Mientras que el azote «torie» del Brexit, el histriónico ex- regidor de la ciudad de Londres Boris Jonhson, riña para acontecer a Theresa May en el trono conservador y trata de frenar a los «brexiters» más radicales de Inglaterra, que tienen todas y cada una de las papeletas para ganar en las europeas agrupados en el tique eurófobo de Nigel Farage, pocos británicos convenientes al salir de la UE se han dado cuenta de que ha caído la primera gran pieza del Brexit. Y eso que todavía no ha llegado a concretarse. Los entieuropeos se niegan a admitir que el hundimiento de la compañía aérea y operador global de viajes Thomas Cook tenga algo que ver con el asilacionismo al que aspiran del resto del continente, mas el hecho es que el colapso de la compañía coincide de forma plena con los tiempos del Brexit en el calendario. Los analistas no vacilan en aseverar que Thomas Cook es la primera de una larga lista de empresas británicas que se van a ir al traste antes que se concrete la salida de la Unión Europea. Las acciones de la compañía de viajes británica Thomas Cook se cayeron este viernes en la Bolsa de Valores de la ciudad de Londres un 39,81 %, tras informar el día de ayer de unas pérdidas en el primer semestre de su ejercicio fiscal prácticamente 6 veces superiores a las del año precedente. Al cierre del mercado en la capital británica, los títulos de la compañía se vendían por 11,80 libras (13,45 euros), tras informar de unas pérdidas operativas de 1.474 millones de libras esterlinas (1.687 millones de euros) en los 6 meses hasta el 31 de marzo. El banco de inversión Citigroup advirtió en una nota de que el alto nivel de deuda del conjunto británico acarrea que la valoración de sus acciones en Bolsa es “cero”. “La situación de Thomas Cook ha ido de mal a peor una vez que Citigroup haya degradado sus acciones para venderlas con un costo objetivo de cero peniques”, señaló a Efe Michael Hewson, analista de la firma CMC Markets. El operador turístico notificó el jueves de una deuda neta de 1.247 millones de libras (1.428 millones de euros) al término del primer semestre, por sobre los 886 millones de libras (1.014 millones de euros) en exactamente el mismo periodo del ejercicio precedente. Thomas Cook advirtió de que el ritmo de contratación de reservas de viajes se ha ralentizado en sus mercados a consecuencia de la inseguridad en el ambiente de consumo. La parálisis en el proceso del “brexit” ha golpeado en especial a su negocio en el R. Unido, puesto que ha obligado a muchos británicos a aplazar o bien alterar sus planes vacacionales para el próximo verano. Al presentar sus resultados semestrales, Thomas Cook especificó que ha recibido “múltiples ofertas” tanto por la compañía aérea del conjunto al completo como por partes de ella. “Los niveles de deuda seguramente van a llevar a una liquidación de esos activos en el caso de que la perspectiva del negocio no comience a progresar rápidamente”, mantuvo Hewson. “Los inversores semejan estar perdiendo la confianza en la capacidad de la dirección para revertir la crisis”, añadió. España es el mayor destino de Thomas Cook, por delante de Grecia y Turquía, conforme recordó este viernes a Efe Chris Alfred, del departamento de comunicación de Thomas Cook en el R. Unido. La firma espera captar más de tres con seis millones de clientes del servicio a España este verano, apuntó Alfred, de los que uno con seis millones procederían del R. Unido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *