La transformación digital es una de grandes asignaturas pendientes a acometer desde el nuevo ejecutivo. Si a lo largo del Gobierno de Mariano Rajoy quedaba reflejada en el apellido de «Agenda Digital» en el Ministerio de Energía y Turismo, a lo largo del precedente gobierno en funciones se repartió entre 3 Ministerios: Industria, Economía y también Innovación.

El nombramiento de una vicepresidencia de Economía y Transformación Digital en la figura de Nadia Calviño, y las segregarías de Estado de Digitalización y también Inteligencia Artificial y Telecomunicaciones y también Infraestructuras Digitales al cargo de Carme Artigas y Roberto Sánchez respectivamente, sienta las bases para una apuesta decidida por esta materia como estratégica para el desarrollo económico y social del país, y plantea una situación de ilusión y esperanza para el ámbito.

El avance en tecnología es furioso, y los países que no se suban a este tren corren el peligro de quedarse atrás. No se trata solo de fortalecer la innovación y la digitalización de nuestro tejido administrativo y empresarial, sino más bien asimismo de impulsar nuestro progreso como sociedad de la mano de la tecnología.

España se ubica en el puesto número 10 en integración de la tecnología digital conforme el Índice de la Economía y la Sociedad Digital (DESI), que realiza la Comisión Europea 1 de año en año. En consecuencia, aún queda mucho camino para proseguir en la ruta de la digitalización y son diferentes los campos en los que se pueden tomar medidas para impulsar la transformación digital de este país.

La creación de las nuevas Segregarías de Estado es un paso esencial. Ahora es imprescindible ver que verdaderamente se marchan a arrancar planes vitales para impulsar la transformación digital como base del cambio del modelo de desarrollo económico y social de este país, y que no se queden en puros instrumentos productos cosméticos con definiciones y nombres que producen esperanzas esenciales, mas sin capacidad de empuje y ejecución de los planes tan precisos y críticos en este contexto.

Quizás el reto más esencial esté en la educación. Los trabajos del futuro, muchos aún ni tan siquiera existen, requerirán una capacitación que los jóvenes ahora no reciben. La teoría va a ser precisa, mas asimismo los conocimientos en software y hardware que ciertos estudiantes adquieren a través de cursos de programación y robótica. Además de esto, el promuevo de programas de capacitación dual va a ser vital para desarrollar la parte práctica y que se amolden a las nuevas activas de trabajo colaborativo que prevalecerán entre humanos y máquinas.

Sin una apuesta clara y de acuerdo en materia educativa, va a ser complicado abordar este cambio de modelo. Es preciso abordar cambios como incluir programación y argumento computacional en educación primaria y secundaria, o bien implantar medidas para fortalecer la educación STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) y de esta forma acomodar la oferta de aspirantes formados a la demanda de talento concreto en las compañías.

Mas la formación digital no solo debe ir ligada a los más jóvenes, sino más bien asimismo a los adultos. La llegada de la Inteligencia Artificial, el machine learning o bien el Big Data al mercadolaboral requieren conocimientos concretos que numerosos trabajadores no tienen. Por este motivo es esencial asistir en la capacitación en competencias digitales a los trabajadores y aconsejar a las compañías renovadoras que deseen hacer un proceso de transformación digital, sobre todo en el campo de las pequeñas y medianas empresas y «startups».

Los planes y ayudas concretas a las compañías, como una política firme de inversión pública en I+D+i, para poder acometer esta transformación interna, renovando las capacidades de sus empleados, y dejando amoldar sus modelos de negocio al nuevo paradigma digital, son esenciales. Estas tecnologías inteligentes acarrean, por otra parte, un nuevo marco de relaciones laborales y nuevas activas de trabajo.

La convivencia de máquinas y humanos en el puesto es ineludible, por este motivo sería interesante estimar el desarrollo de un plan de Inteligencia Artificial a nivel nacional, que estudie el impacto de esta tecnología y sirva de guía tanto para empresas para trabajadores en el momento de convivir con robots en el trabajo. Ya en el año 2016, el Parlamento Europeo realizó una propuesta para examinar las implicaciones sociales, económicas, fiscales, morales y jurídicas cerca de la entrada de la inteligencia artificial y la robótica en el planeta empresarial.

La nueva Segregaría de Estado de Digitalización y también Inteligencia Artificial deberá cooperar con los Ministerios pertinentes, no solo en el campo del desarrollo de la tecnología, sino más bien asimismo en el resto de implicaciones que acarrea su adecuación al campo empresarial. En último término, el impulso terminante de las redes 5G debe ser prioritario en esta materia. El 5G es la estructura de red con la que avances como los turismos autónomos, los objetos conectados o bien las urbes inteligentes se acabarán de desarrollar.

Además de esto por sus cualidades técnicas que dejan dar cobertura en lugares donde la conexión de fibra o bien el 4G no llegaban, va a ayudar a terminar con la brecha digital que existe hoy en día en zonas rurales y, por lo tanto, más personas van a poder tener acceso a Internet y no van a quedar fuera del ecosistema virtual. El apoyo a este despliegue desde el Ejecutivo asimismo va a ser un punto esencial. Todos y cada uno de los implicados (operadoras, fabricantes, Administraciones) están conformes que es una «carrera de fondo», con lo que va a haber que ver de qué forma se reanuda la senda del presente Plan Nacional 5G, lanzado desde la precedente Agenda Digital.

Llevar la transformación digital a un primer plano de la actualidad política es un paso preciso para avanzar cara una sociedad moderna donde la tecnología está al servicio de las personas.Y en el caso específico de España, más preciso todavía para mudar el modelo sectorial de desarrollo, basado en el turismo y la construcción, cara nuevos ámbitos de futuro que nos aseguren un desarrollo sustentable sobre la nueva economía. Tenemos la ocasión de tomar medidas reales que transformen a España en un referente de innovación tecnológica. No la desperdiciemos.

Miguel Ángel Distrito es quien se encarga de de la firma Entelgy Digital

Fuente: ABC.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *