A medida que se expande el coronavirus, las primordiales potencias van aprobando diferentes bultos de estímulos, haciendo cierto aquello de que en las crisis «todos» somos keynesianos. Con el epicentro aún instalado en Europa (singularmente, Italia y España) y con poco a poco más fuerza en U.S.A. o bien América Latina, las primordiales economías al lado de los sacrosantos bancos centrales cargan sus «bazucas» para hacer el aterrizaje más suave y adelantar una rápida restauración a una recesión, que se palpa ya con la yema de los dedos:

España: a la espera de la «letra pequeña»
España dio luz verde hace una semana a su bulto de estímulos por un montante de 200.000 millones de euros, el 20% del Producto Interior Bruto de España, la mayor parte provenientes del ámbito público (117.000 millones) para respaldar a empresas, autónomos y trabajadores contra el impacto del coronavirus. Aparte de dar luz verde a una línea de acredites de 100.000 millones (hasta 200.000 millones si incluimos al ámbito privado). Una semana después aún queda por concretar una parte esencial de la «letra pequeña»: Por poner un ejemplo, las condiciones de los acredites del ICO por un montante de 100.000 millones de euros o bien de qué manera compensará el Gobierno a los progenitores que pierdan horas de trabajo por el cuidado de sus hijos.

Asimismo, conforme notificó el día de ayer ABC, el Gobierno estudia de qué manera mitigar el impacto de la crisis provocada por el coronavirus en las personas que viven del alquiler o bien de qué manera dar mayor seguridad a colectivos frágiles como las empleadas domésticas. Todo ello, mientras que se amontonan las solicitudes de ayuda o bien los ruegos: el último, desde la asociación mayoritaria de autónomos ATA, que les exoneren de abonar la cotización de marzo. Vamos a ver. Es el turno de los «martes sociales», de susto o bien trato.

[Todos los detalles del Plan de Estímulos de Sánchez, aquí]

Italia: 25.000 millones para Empleo y Sanidad
El país europeo más perjudicado por el coronavirus, ya va mirando al futura y termina de aprobar un primer bulto de 25.000 millones de euros para asistir a empresas y familias. Entre las resoluciones más señaladas los tres.500 millones que van a ir de forma directa a robustecer el sistema sanitario y el de Protección Civil. Además de esto, otros 10.000 millones van a ir para aguantar la utilización y, singularmente, al pago de los subsidios de desempleo, de este modo para una especie de 600 euros de ayudas este mes para los autónomos. El bulto italiano asimismo incluye medidas afines al de España como la congelación en el pago de la cuota de la hipoteca, para los perjudicados por esta crisis o bien la suspensión de impuestos y cuotas para las compañías. Asimismo se va a facilitar el acceso al crédito y se va a ayudar singularmente a campos como el turístico. Ahora, esto es solo el Conte I.

Francia: ninguna empresa quebrada
El país vecino movilizará hasta 300.000 millones de euros en su «guerra» contra el coronavirus, para salvar de la quiebra a miles y miles de empresas. Concretamente, el Estado galo aceptará el pago de los créditos contraídos y va a suspender tanto el abono de las cotizaciones sociales como el pago de impuestos. Asimismo está contemplado que suspenda el pago de servicios como el agua, la luz o bien el gas, si bien el alcance de esto último aún no se ha acotado (a toda la población o bien solo a las compañías, por poner un ejemplo).

El «momento Draghi» de Lagarde: 750.000 millones para adquirir activos
Lagarde se disfrazó de Mario Draghi y con nocturnidad (y no poca alevosía) aprobó un programa de compras de 750.000 millones (el siete con tres% del Producto Interior Bruto de la Eurozona) de euros de activos públicos y privados. Este plan va a estar actual a lo largo de todo este año, que va a ser duro para la Eurozona.

Al «Lagarde II» se le suma un primer bulto de estímulos consistente en nuevas inyecciones de liquidez para los campos más perjudicados con condiciones más relajadas y un primer incremento de las compras, que agregaba a los 20.000 millones inciales otros 120.000 millones suplementarios a lo largo de 2020.

Estados Unidos: Tío Sam saca la artillería pesada
El «rescate» estadounidense no defrauda y va a ser espectacular: la Reserva Federal anunció el día de ayer la adquisición ilimitada de bonos, de forma que da un paso más con respecto a la rebaja de tipos para ubicarlos entre el 0% y el 0,25% y rompe con el límite impuesto apenas unos días ya antes, cuando anunció «solo» inyectaría 700.000 millones de dólares americanos. No es lo único: Asimismo va a crear una línea de crédito asequible para las pequeñas y medianas empresas, como la adquisición de valores apoyados por el mercado hipotecario. Música a los oídos de Trump.

Exactamente, el presidente de U.S.A., asimismo ha salido en rescate de la economía estadounidense, tras pasar del chiste de bar a epidemiólogo jefe. El Tesoro estadounidenses al lado de la Reserva Federal anunciaron la semana pasada una inyección de liquidez de unos 455.000 millones de euros (500.000 millones de dólares americanos). Por su lado, el Tesoro de U.S.A. ha creado una línea de crédito de unos nueve.100 millones de euros (10.000 millones de dólares americanos) como respaldo a los mercados de deuda corporativa en un corto plazo.

Alemania: las mayores ayudas desde 1945
Alemania se ha puesto las pilas y, al lado de las medidas de aislamiento aprobadas, el Ejecutivo de Angela Merkel- ahora en cuarentena precautoria, ha dado luz verde a un conjunto de medidas que superará los 800.000 millones de euros y que supone romper con el techo de endeudamiento germano ubicado en un máximo del 0,35% del Producto Interior Bruto. El plan incluya una pluralidad de herramientas para atajar esta crisis como nacionalizaciones parciales a garantías para créditos, destinando 100.000 millones para recapitalizar empresas, por poner un ejemplo. Asimismo se ha dado luz verde a una especie de fondo de rescate para autónomos y pequeñas y medianas empresas de menos de diez empleados por un montante de 50.000 millones de euros.

Todo esto prosigue al anuncio la semana pasada de la movilización de hasta 500.000 millones de euros en forma de garantías a través del Banco Alemán de Desarrollo (KfW) para las compañías. En un inicio se liberarán solo 20.000 millones. Asimismo por ley se va a facilitar el acceso a subvenciones públicas para respaldar a quienes padezcan recortes en su sueldo y jornada de trabajo. Paralelamente, este primer bulto, ya disponía la ampliación de los plazos fiscales para facilitar el aplazamiento en el pago de impuestos o bien las devoluciones a los impositores.

Reino Unido: 363.000 millones en garantías
El Banco de Inglaterra volvió a salir al rescato del siempre y en todo momento discutido Boris Johnson, un tory que no haría las exquisiteces de la muy ortodoxa Margaret Thatcher. Concretamente, no solamente la corporación rebajó tipos hasta el 0,1% sino amplió su programa de compras de deuda hasta los 700.000 millones de euros (645.000 millones de libras).

Lo que se une bulto de estímulos, aprobado la semana pasada por el gobierno británico, por un montante de 34.300 millones de euros le ha seguido un anuncio mayor: 330.000 millones de libras (unos 363.000 millones de euros), el 15% del Producto Interior Bruto británico, en garantías destinadas a respaldar a las compañías. Asimismo se ha aprobado una línea de ayudas de más de cinco millones de libras (cinco,5 millones de euros) para pequeñas y medianas empresas que ganen hasta uno con dos millones de libras. Aparte de suspender el pago de impuestos de determinados campos como el turístico, el retail o bien el de ocio, para los negocios que tengan un valor menor a 51.000 libras y se les dan garantías auxiliares, entre otras muchas medidas. Todo ello, se unen a las promesas efectuadas en la presentación de los últimos Presupuestos, con el anuncio de que el ejecutivo británico aceptaría los costos salariales de aquellos trabajadores que decidan quedarse en casa, por poner un ejemplo.

Japón: fuertes estímulos para pequeñas y medianas empresas
La economía nipone está al filo de la recesión y el Banco de el país nipón fue de los primeros en jurar inyecciones de liquidez y adquiere de activos, si bien aún no se ha concretado. Entre este miércoles y jueves está previsto que se reunan sus líderes. Paralelamente, el gobierno nipón ya va por su segundo bulto de estímulos. Este último de hasta tres.588 millones de euros (unos cuatro.100 millones de dólares americanos)
en gasto, dirigido eminentemente a las medianas y pequeñas empresas. Para su financiación, el ejecutivo de Shinzo Abe deberá vaciar el resto d su reserva para el año fiscal (270.000 millones de yenes).

Fuente: ABC.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *