Nada cambia. Todo cambia.
Hace una década, Raúl era directivo de un banco. Hace un tiempo, en 1992, empezó a soñar con un futuro marcado por la realidad virtual, mas la tecnología era muy naciente. Aun trató de levantar una start- up. Aguardó. El día que cambió su despacho en una entidad por una compañía como Activa, asimismo cambió su vida. “Probé unas lentes de realidad virtual y me emocioné: era lo que deseaba ver hacía mucho tiempo”. Y empezó a imaginar, con ilusión, su potencial. Y a impulsarlo.
Ahora Raúl Boldu es mixed reality skill center mánager en Activa. Él se convirtió por el hecho de que el planeta se convierte. Evoluciona. Tome nota de estas palabras: realidad virtual, visión 360 grados y 5G. Estas tecnologías se han combinado con perfección en un entorno, el Parc del Fòrum de Barna, que, de manera casual, asimismo fue protagonista en su día de una profunda metamorfosis ciudadana. Tecnología y también historia han bailado en la reciente edición del Festival Cruïlla para probar por vez primera en Europa la realidad virtual en conciertos en riguroso directo con la tecnología 5G.

El 5G va a llegar a España en 2020, lo que permitirá el impulso de numerosas innovaciones

Pues todo cambia. No es exactamente lo mismo gozar de una actuación en vivo que hacerlo tiempo después de forma diferida por medio de una pantalla. Mas ¿y si pudiésemos ponernos unas lentes para sentir lo mismo que experimenta un artista subido a un escenario en tiempo real y desde cualquier sitio del planeta? En riguroso directo lugar desde el que sea.
Los asistentes al Cruïlla han podido ser protagonistas –que no espectadores– de una prueba conduzco de inmersión 360 grados merced al potencial de la tecnología 5G. Unas lentes de realidad virtual 3D eran todo cuanto precisaba el público para subirse, en un momento, al escenario primordial al lado de artistas como Black Eyed Peas o bien Bastille. La experiencia, totalmente realista, es una de las primeras pruebas efectuadas con 5G y aplicadas a la industria del entretenimiento y la música en vivo en un proyecto impulsado por el Cruïlla y la Mobile World Capital Barna, al lado de Activa, Cellnex, Qwilt y MasMovil.

(Àlex Garcia)

La perspectiva del entretenimiento, con este proyecto de talento colaborativo, evoluciona. Una larga cola de personas espera su turno para subirse virtualmente al escenario al lado de sus artistas preferidos. “La sensación de inmersión es brutal, solo debes ver las reacciones de quienes prueban la tecnología”, cuenta José Daniel García Espinel, directivo del Advanced&Digital Innovation Hub de Activa. Ponerse las lentes de realidad virtual para desplazar el cuerpo al son de la música es el último paso de un complejo proceso técnico que empieza en el escenario primordial del festival. En un punto en el centro se instala una cámara 360 grados estereoscópica –se trata de un equipo formado por 6 cámaras– que captan en 4K todos y cada uno de los ángulos de visión de la escena con una capacidad para procesar 180 imágenes por segundo. Estas se tratan en tiempo real con ordenadores de nueva generación y se mandan a través de unas microantenas a las lentes.

“Esto solo es posible con la tecnología 5G, capaz de trasmitir 10 gigas de información por segundo con un tiempo de contestación mínimo, inferior a 2 milisegundos”, asegura García Espinel. El 5G deja que la experiencia sea en tiempo real, a pesar del enorme volumen de datos trasmitidos, merced a su mayor ancho de banda, confiabilidad y velocidad, aparte de su capacidad de almacenaje en memoria temporal.

Activa, Cellnex, Qwilt, MasMovil y la Mobile World Capital Barna han impulsado el proyecto en el Cruïlla

El Festival Cruïlla ha sido solo un banco de pruebas. Conforme los miembros del proyecto, más que satisfactorio. Las posibilidades son infinitas. Inconcebibles. En el campo de la cultura y la diversión y en otros. El inminente despliegue de la tecnología 5G en España, prevista para el 2020, desencadenará avances en todos y cada uno de los campos. Hasta el instante, Activa ha experimentado con ciertos usos de la realidad virtual que dejan entrever su potencial. Últimamente, la compañía festejó una junta de accionistas inmersiva. “En un viaje de 6 minutos transportamos a más de 300 personas a ver una presa en Canadá, una planta fotovoltaica en México, una desaladora en Qatar y el Museo Nacional de Egipto”, explica el encargado de Activa.

Asimismo se han desarrollado proyectos con la MWC de automóviles autónomos con telemando y la teleoperación de robots. La compañía se halla en plena fase de exploración de la aplicación de esta tecnología en sus divisiones de negocio. “Podremos desplazarnos a cualquier obra del planeta para vivirla y también interaccionar en riguroso directo, mas la realidad virtual asimismo va a tener un potencial enorme en cuestiones como la capacitación o bien el servicio al cliente”, incide García Espinel. Él lo tiene claro: “La realidad virtual ha de estar presente en todos y cada uno de los negocios de Acciona”.

La prueba conduzco pudo retransmitir 10Gb de datos por segundo con una latencia inferior a 2 milisegundos

Pues nada cambia. La música suena en estéreo desde diferentes escenarios a lo largo del Parc del Fòrum. La gente baila, canta. Goza. En este presente, Raúl y José Daniel sueñan lúcidos. Mas niegan que sea un sueño. Ni ciencia ficción. Una parte de su trabajo es visualizar el futuro. “En el 2025 vamos a tener en nuestras casas lentes de RA y vamos a ser capaces de vivir experiencias inmersivas tanto solos como de forma colaborativa desde diferentes puntos”, asegura el directivo del hub de innovación de Activa. Boldu, por su lado, tira de sentimientos: “Nos trasladaremos al planeta que deseemos para sentir vértigo, temor, alegría…”.

El Cruïlla se ha transformado en el primer festival que ha bailado al ritmo del 5G. Desde el escenario. Tocando a los artistas. Cantando con ellos. Solo con unas lentes de realidad virtual. Pues nada cambia. Y todo cambia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *