las cuotas subirán entre 96 y 225 euros al año en 2022

Publicado el Por Julio Gracia


Nuevo hachazo para los autónomos, que el próximo año deberán hacer frente a un alza de las bases de cotización y de los tipos que se traducirá en una factura de entre 96 y 225 euros anuales. El colectivo ha criticado duramente la medida, que no ha sido negociada. Nuevo choque entre los autónomos y el Gobierno, ahora a cuenta de las cotizaciones que pagan a la Seguridad Social. En 2022, más de dos millones de trabajadores por cuenta propia que cotizan por las bases máximas y mínimas del sistema verán cómo aumentan sus aportaciones al sistema, según reflejan los Presupuestos presentados ayer en el Congreso.

Estos contienen un aumento de las bases y tipos de cotización sin que haya mediado consulta previa con el colectivo, en el que ayer saltaban las alarmas por una medida que desconocían. «Sin diálogo se subirán las bases de cotización», denunció Lorenzo Amor, presidente de ATA.

Según recogen las cuentas públicas con más gastos de la historia, la base máxima de cotización para los autónomos queda en 4.139,40 euros y la mínima en 960,60 euros. Este crecimiento se traducirá en 60 euros más al año para los autónomos y 76 euros para los societarios. También se producirá el año próximo un cambio en los tipos de cotización, que pasarán del 30,3% actual al 30,6%, lo que supondrá un aumento en la cuota de entre 36 euros y 149 euros anuales para los autónomos persona física y entre 44 y 149 euros para los societarios, según los cálculos de ATA.

Es decir, que si se suman los incrementos, el de las bases y los tipos, el mordisco para el bolsillo de estos trabajadores se situará entre 96 euros y 225 euros anuales, dependiendo de si es para autónomo persona física o societarios, según la organización que dirige Amor.

«Injusticia fiscal»

«Muchos autónomos siguen en el alambre, sin saber si su actividad va a poder aguantar mucho tiempo», explicó Amor, tras recordar que el colectivo lleva años soportando una situación «muy complicada». De igual forma, Eduardo Abad, presidente de UPTA, cargó contra el Ejecutivo: «Es inconcebible, no damos crédito a la desidia con la que se nos está tratando en el ámbito fiscal. No entendemos la negativa reiterada de los ministerios de Economía y de Hacienda a poner freno a una de las mayores injusticias fiscales que sufre el colectivo de trabajadores autónomos». Abad criticó también que las cuentas públicas para el año próximo no incluyan deducciones por manutención, una situación con la que «salen perjudicados». Recordó también que solo ERC ha presentado una proposición no de ley en el Congreso para revertir la medida.

Las cargas se multiplican

El nuevo incremento de los impuestos que se proyecta en las cuentas públicas se produce en un momento muy delicado en el que los autónomos luchan por salir a flote en un contexto adverso por el impacto del Covid y por políticas que han terminado por convertirse en un dardo en plena línea de flotación de millones de negocios.

Levantar la persiana es un esfuerzo titánico para muchas empresas, que luchan por recuperar el nivel de ventas anterior a la pandemia con la espada de Damocles de las menores ventas, el alza la luz y los carburantes y la espiral de los precios. Sin olvidar la dificultad que está teniendo el colectivo para acceder a los 7.000 millones de euros en ayudas directas por las duras condiciones que se fijaron en un principio.

Durante la pandemia este colectivo ha tenido que hacer frente al pago de sus impuestos, pese a bajar por decreto la persiana, y más recientemente encarar el golpe que supuso la subida del salario mínimo hasta 965 euros. Un incremento que se aplica con carácter retroactivo a 1 de septiembre que fue acordado entre el Gobierno y los sindicatos y que es la antesala de un nuevo incremento hasta mil euros en diciembre.

El alza del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) llevó también aparejado un crecimiento de las bases mínimas de cotización de los autónomos de entre tres y doce euros al mes, un aumento que se iba a girar en febrero pasado pero que se pospuso hasta que se subiera el salario mínimo tras un acuerdo entre el ministerio que dirige José Luis Escrivá y las tres organizaciones de autónomos.

El de los autónomos no es el único aumento de la cotización que incluyen las cuentas públicas. Para el próximo ejercicio también contienen un alza de la base máxima de cotización, la que se corresponde con los sueldos más elevados, de más de 49.000 euros. El presupuesto de la Seguridad Social asciende a 181.081 millones de euros, lo que supone un 5% más que este año, que irá destinado a pagar pensiones, bajas médicas laborales y prestaciones por maternidad y paternidad, entre otras.

Un gasto en alza que requiere de ingresos extra y de ahí ese crecimiento de las bases. La factura de las prestaciones se hace frente con las cotizaciones que aportan empresarios y trabajadores y estos ingresos crecerán un 9% el ejercicio que viene, hasta los 136.345 millones de euros. Las cotizaciones, por tanto, financiarán el 75% del Presupuesto total y el 25% restante correrá a cargo de los impuestos.

«Muchos autónomos siguen en el alambre, sin saber si su actividad va a poder aguantar mucho tiempo», denuncia ATA


Fuente: ABC.es .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *