Un número creciente de fuerzas policiales de toda Europa están escogiendo a los automóviles eléctricos Hyundai para usarlos en sus flotas. Con la creciente preocupación por la polución del aire en el centro de las urbes, los automóviles de cero emisiones, como los automóviles eléctricos de batería (BEV) y los automóviles eléctricos de pila de comburente (FCEV) presentan una solución atrayente para las necesidades de movilidad de los agentes de policía. Las prolongadas autonomías, el ahorro de comburente y, en el caso de los automóviles de pilas de comburente, los cortos tiempos de repostaje, contribuyen a la popularidad de estos automóviles entre los cuerpos de seguridad.

En un caso así, el vehículo eléctrico de pila de comburente de segunda generación de Hyundai (FCEV), el NEXO, es empleado por las fuerzas policiales de Inglaterra y, últimamente, asimismo por las de Alemania. La policía de Surrey, en el sureste de Inglaterra, ya tiene un NEXO en su flota. Por su lado, la fuerza policial alemana de Osnabrück, ha incorporado un Hyundai NEXO a su flota policial, lo que hace que su movilidad sea todavía más ecológica.

La policía de Bolzano (Italia) ya está usando el precursor al NEXO, el ix35 Fuel Cell, como vehículo patrulla. Hace poco agregaron una flota de NEXO para patrullar sin emisiones en la contaminada Autopista de Brennero.

La pila de comburente del NEXO está alimentada únicamente por hidrógeno y emite vapor como única emisión. Con un breve tiempo de carga y una autonomía de hasta 666 km, es idóneo para satisfacer las necesidades de las fuerzas policiales respetando el medioambiente. El NEXO está alimentado por una pila de hidrógeno que provee energía a un motor eléctrico de 120kW (163cv) y alcanza una velocidad máxima de 179 km/h.

Mas los modelos cero emisiones de Hyundai asimismo son parte de otros organismos. El SUV eléctrico más vendido de Hyundai, el Kona Eléctrico, es una elección popular para las fuerzas policiales de países como Suiza, los Países Bajos, España y el R. Unido. Hace un año, la policía del cantón de San Galo en Suiza incorporó 13 Kona Eléctricos a su flota: 5 como vehículos de policía y 8 como automóviles civiles. La policía de San Galo deseaba pasarse a la movilidad eléctrica para reducir tanto el estruendos como las emisiones en el cantón. El Kona Eléctrico fue el único EV que cumplió con sus rigurosos requisitos: más de 100 kW de potencia, más de 400 km de autonomía, costos de adquisición inferiores a 50.000 CHF y disponibilidad.

En Holanda, las fuerzas policiales de Ámsterdam, Holanda Oriental y Holanda Central asimismo están gozando del Kona Eléctrico como vehículo policial. Su extensa autonomía y su veloz carga transforman a este modelo en una alternativa atrayente para el empleo de la policía: cuando se conecta a un cargador veloz de 100 kW DC, la batería puede cargarse hasta un 80 por ciento en más o menos 54 minutos, tanto para la variación de 39 kW para la de 64 kW.

Las fuerzas policiales holandesas deseaban dar el paso a la eco-movilidad para hacer su trabajo más sustentable. Como ventaja añadida, asimismo marcha realmente bien como vehículo de vigilancia, puesto que los delincuentes no pueden escuchar el vehículo cuando se acerca.

El Kona Eléctrico asimismo es empleado por las flotas de la policía de Valencia, tanto en la versión de 39 kW como la de 64 kW. Y en el R. Unido, la policía de Sussex y la del Norte de Gales ya tienen un Kona eléctrico en todas y cada una de sus flotas. Además de esto, la policía de Hampshire ha pedido 9 modelos de Kona Eléctrico para su flota, que van a ser entregados a inicios del próximo mes.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *