La reconstrucción de Notre Dame comenzará este invierno

Publicado el Por Sara Vargas


Salvar y consolidar la catedral de
Notre Dame ha costado dos años y medio de trabajos. Su restauración comenzará este invierno. No podrá respetarse el calendario oficial de su reconstrucción, pero Francia inicia el proceso final de dar nueva vida a uno de los monumentos que encarnan la unidad nacional y la matriz de la civilización europea.

La misma
noche del trágico incendio que estalló el 15 de abril de 2019,
Emmanuel Macron anunció solemnemente, entre los escombros de un edificio histórico, amenazado de muerte, que
Notre Dame sería reconstruida en cinco años. La
pandemia del coronavirus agravó otros problemas de fondo, que complicaron gravemente ese calendario. Los trabajos de salvación y consolidación estuvieron paralizados durante muchos meses.

Con

 motivo de las Jornadas europeas del patrimonio, el general Jean-Louis Georgelin, presidente del ente público responsable de la reconstrucción de Notre Dame, ha confirmado el nuevo calendario oficial: «La catedral está definitivamente a salvo. Su reconstrucción podrá comenzar este invierno». En su día, el general Georgelin anunció a ABC la celebración en Notre Dame de un ultra solemne ‘Te Deum’ el 16 de abril de 2024, coincidiendo con el quinto aniversario del trágico incendio. Se confirma la fecha de ese acontecimiento.

Año tras año, el arzobispo de París ha celebrado en Notre Dame misas y oficios religiosos, en Navidad, fin de año y Semana Santa. Entre escombros, grúas, andamios, cubiertos con cascos de trabajo en las obras públicas, los máximos representantes de la Iglesia de Francia, continuaron las grandes celebraciones religiosas. A partir de este invierno, tales oficios podrán celebrarse en condiciones físicas menos graves y angustiosas.

Obra capital para Macron

La salvación y reconstrucción quizá sea la obra capital de todo el mandato presidencial de Emmanuel Macron, que asumió desde el primer día la dirección personal de todos los trabajos: estudio del proyecto de reconstrucción, selección de proyectos, decisiones ultra sensibles, insistencia en la dimensión nacional de unos trabajos igualmente sensibles para toda la civilización europea.

Durante dos años y medio se han realizado tareas previas a la reconstrucción: combatir la polución que comenzó a propagarse; consolidación de cimientos y altar mayor; salvación de toda la arquitectura interior, amenazada… elección de los ‘detalles modernos’ que deberán estar presentes en la ‘nueva’ Notre Dame, respetando la imagen y estructura de la catedral reconstruida a mediados del siglo XIX.

Desde el incendio del 15 de abril del 2019, la catedral, amenazada de muerte, durante muchos meses, ha estado protegida físicamente y militarmente. Todo el perímetro de Notre Dame lleva dos años y medio cercado vallado. Soldados armados patrullan a toda hora del día y de la noche. Curiosos y turistas nunca han dejado de aproximarse, desde lejos, al pórtico de la entrada principal de la catedral, convertido en museo efímero de los trabajos en curso.

Desde fuera, nada cambiará esencialmente. Un rosario de camiones con escombros, maquinaria y obreros continuarán circulando, entrando y saliendo de Notre Dame. En el interior, los trabajos de asentamiento y limpieza comenzarán a completarse con la reconstrucción propiamente dicha.

Notre Dame no estará plenamente reconstruida en la fecha prevista, el mes de abril del 2024. Por el contrario, parece evidente que Francia está ganando la batalla de la reconstrucción, lenta pero segura, de uno de los grandes monumentos que encarnan la matriz religiosa y cultural de Europa.


Fuente: ABC.es .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *