios con nuestros datos personales o bien que paguemos una pequeña cantidad bajo cualquier excusa», explican desde OSI. Para no caer en la trampa, se aconseja comprobar la web en cuestión. En el caso de no estar seguro sobre su veracidad, lo mejor es ir a la fuente primordial para salir de dudas.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *