Entre el mar y la montaña y a riberas del río Nalón, un paisaje pastoril, un palaciego balneario construido a fines del XVII y un manantial lugar desde donde afloran aguas termales a una temperatura de 40 grados. Charlamos del Hotel Las Caldas, de la Villa Termal Las Caldas, para ser más precisos. El viejo balneario reconstruido es un destino exclusivo y agradable donde el lujo se respira por el mero placer del disfrute. El complejo es el resultado de la restauración integral del Balneario de Las Caldas, que abrió sus puertas por vez primera allí por 1776 para ofrecer sus servicios termales. Desde 2003, ha ido ampliando servicios y mejorando hasta poder alardear el día de hoy de ofrecer al viajante un término del bienestar único puesto que integra en un mismo sitio salud, deporte, gastronomía y bienestar. Todo ello, conjuntado con un impresionante ambiente natural que da un destino perfecto. A tan solo 8 quilómetros de Oviedo, rodeado de montañas y naturaleza, el viajante se halla con un balneario histórico reconvertido con modernas instalaciones, una mezcla idónea para gozar de las técnicas y tratamientos anatómicos y de su agua mineromedicinal que aflora del manantial de la original Casa de Baños, donde nació el hotel, la zona cero de la hidroterapia. Cuenta con 3 áreas palaciegas diferenciadas: el Manantial, con sus piscinas de contraste y relajación, sus jacuzzis y sus circuitos; la Sala de Columnas, un espacio arqueado completamente exclusivo, y la zona “Beauty y Wellness”, con sus 25 cabinas para percibir todos y cada uno de los tratamientos que uno pueda imaginar. Merced al equipo médico y de dietistas, se puede gozar de todo género de programas adaptados para hacer una vida saludable: adelgazamiento, detox o bien alimentación equilibrada con productos recogidos en el propio huerto del complejo, situado entre los increíbles jardines con vistas a los verdes prados asturianos. El Gran Hotel Las Caldas ofrece todos y cada uno de los servicios de un 5 estrellas con el valor añadido de su aire aristocrático. A la vera de sus 2 siglos de historia y unido por su increíble pasarela de hierro forjado de 1899 se halla el Entorno, un moderno 4 estrellas con 77 habitaciones -2 menos que el Gran Hotel- desde cuyas habitaciones con terraza se puede gozar de unas vistas impresionantes: verdes prados, la sierra del Aramo y los preciosos caminos que rodean Las Caldas. Sus magníficas y deliciosas instalaciones transforman a Las Caldas Villatermal en un resort mas sin actitud de resort. Su completo Wellness Clinic pone a predisposición del visitante todo su despliegue de profesionales en medicina, salud, nutrición y deporte, que se puede practicar en el hotel pero sobre todo, al aire libre. Su proximidad al río Nalón lo convierte en un destino privilegiado para quienes quieren descender el río en canoa o disfrutar de agradables paseos a pie o a caballo en torno a él. También se puede practicar el golf, el senderismo, el running o el ciclismo, otro de los atractivos que ofrece un entorno único donde por supuesto también se puede hacer turismo. La iglesia románica de Las Caldas que tiene acceso directo desde el jardín histórico del hotel, es una visita obligada, como el castillo de San Juan Priorio y, por supuesto, Oviedo, a escasos minutos de la Villa Termal. Pero si el huésped prefiere disfrutar de las instalaciones tiene a su predisposición también el moderno Aquaxana donde tiene el privilegio de desconectar inmerso en las diferentes zonas de hidroterapia o bien simplemente gozar de un espacio de agua, luz y sonido en la piscina de La Bóveda, inspirada en las de la vieja Roma. Rodeando el espacio, miradores, jardines y terrazas lugar desde donde contemplar prados verdes infinitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *