Las abejas son capaces de relacionar símbolos y números



Se sabe que las abejas pueden comprender el cero y hacer cálculos básicos, mas ahora un nuevo estudio ha probado que sus enanos cerebros asimismo pueden ser capaces de conectar símbolos con números. Este descubrimiento lanza nueva luz sobre de qué forma pueden haber evolucionado las habilidades numéricas a lo largo de milenios e inclusive abre nuevas posibilidades para la comunicación entre los humanos y otras especies. Los estudiosos de la RMIT University, en la ciudad de Melbourne (Australia), han entrenado a abejas para hacer coincidir un personaje con una cantidad concreta, revelando que son capaces de aprender que un símbolo representa una cantidad numérica, notifica Ep. El descubrimiento, publicado en ‘Proceedings of the Royal Society B ‘, efectuado por exactamente el mismo equipo australiano-francés que descubrió que las abejas tienen el término de cero y pueden hacer aritmética simple , asimismo apunta a nuevos enfoques para la computación bio-inspirada que puede contestar el enfoque enormemente eficaz del procesamiento del cerebro. El maestro asociado Adrian Dyer explica que, si se estimaba que los humanos eran la única especie que había desarrollado sistemas para representar números, como los números arábicos que utilizamos día a día, la investigación muestra que el término puede ser captado por cerebros considerablemente más pequeños que el nuestro. «Lo damos por hecho en el momento en que aprendemos nuestros números siendo pequeños, mas ser capaz de reconocer lo que ‘4’ representa realmente requiere un nivel complejo de capacidad cognitiva», agrega Dyer. «Los estudios han probado que los primates y las aves asimismo pueden aprender a vincular símbolos con números, mas esta es la primera vez que vemos esto en insectos. Los humanos tienen más de 86.000 millones de neuronas en nuestros cerebros, las abejas tienen menos de un millón y estamos separados durante más de 600 millones de años de evolución -explica el estudioso–. Mas si las abejas tienen la capacidad de aprender algo tan complejo como un lenguaje simbólico creado por el hombre, esto abre nuevos y apasionantes caminos para la comunicación futura entre las especies«. Los estudios han probado que múltiples animales han podido aprender que los símbolos pueden representar números, como las palomas, los papagayos, los chimpancés y los monos. Y, en verdad, ciertas de sus proezas han sido impresionantes: a los chimpancés se les enseñaban números árabes y podían ordenarlos apropiadamente, mientras que que un papagayo gris africano llamado Alex pudo aprender los nombres de los números y podría sumar las cantidades. Ahora, el nuevo estudio muestra por vez primera que esta capacidad cognitiva compleja no está limitada a los vertebrados. El estudio ha sido dirigido por la doctora Scarlett Howard, exinvestigadora de doctorado en Bio Inspired Digital Sensing-Lab (BIDS-Lab), de la RMIT University y hoy en día miembro del Centro de Investigación sobre Cognición Animal de la Universidad Toulouse III – Paul Sabatier, en Francia. Las abejas fueron entrenadas en un laberinto en forma de Y para hacer coincidir apropiadamente un personaje con una serie de elementos. Entonces se evaluó si podían aplicar sus nuevos conocimientos para relacionar el personaje con múltiples elementos de exactamente la misma cantidad (de exactamente la misma manera que ‘2’ puede representar 2 bananas, 2 árboles o bien 2 sombreros). Un segundo conjunto fue entrenado en el enfoque opuesto, haciendo coincidir múltiples elementos con un personaje. Aunque los dos pudieron captar su adiestramiento concreto, los diferentes conjuntos no pudieron revertir la asociación y descubrir qué hacer cuando se probaron con el opuesto (carácter a número o bien número a carácter). «Esto sugiere que el procesamiento numérico y la entendimiento de los símbolos ocurren en diferentes zonas en los cerebros de abejas, de forma afín a como ocurre el procesamiento separado en el cerebro humano -explica Howard–. Nuestros resultados muestran que las abejas no están al mismo nivel que los animales que han podido aprender los símbolos como números y efectuar labores complejas. No obstante, estima que «los resultados tienen implicaciones para lo que sabemos sobre el aprendizaje, la inversión de labores y de qué forma el cerebro crea conexiones y asociaciones entre conceptos. Descubrir de qué forma las habilidades numéricas complejas pueden ser comprendidas por los cerebros en miniatura nos va a ayudar a entender de qué forma evolucionó el pensamiento matemático y cultural en los humanos, y probablemente en otros animales». El estudio de cerebros de insectos ofrece posibilidades interesantes para el diseño futuro de sistemas de computación enormemente eficientes, avanza Dyer. «Cuando procuramos soluciones a inconvenientes complejos, de manera frecuente nos hallamos con que la naturaleza ya ha hecho el trabajo de forma considerablemente más muy elegante y eficaz. Entender de qué forma los pequeños cerebros de abejas manejan la información abre caminos a soluciones bioinspiradas que emplean una fracción del poder de los sistemas de procesamiento usuales», concluye.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *