Renault ha desvelado este jueves su plan estratégico «Renaulution», una plan de actuación a través de la que su consejero encargado, Luca de Meo, prevé superar los inconvenientes que el día de hoy encara y regresar a la ruta de la rentabilidad. «Necesitábamos un nuevo lenguaje y una nueva dirección. La meta es desplazar el foco del volumen a la rentabilidad», aseguró De Meo a lo largo de la presentación virtual del proyecto.

La nueva estrategia del conjunto va a pasar por priorizar la rentabilidad por vehículo, y no los volúmenes, redimensionando su capacidad productiva desde los más de 4 millones de automóviles actuales a poco más de 3 millones. Todo ello mientras que se centra en los mercados con mayor retorno, singularmente Europa, donde consigue más del 50% de su beneficio.

El programa «Renaulution» va a estar va a estar estructurado en 3 fases que se lanzarán paralelamente. La primera, llamada ‘Resurrección’, se extenderá hasta 2023 y se va a centrar en recobrar el margen y producir liquidez. La segunda, ‘Renovación’, seguirá hasta 2025 y va a dar sitio a la renovación y el enriquecimiento de las gamas de modelos, contribuyendo a la rentabilidad de las marcas. La última fase, ‘Revolución’, empezará en 2025 y va a hacer bascular el modelo económico del conjunto cara la tecnología, la energía y la movilidad, transformando a Renault en vanguardista en la cadena de valor de las nuevas movilidades.

El fabricante, cuyas ventas cayeron un 23,1% en 2020 en la mitad de la pandemia de coronavirus hasta los dos.949.849 automóviles, acrecentará su reducción de costos hasta los tres.000 millones de euros hasta 2025 y dos.500 en 2023. El pasado mayo, cuando anunció prescindir de 15.000 trabajos a nivel del mundo, preveía recortar en dos.100 hasta 2023. Para esto, concentrará hasta el 80% de su producción en las plataformas CMF de la coalición Renault Nissan y reorientará todo el proceso de producción a fin de que sea menos complejo y más congruente, sin solapamientos entre las diferentes marcas. «Escalar costos con plataformas de la coalición nos va a poner en la Champions League», puntualizó de Meo. A lo largo de la presentación, en verdad, estuvo arropado de forma virtual por los presidentes de Nissan, Makoto Uchida, y Mitsubishi, Osamu Masuko, que tuvieron palabras de loa para el nuevo programa estratégico.

Renault asimismo virará cara la fabricación de modelos del segmento C y D, más rentables que los del segmento B que ahora copan la mayor parte de sus ventas, con 7 nuevos lanzamientos. Apostará por la electrificación, con el lanzamiento de otros 7 modelos eléctricos. Y reducirá su oferta de motorizaciones de ocho a cuatro, con una sola mecánica diésel, ya desarrollada.

Mientras, va a cobrar estrellato su polivalente tecnología de hibridación Y también-Tech, tanto usual como enchufable, al lado de una mecánica de gasolina, que se ofertará con diferentes grados de electrificación. Todas y cada una de las inversiones en esta materia, aseguró De Meo, ya han sido efectuadas, y dejarán contar con mecánicas capaces de cumplir los crecientes requisitos medioambientales europeos por lo menos hasta 2030. «Es un ejercicio de racionalización extrema de la tecnología que tenemos, y posible solo con la tecnología modular Y también-Tech», resaltó. De igual modo, invertirá en el hidrógeno como vía para reducir las emisiones en los automóviles comerciales, tras el anuncio de que formará una «joint venture» con la compañía especializada Plug Power.

Todo ello dejará reducir el costo de medio de fabricación en unos 600 euros por vehículo hasta 2025, conforme avanzó, algo clave tanto para recobrar la rentabilidad para encarar los poco a poco más exigentes requisitos técnicos y medioambientales. Entre sus objetivos financieros, Renault pretende conseguir más de un tres% de margen operativo con cerca de tres.000 millones de euros de flujo de caja libre entre 2021 y 2023. Para 2025, el conjunto espera un margen operacional de por lo menos el cinco%, con seis.000 millones de euros de flujo de caja amontonado y acrecentar en al meno s en 15 puntos en comparación con 2019 el beneficio operativo del vehículo.

El fabricante anunció en el mes de diciembre la eliminación de un turno en la fábrica de Motores de Valladolid, con la pérdida de 141 puestos, y termina de proponer nuevas medidas de flexibilidad para las plantas de Sevilla y Palencia, como el traslado de cien empleados. Preguntado por el impacto del plan en las plantas españolas, con más de 11.000 empleados, De Meo aseguró que el plan «supone una oportunidad» pues «muchos de los productos que imaginamos en el futuro están asentados en plataformas que se fabrican en España».

Ahora bien, aseveró que «dependerá de la competitividad que seamos capaces de negociar con los diferentes agentes en el país», algo que está efectuando ahora el directivo de Fabricación del consorcio, el de España José Vicente de los Jóvenes, que va a ser el responsable de la racionalización de todas y cada una de las plantas a nivel del mundo. «Pero de entrada el plan es bueno para las plantas españolas», insistió De Meo. El ex- presidente de Seat asimismo tuvo un guiño para España, un país al que «quiero mucho». De Meo insistió en que el punto de inicio «no es el recorte de puestos, sino más bien crear valor y prosperar la competitividad», y aseveró que el plan «da esperanza a bastante gente en nuestra organización pues tenemos una estrategia clara y la psique abierta al futuro».

Eléctricos o bien híbridos
Todos y cada uno de los nuevos modelos de Renault van a contar con una versión eléctrica o bien híbrida, conforme desveló De Meo. Tras el Mégane eVision eléctrico anunciado en el mes de octubre, la marca ha mostrado por vez primera el Renault cinco Prototype, que va a suponer el regreso del mítico modelo, ahora con motorización eléctrica -podría generarse en el norte de Francia, país donde de entrada se fabricarán sus eléctricos, con España mejor posicionada cara la tecnología híbrida-, bajo la nueva consigna Nouvelle Vague, un homenaje al conjunto de cineastas que renovó el lenguaje de la enorme pantalla en los 50.

«Sé por experiencia que cuando eres capaz de reinventar un producto de culto de una marca lanzas luz sobre toda la marca. Eso es lo que aguardamos con el nuevo Renault cinco, un eléctrico a un costo muy accesible. Y esto es solo el principio para la marca Renault», aseguró De Meo, que más tarde avanzó, en una rueda de prensa con medios, que asimismo está encima de la mesa recobrar un segundo modelo tradicional con motorizaciones eléctricas. El italiano, ex- patrón de Seat, ya efectuó un movimiento afín en Fiat, con el reaparecer del el día de hoy superventas Fiat 500.

La marca Renault va a poner el foco en la tecnología, entrando en un ecosistema llamado Software République al lado de Orange y otros asociados tecnológicos. Además de esto, incorporará desde 2022 un nuevo software de infoentretenimiento My Enlace, desarrollado por Google. Todo ello dejará acrecentar el costo de sus automóviles en unos 500 euros en 2023 y 700 en 2025, conforme ha estimado De Meo, todo ello mientras que reduce los costos fijos en unos 600 euros merced al empleo de plataformas comunes de la coalición y la reducción de la sobrecapacidad productiva.

Preguntado por analistas sobre la rentabilidad de los eléctricos, De Meo aseveró que en el ZOE se ha reducido el costo de la batería a la mitad desde su lanzamiento hace diez años «y es ya más rentable que un Clio». El directivo adelanta que dicha rentabilidad va a ser todavía mayor en el caso de los nuevos lanzamientos electrizados, y asegura además de esto que esta clase de modelos ofrecen considerablemente más beneficios de pues venta para el fabricante que un vehículo térmico.

En este sentido, los nuevos modelos van a poder además de esto percibir actualizaciones de software que dejarán sostener mejor el material residual. Y el conjunto además de esto procurará romper el ciclo consumista y producir valor hasta el final del ciclo útil de los automóviles merced a su Re-Factory de Flins (Francia), en la que reacondicionará más de 100.000 vehículos de segunda mano por año, volverá a utilizar automóviles comerciales diésel y los transformará en biogás y automóviles eléctricos puros.

Mobilize, para la nueva movilidad
El conjunto galo va a crear además de esto una nueva área de negocio, llamada Mobilize. Clotilde Delbós, la responsable financiera del conjunto, explicó que su objetivo es crear nuevas fuentes de beneficio procedentes de los servicios de datos de la movilidad y de la energía. Para esto, va a ofrecer soluciones y servicios de movilidad, como car-sharing, y va a contar con automóviles concretos.

El primero va a ser el Dacia Spring eléctrico (cuyo empleo en servicios de car-sharing como Zity, en la capital española, dejará reducir los costos un 20%), al que proseguirán una berlina de cuatro,6 metros y 400 quilómetros de autonomía (concebida para servicios de movilidad con conductor como Uber o bien Cabify) y un sucesor para el cuadriciclo Twizy con baterías extraíbles (lo que solventaría el inconveniente de la carencia de puntos de carga en las urbes), llamado
EZ-1 Prototype
, fabricado en un 50% con materiales reciclados. Más tarde, todavía sin data, se lanzará un vehículo comercial eléctrico modular para el reparto de última milla, derivado del EZ-Flex. El consorcio espera que esta nueva área de negocio le aporte más del 20% de los ingresos de acá a 2030.

Mobilize, para la nueva movilidad

El conjunto galo va a crear además de esto una nueva área de negocio, llamada Mobilize. Clotilde Delbós, la responsable financiera del conjunto, explicó que su objetivo es crear nuevas fuentes de beneficio procedentes de los servicios de datos de la movilidad y de la energía. Para esto, va a ofrecer soluciones y servicios de movilidad, como car-sharing, y va a contar con automóviles concretos.

El primero va a ser el Dacia Spring eléctrico (cuyo empleo en servicios de car-sharing como Zity, en la capital española, dejará reducir los costos un 20%), al que proseguirán una berlina de cuatro,6 metros y 400 quilómetros de autonomía (concebida para servicios de movilidad con conductor como Uber o bien Cabify) y un sucesor para el cuadriciclo Twizy con baterías extraíbles (lo que solventaría el inconveniente de la carencia de puntos de carga en las urbes), llamado
EZ-1 Prototype
, fabricado en un 50% con materiales reciclados. Más tarde, todavía sin data, se lanzará un vehículo comercial eléctrico modular para el reparto de última milla, derivado del EZ-Flex. El consorcio espera que esta nueva área de negocio le aporte más del 20% de los ingresos de acá a 2030.

Alpine, 100% eléctrica
El consorcio revitalizará además de esto su marca deportiva Alpine. Las actividades actuales de Alpine Cars, Renault Sport Cars y Renault Sport Racing se reunirán en una entidad bajo la marca Alpine, y la marca se fortalecerá con la apuesta por la Fórmula 1. De Meo avanzó que «dejará de ser una marca para nostálgicos para ser la vanguardia tecnológica del grupo». Próximamente, avanzó, su oferta va a ser electrizada. Conforme sus planes va a ser rentable en 2025, incluyendo el gasto en los desarrollos para la competición.

Va a contar en su gama con un deportivo sólido (Segmento B) 100 % eléctrico basado en la plataforma CMF-B EV de la Alianza; un crossover deportivo (Segmento C) 100 % eléctrico basado en la plataforma CMF-EV de la Alianza; y un substituto del A110 100 % eléctrico desarrollado con Lotus.

Nuevo SUV para Dacia
Mientras que, el conjunto asimismo actualizará las gamas de Dacia y Lada, que concentrarán su oferta de producto en las plataformas CMF. La enseña rusa desveló un nuevo término de Lada Niva con capacidades 4×4, al paso que Dacia mostró un nuevo logotipo y avanzó un nuevo crossover del segmento C, el Bigster concept, que adelanta, con cuatro,6 metros, un modelo de mayor tamaño que el Duster. La marca lo define como «robusto y espacioso».

Lada y Dacia fortalecerán sus sinergias, pasando
de cuatro plataformas a tan solo 1 y de 18 carrocerías a 11
. Sus automóviles van a poder pertrecharse con motores con energía opción alternativa o bien híbridos. En el caso de la marca rumana en 2021 van a llegar los nuevos Sandero y Logan, aparte de Spring, el vehículo urbano 100 % eléctrico más accesible de Europa, y finalmente, tres nuevos modelos de acá a 2025.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *