La tecnología se ha revelado como la enorme ventaja a nivel competitivo de las compañías a lo largo de la crisis sanitaria del Covid-19. Un periodo de inseguridad que ha podido sostener la actividad económica habitualmente merced al trabajo a distancia, servicios en la «nube» y productos móviles. La digitalización se ha hecho más que precisa y, en 3 meses, se ha avanzado más que en 5 años. Muchos campos, entre ellos el transporte, se ha aferrado a estos avances. Si bien ya venían rodados en este campo.

Un caso es OnTruck, una plataforma de administración de transporte por carretera. De cara a un cliente del servicio, lo único que debe hacer es meterse en la página web y incorporar las peculiaridades de la carga que transporta. Un software «entrenado» con algoritmos de inteligencia artificial deja optimar recorridos y beneficios. Ofrece un costo específico, vinculante, para poder lanzar la carga. «Lo que hace es procurar unir la carga con otras que estén en el sistema o bien «predecir» otra que se pueda unir en exactamente la misma ruta», mantiene en declaraciones a este diario Samuel Fuentes, directivo de tecnología de OnTruck.

Uno de los escenarios en donde más saca pecho la «startup» es en la reducción de costos en un ámbito, el transporte de mercaderías, que se «está amoldando y modernizando». La meta es quitar de un plumazo tiempos fallecidos, labores superficiales y optimar las ventajas. «Si tengo 5 palés que hay que llevar desde la capital española a Alcalá de Henares y una agencia de transporte no es capaz de dar costo en ese instante, son tiempos de llamada y esperas que ralentizan todo el proceso. Para el cliente del servicio asimismo es pérdida de tiempo. Y después es, por norma general, el transportista quien debe dar costo sin ningún género de visibilidad», apunta.

La compañía, fundada en la capital española en 2016, cuenta ya con más de tres.000 automóviles autorizados, una tercera parte situados en la capital. Con el tiempo ha venido desembarcando en otros mercados como R. Unido, Francia y, desde hace poco, Holanda. Su desarrollo ha sido exponencial. Últimamente, ha colectado unos 17 millones de euros en una nueva ronda de inversión dirigida por OGCI Climate. Y amontona
una inyección de 53 millones de euros de capital privado desde el momento en que se puso en marcha el proyecto. Su modelo de negocio, afín al de las firmas de reparto de comida, se fundamenta en colectar una comisión que cambia entre un cinco% a un 10% del costo final total del pacto entre las dos partes.

OnTruck defiende que su modelo representa una triple ganancia para todas y cada una de las partes implicadas. «Al transportista le viene bien por el hecho de que está optimado su día. Gasta menos tiempo y ahorra gasolina. Como gana, se optima su costo por el hecho de que se use mejor el camino. Es una forma de rentar el activo. El cliente del servicio asimismo gana por el hecho de que se le abarata el costo del transporte», valora Fuentes.

Suprimir quilómetros en «vacío»
La apuesta de esta empresa es procurar digitalizar el transporte, un ámbito preciso mas anclada en convencionalismos. «Cuando comenzamos veníamos de edificar flotas, algoritmos y herramientas de “trackeo” en tiempo real que nos dejaban, entre otras muchas cosas, repartir pizzas en treinta minutos». Uno de sus miembros creadores, en verdad, es Íñigo Juantegui, autor de La Nevera Roja, «startup» de reparto de comida a domicilio adquirida en 2016 por el gigante Just Eat por unos 125 millones de euros.

Esa experiencia en el ámbito de los «riders» les llevó apostar por otro campo más halagador y con menos zonas legislativas grises. «Es una apuesta gris por ciertas situaciones como la problemática de los falsos autónomos. En el transporte la legislación es más conveniente. Vimos que a nivel legal funcionaba mejor y el margen es mayor que en el reparto de comida. Y a nivel tecnológico estaba muy retrasado. Esto es, un mercado grande, y un potencial enorme de digitalización. Sabíamos que se podía hacer por el hecho de que lo resolvimos en un dominio distinto», recuerda.

En ese sentido, Fuentes aborda los desafíos de la transformación digital en España. «Estamos pasando a digitalizarnos. La tecnología lo que da es grados de libertad a las compañías. Lo que hemos visto en el coronavirus es que la gente que tenía portátiles y servidores en “la nube” han podido trabajar», detalla. Para el empresario, la tecnología puede prosperar el ámbito de transporte en múltiples aspectos, asimismo en la reducción de la huella medioambiental que deja los camiones. «Eliminamos quilómetros en vacío. Con algoritmos y combinando sendas, se puede eficientar el transporte», agrega.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *