Toda prevención es buena, y más si charlamos de nuestro vehículo. Un buen mantenimiento es preciso para circular de manera segura, mas la mayor parte de la gente tiende a aguardar a que algo deje de marchar. Saber en qué momento es el instante para repasar mi vehículo puede ahorrarnos el peligro de averías y asimismo de accidentes.
Muchos son los factores que influyen en el desempeño de nuestro vehículo. La forma en que conducimos, el empleo que hacemos del vehículo y la calidad de los repuestos tienen un enorme efecto sobre el vehículo. Si bien hay cosas que no se pueden mudar, el adecuado mantenimiento puede exender su utilidad.

Un buen mantenimiento es preciso para circular de manera segura, mas la mayor parte de la gente tiende a aguardar a que algo deje de marchar
(SARINYAPINNGAM / Getty)

Una de las claves para asegurar el futuro de nuestro vehículo es su usual revisión. En especial en temporadas como el otoño, donde el vehículo ha estado expuesto a lo largo de meses al calor y a las elevadas temperaturas del verano, dejando huella en su funcionamiento. Estos son ciertos componentes que precisan de un control determinado para progresar tu seguridad y las del resto de usuarios en la carretera.

Neumáticos

Las ruedas son el único elemento que está en contacto directo con el suelo. Un factor que sumado a las elevadas temperaturas de la época de verano provocan más desgaste en los neumáticos y esto reduce el control del conductor y aumenta la posibilidad de padecer un accidente.
Al llegar el otoño, el asfalto se enfría y se humecta y es en esta situación cuando salen a la luz todos y cada uno de los defectos de los neumáticos que no se hallan en buen estado. De ahí que, es conveniente que al llegar esta temporada del año, hagas una revisión a tus neumáticos y te asegures que la altura del dibujo está en por sobre los uno con seis mm. Sin embargo, los especialistas aconsejan no bajar de los dos mm.

El buen estado de este componente determina la adherencia y la capacidad de frenada del vehículo, y por consecuencia tu seguridad. Asimismo hay que tener un atento control de la presión, revisándola una vez por mes y de la edad de las cubiertas. Es esencial asimismo supervisar el estado de la rueda de repuesto.

Comprueba la presión de los neumáticos una vez al mes

Verifica la presión de los neumáticos una vez por mes
(PORNCHAI SODA / Getty)

Aire acondicionado

Te vas a estar preguntando qué necesidad hay de repasar este componente si ahora llega el frío. Puesto que mucha, y te vamos a explicar el motivo. El aire acondicionado no solo sirve para enfriar el habitáculo sino asimismo es aire seco, lo que deja absorber la humedad y el vaho del parabrisas, algo muy preciso en invierno cuando es muy usual que se empañen los cristales y reduzca nuestra visibilidad.
Además de esto, en verano el empleo de este componente se dispara, con lo que si estamos atentos a la señales y vemos que no marcha con total normalidad, lo mejor va a ser aproximarnos a nuestro taller de confianza.

Limpiaparabrisas

Cuando conducimos, un 90% de la información que recibimos nos llega por medio de la visión, de ahí que es de vital relevancia asegurarnos de que tenemos los cristales absolutamente limpios. Más en otoño, temporada en la que comienzan a frecuentar las lluvias y los días se hacen más cortos.
Una de las cosas esenciales para tener buena visibilidad es llevar las escobillas de los limpiaparabrisas en perfectas condiciones, como asegurarnos de que estos elementos marchan perfectamente (sin olvidar tener siempre y en todo momento lleno el depósito del líquido pertinente). Su baja utilización en verano puede estropear su estado, con lo que haz una veloz comprobación ya antes de hallarte conduciendo en la mitad de una tormenta.

El buen funcionamiento del limpiaparabrisas es crucial

El buen funcionamiento del limpiaparabrisas es vital
(Mibseo / Getty)

Se trata de un factor esencial en la seguridad del vehículo en tanto que su buen estado garantizará la visibilidad del conductor y asimismo de las cámaras de los sistemas de seguridad ADAS, que acostumbran a estar situadas en en la parte superior central del parabrisas, a la altura del espéculo retrovisor interior.

Lo más conveniente es reemplazar las escobillas una vez por año, si bien depende del empleo que se haga de ellas o bien las condiciones con las que te halles, pueden presentar ciertos signos que nos señalen que es hora de mudarlas, por servirnos de un ejemplo si dejan indicios de suciedad o bien suenan más de lo normal.
Un parabrisas roto o bien sucio entorpece la visión de los dos y aumenta drásticamente el peligro de padecer un accidente. Por esta razón la mayor parte de las multas relacionadas con las lunas están relacionadas con la visibilidad.

Luces

Las luces son un indicador fundamental en tanto que no solamente nos alumbran el camino sino informan a el resto de que estamos allá y de lo que haremos. Por esto, se aconseja revisar todos y cada uno de los componentes de iluminación del vehículo cuando menos una vez por mes.
En otoño hay que poner singular atención a la iluminación del vehículo en tanto que los días van acortándose y la visibilidad reduciéndose. De ahí que, es esencial que examines los faros, las luces traseras, las de estacionamiento, las de freno y los intermitentes.

Cuando el motor se queda sin aceite el motor acaba gripándose

Cuando el motor se queda sin aceite el motor termina gripándose
(South_agency / Getty Images)

Líquidos

En verano, si el vehículo padece una larga exposición a un calor extremo, el nivel de líquidos del vehículo puede verse con seriedad perjudicado. De ahí que, es esencial que hagas una revisión, y rellenes si es preciso, el nivel de aceite del motor, líquido refrigerante, líquido de frenos y del líquido del limpiaparabrisas.

Batería

Te habrás fijado que en temporadas de frío al vehículo le cuesta más encenderse. La bajada de temperaturas tiene un efecto directo en el desempeño de las baterías gastadas. Para eludir inconvenientes y incidentes, examina su estado y cámbiala a los primeros síntomas de desgaste. Si la batería tiene más de 4 años y el motor de tu vehículo cada vez tarda más en arrancar, probablemente necesite ser sustituida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *